Menu

WEB-_Adolescentes.png

La educación o las amistades: ¿De dónde se alimenta tu hijo?

La educación o las amistades: ¿De dónde se alimenta tu hijo?

6.png

La formación de los hijos es tarea principal  de papá y mamá, si bien es cierto que la escuela y el círculo social juegan un papel muy importante, la mayor fuente de educación es proporcionada dentro del hogar. Cuando por múltiples razones este orden se altera y es el círculo social la vía por la cual tu hijo recibe la mayor información necesaria para desarrollar todos los aspectos de su vida es posible que esto no ocurra de la manera más saludable. En el caso de los adolescentes las amistades son muy significativas para ellos, debido a la constante búsqueda de aceptación se someten muy fácilmente a la presión de grupo adoptando a veces comportamientos, modas, intereses etc…En ocasiones distintos a los recibidos en casa lo cual puede preocuparnos si estamos atentos. Es muy importante establecer una relación sólida con nuestros hijos desde pequeños, ofreciéndoles un clima basado en el amor, confianza, respeto, límites y reglas claras teniendo siempre en cuenta que aun siendo mi hijo, puede y tiene derecho a pensar distinto a mí, tener otros gustos e intereses pero si esto ocurre sobre una base firme en valores, nunca los va a olvidar y sobretodo buscara en su grupo de pares intereses similares a los que ya tiene.

¿Cómo lo logro?

Partiendo de lo dicho anteriormente, aquí algunas pautas:

  • Hazle saber a tu hijo, que tu amor por él es incondicional independientemente de su conducta y que siempre quieres lo mejor para él.
  • Establece de manera clara los límites y las reglas del hogar, recordando que estas deben ser flexibles y acorde con la edad de tu hijo, explícale cuales cosas son negociables y cuales no y porque.
  • Predica con el ejemplo, si bien no somos padres perfectos tratemos de que nuestra conducta no sea distinta a lo que pedimos.
  •  Acércate a tu hijo, dedica tiempo a conocer su mundo, gustos e intereses, escúchale atentamente.
  • Comparte con él alguna experiencia, algo que te paso cuando tenías su edad y lo que aprendiste de ello… se sentirá comprendido y esto abrirá el canal de comunicación.
  • Conoce los amigos de tu hijo, organiza actividades de interés dentro y fuera de casa, si ves algo que no te gusta, dialoga con él, pregúntale que pasa y porque pasa, recuérdale lo que piensas y las reglas de casa, evita las críticas y las situaciones que puedan resultar de vergüenza para él.
  • Refuerza lo positivo, dile lo orgulloso y feliz que te hace cuando actúa acorde con lo que le has ensenado y prémialo con algo que le guste.
  • No temas en pedir ayuda, ya sea de familiares, amigos  y personas cercanas que conozcan, respeten tus métodos de crianza y  puedan monitorear la educación de tu hijo, sobre todo si tienes una carga laboral importante o no vives con el puedes hacerlo sin sentir ninguna culpa. Recuerda que lo importante es que tu hijo sepa que le importas y demostrárselo, cuando sea imposible estar físicamente podemos auxiliarnos de la tecnología tan útil  hoy día.
  • Celebra tus logros como padre, educar un hijo de manera  correcta y saludable no es tarea fácil por lo que si sientes que lo estas logrando felicítate a ti mismo todos los días.

 Zuleyma Rosario

Psicóloga Clínica, Terapeuta Familiar  

Terapia Boutique 809-533-5338                                                                                          

volver arriba

or Cancelar