Menu

WEB-_Adolescentes.png

Como manejar el tema de la privacidad en los adolescentes

Como manejar el tema de la privacidad en los adolescentes

Muchos padres pretenden tener niños indefinidamente; niños obedientes, pasivos, bien educados, respetuosos,  inteligentes y aventajados… y con muchas de las  características que hubieran deseado para sí mismos. Y al menor indicio de perder el control sobre las acciones de sus hijos, empiezan a resistirse, a reclamarse y a reclamarles el porqué de su comportamiento, de su rebeldía y, finalmente, de su alejamiento.

 

La adolescencia es considerada una etapa crítica. Esto es así, porque quienes alcanzan esa edad, inician un período turbulento, de tensiones, de inseguridades, de incertidumbre.
En esa etapa se producen cambios en todo los ámbitos: biológico, físico y psicológico que dan como resultado la transformación del individuo. El niño que se transforma en adulto tiene potencialmente todas sus características, aunque carecen de algunas, debido a que no han tomado aún la responsabilidad de su vida.


Los adolescentes buscan su propia identidad, y aunque esto sea solo el inicio de un recorrido bastante largo, empiezan a tomar conciencia de su individualidad y, por esa razón, se alejan de los mayores, lo cual es  muy importante, porque les ayuda a desarrollar su propio YO, que es lo que les va a permitir llegar a ser adultos maduros y responsables, al momento de tener que tomar sus propias decisiones.


También es una etapa en que el adolescente puede cerrarse y no comunicar. Esto dependerá, en gran medida, de la forma en que los padres hayan establecido la relación con los hijos. Una relación basada en la confianza, que permita al adolescente sentirse amado y respetado, se traducirá en armonía; en contraposición con las relaciones distantes de padres y madres que niegan a los adolescentes el espacio y la oportunidad para manifestarse, lo que hace que estos se sienten juzgados, y tiendan a aislarse y a postergar un enfrentamiento con sus progenitores.


Esto nos conduce al punto más importante en las relaciones maduras, que es el respeto mutuo que, aunque suene redundante, debe ser mutuo, pues si los padres están exigiendo respeto, deberán brindarlo en la misma medida. Parte de ese respeto lo constituye la privacidad. Si bien es cierto que los padres no pueden relegar la responsabilidad de la crianza de sus hijos adolescentes, también deben permitir un espacio para que estos desarrollen sus propias rutinas; sin perder de vista que en los tiempos en que vivimos es importante que sepan qué hacen sus hijos, cuáles son sus amistades y, por tal motivo, considerar que necesitan su espacio, y esto incluye la privacidad.


Muchos de los padres asumen que, como son sus hijos, cualquier cosa que hagan, es lógico que ellos deban enterarse y es un asunto que también les compete. Esto en gran medida debe ser así. Y resalto ese debe ser, pues lograrlo está muy relacionado con la forma en que se establece la relación entre padre y adolescente. Sin embargo, ese logro debe pasar por el cedazo del respeto a la privacidad, y proporcionar ese espacio ayudará al hijo a convertirse en un joven con límites; que sabrá respetar y hacerse respetar. 


Los padres quieren saber de qué hablan sus adolescentes y qué hacen en sus habitaciones, pero deben respetar el derecho a la privacidad. Ellos tienen derecho a estar solos, a escribir un diario (y que sea privado), a hablar con sus pares de sus propios asuntos, pero ¡ojo!, si usted observa que su hijo es demasiado reservado, preocúpese, ya que usted debe protegerlo y prepararlo para que pueda enfrentar cualquier situación de riesgo, como delincuentes o desaprensivos que puedan hacerle daño, tanto a través de las redes sociales, como en los espacios públicos y, atendiendo a las estadísticas, también en su propia casa. Por esto es importante que ustedes desarrollen la confianza respetando su privacidad.


Por tal motivo, cuando los chicos piden a sus padres que les respeten su habitación, es necesario verlo como algo natural que va con el proceso que estamos observando. Ese es el lugar donde lloran, hablan con sus pares, chatean, por lo tanto, es un lugar sagrado para ellos y, como tal, los padres lo deben respetar. Es un espacio propio y es importante que ellos mismos elijan cómo lo van a decorar, atendiendo a que están en la búsqueda de su propia identidad y que, hasta entonces, la relación con sus padres era una especie de simbiosis, pero a partir de este momento, llega la hora de su propio desarrollo. Los padres también quieren tener su propio espacio y para este se exige respeto. Ese deseo de tener un lugar íntimo, comienza en la etapa de la adolescencia.
Recuerden que los hijos pequeños y los adolescentes son grandes imitadores, sobre todo, de sus padres. Si ustedes piden que toquen la puerta antes de entrar y así lo han enseñado, es natural que suceda; que ellos hagan lo mismo.


En las familias funcionales es de vital importancia que se establezcan límites claros y que sean respetados por todos los integrantes. La privacidad del joven es parte de los límites que ellos establecen y de allí aprenden a defenderse y a no permitir que se les abuse y a no abusar. Esto les permitirá tener un desarrollo emocional más sano, internalizarán los valores éticos y morales y no se confundirán con el concepto de bien y mal, sino que aprenderán a diferenciarlos evitando que sean manipulados en el futuro.

 

Otro aspecto importante para que la familia no pierda la funcionalidad en este período, es mantener un diálogo abierto en el que los adolescentes sepan que, independientemente de que se les respete su privacidad, ustedes como padres entrarán en su habitación con su anuencia, sobre todo cuando se conectan a Internet, como forma de protegerlos y de conocer sus actividades, con quién entablan relaciones de amistad y de qué hablan, no con el objetivo de reprimirlos y mucho menos de irrespetar su privacidad, sino como una forma de mantenerse seguros dentro de la responsabilidad que asumen sobre la crianza de los hijos. Por supuesto que los padres no deben esperar que sus hijos les cuenten con detalles todas sus experiencias o que los vayan a
incluir en todos sus planes, esto es casi imposible, ya que en cierta forma, ellos están empezando a practicar su propio vuelo. Los adultos, y sobre todo los padres, deben comprender que sus hijos han crecido, que son más independientes y aunque resulte difícil aceptar que cada vez necesitan menos de sus padres, hay que entender que su necesidad de privacidad es un indicio del proceso que se desarrolla interiormente y es vital para forjar su desarrollo integral.


Si observan cambios en sus rutinas, baja en el rendimiento académico, dificultades para relacionarse, encerramiento o ensimismamiento, entonces deben buscar los factores que producen estos comportamientos. A continuación presentamos algunos indicadores para que los padres  tengan en cuenta y reconozcan que algo no anda bien con sus hijos y que requieren de ayuda de profesional.

Estos indicadores pueden ser:

• Cambios significativos en su personalidad

• Bajo rendimiento escolar

• Trastornos en las rutinas de sueño

• Trastornos de alimentación o de los hábitosalimenticios

• Cambio significativo de sus actividades

• Cambio de conducta como actitudes desafiantes

• Sospecha de consumo de cigarrillo, alcohol o drogas

 

Aunque no siempre, cada vez que están presentes estos indicadores, el adolescente enfrenta un problema significativo. Este podría ser temporal o causado por alguna situación particular. Como padres, es importante asumir conscientemente el papel que les corresponde, apoyar sin ser blandos, hacer respetar las reglas sin tiranizar, y considerar la responsabilidad que tienen frente al desarrollo de los hijos adolescentes, los cuales se encuentran viviendo un período largo de transformación, para que al finalizar esa etapa del desarrollo, se hayan vuelto más maduros, tengan sentido de pertenencia y salgan transformados en adultos responsables y emocionalmente sanos. 

 

POR: LCDA. LUZ MARINA CORTÁZAR U.
PSICÓLOGA CLÍNICA- TERAPEUTA
FAMILIAR Y DE PAREJA

Modificado por última vez enJueves, 03 Octubre 2013 00:05
volver arriba

or Cancelar