Menu

WEB-_Adolescentes.png

Las adicciones, como identificarlas y tratarlas en diferentes edades.

11.jpg

 

El consumo de diferentes tipos de drogas ha sido una constante observada desde la antigüedad en numerosos pueblos y culturas. Es un fenómeno muy antiguo que en nuestros días se ha manifestado intensa y masivamente, se observa en todas las edades y en todos los grupos socioeconómicos; pero ha alcanzado una extraordinaria importancia, por su difusión, consecuencias sociales y sanitarias, en las últimas décadas. Es un fenómeno muy complejo y en el convergen dimensiones puramente medicas junto con otras de tipo sociológico cultural, antropológico, ideolologico, y de política mundial, viene considerándose desde la década de los años setenta como una autentica epidemia y como uno de lo mas graves problemas socio-sanitarios, debido al costo que representa en términos de vidas, comorbilidad con patologías somáticas y psiquiátricas, delitos contra la sociedad, descenso de la productividad laboral, conflictos familiares. Los problemas que ocasiona este grave problema social se pueden agrupar en tres categorías, factores personales, influencias micro sociales o interpersonales, e influencias ambientales globales.

El consumo de drogas constituye en la actualidad un importante fenómeno social que afecta y daña nuestra salud,  especialmente a los adolescentes, la prevalencia del uso y abuso de drogas en la etapa adolescente y adultez tempranas son altas, por su alta disponibilidad, en la actualidad, así  que los adolescentes tienen que aprender a convivir con las drogas, tomando decisiones sobre su consumo o la abstinencia de las mismas, la percepción de riesgo y los factores de riesgo junto al ocio, tiempo libre y vida recreativa, son elementos que debemos considerar para comprender esta problemática.

El abuso de las drogas solo puede brindar un escape temporal del mundo, pero los riesgos son grandes y los resultados pueden ser fatales.

Todas las drogas comportan un riesgo y no existe consumo alguno que pueda considerarse totalmente seguro.

Es necesario tener en cuenta una serie de conceptos y realidades.

 Las drogas son sustancias psicoactivas con acción reforzadora positiva capaces de generar dependencia psicológica y también física y que en muchos casos ocasionan, un grave deterioro psicoorganico y de conducta social. Son agentes naturales o químicos que afectan las funciones y la estructura del cuerpo de los seres vivos. Cambian la manera de actuar, pensar o sentir de quienes la consumen, es decir crean cambios psíquicos, emocionales y físicos,

Se caracterizan por ser alucinógenas, estimulantes o depresoras del sistema nervioso central. No todas las drogas son iguales, algunas son más perjudiciales que otras, existen unas series de sustancias con diferentes efectos físicos, psíquicos sociales y distintos riegos asociados; por tanto los problemas relacionados con las drogas no están únicamente vinculados a las sustancias consumidas sino a las circunstancias personales del que las consume y al entorno social en el que tiene lugar el consumo.

A efectos prácticos, se pueden considerar sinónimos los términos drogodependencia, adicción y toxicomanía sin embargo, actualmente el termino adicción se utiliza fundamentalmente, para adjetivar conductas con características de dependencia no originadas por sustancias químicas, como el juego, la comida, la televisión, el sexo etc.

 En 1982 la OMS definió la dependencia como “síndrome caracterizado por un esquema de comportamiento en el que se establece una gran prioridad para el uso de una o varias sustancias psicoactivas determinadas, frente a otros comportamientos considerados habitualmente como más importantes.

La drogodependencia es una enfermedad primaria, crónica con factores genéticos, psicosociales y ambientales que influencian su desarrollo y manifestaciones, es frecuentemente progresiva y fatal, se caracteriza por episodios continuos o periódicos de descontrol sobre el uso a pesar de consecuencias adversas y distorsiones del pensamiento, especialmente negación.

No todas las drogas son iguales, algunas son más perjudiciales que otras, existen unas series de sustancias con diferentes efectos físicos, psíquicos sociales y distintos riegos asociados; por tanto los problemas relacionados con las drogas no están únicamente vinculados a las sustancias consumidas sino a las circunstancias personales del que las consume y al entorno social en el que tiene lugar el consumo.

Un elevado número de personas son adictas a drogas ilícitas, pero un número mayor lo son a drogas licitas (tabaco y alcohol).

Los jóvenes suelen consumir por la creencia que tiene que ver con la asociación según su opinión entre el consumo de alcohol y las consecuencias positivas que proporciona, en las que se destacan, una potenciación de la actividad psicofísica (alegría, euforia, superación de la timidez y retraimiento, mejoría del estado de ánimo), posibilidad de diversión e integración dentro del grupo de amigos donde la mayoría consumen.

Son infantes marcados por la disfuncionalidad y la desestructura familiar, victimas de allegados que los involucran en esta práctica y los llevan a cometer innumerables delitos y el abandono escolar. Son menores que comienzan a perderse, porque además la gran mayoría carecen de una madre y un padre quien les guie.

El consumo temprano en la droga antes de los 18 a 20 años, tiempo en que el cerebro termina de desarrollarse, hace que el individuo pierda áreas neurológicas importantes, que los lleva a adoptar comportamientos incorrectos en su desarrollo social.

Factores de riesgo que incrementan la posibilidad del consumo:

Curiosidad por experimentar

Búsqueda de placer

Presión de los amigos

La disponibilidad

La baja percepción del riesgo que existe en la sociedad actual.

Factores que evitan el consumo

Promover una educación en valores y actitudes de aprecio y respeto y responsabilidad para la salud propia y de la comunidad.

Estimular la autoestima con el objetivo de desarrollar una imagen positiva de sí mismo que le haga menos vulnerables a las influencias externas.

Una vida familiar equilibrada en el amor y la disciplina, todo ser humano necesita sentirse querido y para una socialización positiva requiere del establecimiento de algunos límites. Los límites constituyen un marco de referencia para aprender a interiorizar los valores y las normas por las que se rige su vida social.

Podemos identificarlas a través de las siguientes señales

Hablar rápido o de manera explosiva, lenta o mal

Pereza, apatía, somnolencia constante

Hiperactividad

Mal rendimiento académico

Ausentismo escolar

Aislamiento social

Cambios de grupos de amigos

Actividades secretas

Mentir o robar 

Hablar lento o mala pronunciación

Ojos inyectados de sangre

Tos persistente

Olor o aliento inusual

Pupilas dilatadas

Alteración del patrón alimentario (aumento del apetito o inapetencia)

Marcha inestable

Tratamiento

Debido a su complejidad nos obliga a echar de la mano de las diferentes disciplinas científicas, pues el camino es complejo y nada nos asegura el éxito.

Cualquier situación de abuso puede y debe ser reversible siempre que el consumidor y su entorno más cercano cuenten con el soporte personal y profesional adecuado.

El tratamiento no debe dirigirse exclusivamente a tratar las consecuencias físicas o psicológicas  del consumo de las  sustancias, sino también a evitar las recaídas y recidivas  y ayudar a que la persona recupere su vida.

El enfoque del tratamiento del tratamiento de cualquier trastorno por  dependencia debe ser integral, (modelo biopsico- social).

El tratamiento debe estar dirigido a tratar los síntomas físicos, o psicológicos, así como también el sufrimiento personal que  la dependencia le ocasiona y las repercusiones sociales, con el objetivo fundamental de ayudar al paciente a admitir la necesidad de ayuda, identificar conductas a cambiar  y ayudarles  a alcanzar  una calidad de vida con salud física y emocional.          

volver arriba

or Cancelar