Menu

WEB-_Adolescentes.png

La adolescencia un camino complejo hacia la adultez.

Muchos padres y madres esperan que la adolescencia de sus hijos e hijas sea un proceso muy difícil para el que deben prepararse para sobrevivirlo o “ morir “ en el intento. Esto  necesariamente debe ser así.



La adolescencia es un proceso por el que todos  y todas hemos pasado,  es el complejo camino que  recorrimos,  hace  algunos años,  que nos llevó  desde nuestra infancia hacia la adultez. Es una etapa caracterizada por   grandes y dramáticos  cambios  a nivel físico, psicológico, emocional, cognitivo. Este camino al transitarlo nos llevó a buscar nuestro propio ser,  a ir definiendo nuestra individualidad separado de los padres, de ir construyendo nuestros propios sueños, metas y plan de vida. Hoy día este mismo proceso viven nuestros hijos e hijas adolescentes….pero hemos olvidado como lo vivimos.

Esta necesidad de los y las adolescentes de lograr su individualidad, con relativa frecuencia es mal interpretada por las madres y padres, pues lo asumen como un rechazo hacia ellos, y no así, es simplemente la manera de establecer su necesidad de tener sus propios espacios, tomar sus propias decisiones sin que participen los padres/madres.
La adolescencia en sí resulta complicada de entender para los propios adolescentes; sus cambios físicos, las espinillas, el crecimiento del busto en las chicas, la talla, el sobrepeso, su apariencia, sus repentinos cambios de humor, su enojo, su rechazo y hasta su ira. Se sienten incomprendidos/as, rechazados/as, que no encajan en la vida familiar, se siente diferentes-


Es importante que los padres y madres tengan conocimiento de los cambios que sufren sus hijos e hijas en este proceso, y puedan ayudarlos a superar las dificultades y obstáculos. La presión de grupo, la aceptación o no por sus pares, la autoestima son temas de los que debemos abordar con nuestros hijos e hijas en esta etapa de desarrollo, pues con frecuencia  son los escollos o los obstáculos que no les impide  transitar con facilidad por este proceso.


Hoy día la sociedad presenta muchos riesgos, más de los que vivimos los padres en nuestra propia adolescencia, es por ello que debemos de establecer muy buena comunicación con nuestros hijos e hijas en estas edades, abordar temas como la violencia, el sexo, las drogas, el alcohol.  Existe mucha información de estos temas, pero no siempre es validada, por lo que deben ser abordados por los propios padres y madres, advirtiendo los riesgos.

Los y las adolescentes  por su  propio espíritu rebelde característico de esta etapa,  requieren que se  establezcan   límites claros y flexibles de acuerdo al grado de madurez y responsabilidad y si lo trasgreden deben tener consecuencia.


En ocasiones como padres y madres nos sentimos cuestionados,  juzgados, ignorados, y en ocasiones rechazados por nuestros hijos e hijas adolescentes, sin embargo, yo les aconseje que no los tomen de manera personal, siempre y cuando se guarde el respeto debido.

Si podemos entender este proceso como un paso difícil pero necesario para tener hijos e hijas  sanos, proactivos, decididos, respetuosos, es preciso que le permitamos experimentar su propia vida durante este proceso tan complejo, siempre acompañándoles, guiándoles, apoyándoles, Aceptándolos,   pero sobre todo comprendiéndoles y para esto la comunicación, la negociación y la conciliación son piezas claves para lograrlo. Es importante  que le enseñemos con el  ejemplo, que le apoyemos  a desarrollar su responsabilidad, a tomar sus propias decisiones que lo ayudemos a interpretar el mundo en que viven y a transitar  por él…ES POSIBLE

volver arriba

or Cancelar