Menu

WEB-Bebe.png

Incluyendo sólidos a su dieta

Incluyendo sólidos a su dieta

Los bebes que son amamantados, por lo menos, durante sus primeros cuatro meses de vida, tienen menos probabilidades de padecer sobrepeso y obesidad durante la edad preescolar. Por el contrario, los lactantes que ingirieron formula y consumieron sólidos antes del cuarto mes, incrementaron hasta 6 veces más la posibilidad de presentar estas condiciones. En el estudio de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) también se recomienda esperar el tiempo necesario para introducir los sólidos, a fin de reducir riesgos.

 

Puedes introducir alimentos sólidos en cualquier momento a partir de los 6 meses, hasta entonces, la leche materna o la leche de fórmula aportan todas las calorías y nutrientes que tu bebé necesita y que su cuerpo puede absorber. El sistema digestivo de tu bebé no está preparado para los alimentos sólidos hasta aproximadamente los seis meses de edad. Esperar hasta que lo esté reduce notablemente el riesgo de una reacción alérgica y acorta el tiempo de transición entre alimentarlo tú con una cucharita y que coma él solo. 

 

Existen algunas señales de que ya puede ingerir ciertos alimentos como:

• Control de la cabeza. Tu bebé necesita poder mantener su cabeza en una posición firme y erguida. 

• Pérdida del "reflejo de extrusión". Para que tu bebé pueda mantener alimentos sólidos en su boca y después tragarlos, necesita dejar de usar la lengua para empujar la comida fuera de su boca. 

• Sentarse bien cuando tiene apoyo. Incluso aunque tu bebé no esté totalmente preparado para un festín, necesita poder sentarse en una posición erguida para poder tragar bien los alimentos. 

•Movimientos masticatorios. El desarrollo de su boca y su lengua están sincronizados con el de su sistema digestivo. Para comenzar a comer alimentos sólidos, es necesario que pueda llevarlos hasta el fondo de la boca y tragarlos. A medida que aprenda a tragar seguramente notarás que babea menos. También puede ser que le vayan a salir los dientes más o menos durante el mismo periodo de tiempo. 

• Aumento significativo del peso. La mayoría de los bebés están preparados para alimentarse con sólidos cuando han duplicado el peso que tuvieron al nacer (o pesan unos 17.5 libras, aproximadamente).


• Cada vez más apetito. Parece que tu bebé se queda con hambre, incluso cuando le das entre ocho y diez veces por día pecho o leche de fórmula. 

• Curiosidad por lo que tú comes. Tal vez comience a observar tu plato de arroz o intente coger un tenedor lleno espaguetis durante el trayecto del plato a tu boca. 

Así mismo, te recomendamos seguir estos 5 pasos para que la primera experiencia con la comida sea grata y sin inconvenientes.

  1. 1.Leche, alimento exclusivo hasta los 6 meses.

Hay estudios que indican que hasta el 90% de los bebes han tomado algún alimento o bebida fuera de la leche materna o de formula antes del cuarto mes, lo que supone una gran desventaja para esas criaturas.

Dar otros alimentos o agua antes del 6to mes no beneficia al bebe, mientras puede convertirse en un riesgo:

-La madre producirá menos leche, mientras menos lacte al niño.

-El sistema digestivo de tu pequeño no está listo para asumir ciertos alimentos, ni para enfrentarse a los microbios naturales que algunos traen.

-Introducir en su dieta alimentos antes de tiempo puede traducirse en alergias, algunos pediatras incluso no incluyen en la dieta ni el cereal para evitar la aparición de esa afección de salud.

 

  1. 2.Hasta los 12 meses la leche continua siendo la protagonista de su dieta.

La idea no es sustituir tomas de leche por alimentos, lo correcto es ofrecerle la leche y luego los demás alimentos, ya que al contrario de nuestro pensar la leche, en especial la materna alimenta más que lo que le podamos ofrecer al bebe.

 

  1. 3.El orden de los factores no altera el producto.

El orden en que incorporemos los alimentos no es de gran importancia, si no que se haga de forma progresiva, o sea de a poco para valorar la tolerancia de nuestro bebe.

 

  1. 4.Que consuma alimentos naturales.

No es bueno inventar con alimentos nuevos, que desconocemos lo correcto es que ingiera comidas especificas que contengan frutas, verduras, cereales, legumbres, lácteos, pescado o carne, también debemos tomar en cuenta cuales son difíciles de digerir como los frutos secos, las palomitas de maíz, etc.

 

  1. 5.Su estomago dicta las pautas.

Tu hijo sabe cuanto quiere comer, pues sus necesidades no son iguales a la de otro bebe, por lo que es capaz de autorregularse, aunque estas ahí para evitar que se exceda.

 

El rendimiento escolar de los pequeños no depende solo de la genética, del ambiente familiar o la calidad de enseñanza que este reciba, esto se logro determinar en la Universidad de Leeds, Inglaterra donde los investigadores probaron que la calidad de la dieta en los primeros años de vida influye en gran manera en su rendimiento intelectual a lo largo de su etapa escolar.

Los niños que ingieren alimentos preparados en casa y de calidad con un alto contenido de alimentos frescos, ricos en vitaminas y sales minerales, alcanzan resultados superiores en su desarrollo intelectual, ya que si la zapata es buena el edificio soportara los pisos que le pongas, por lo que es tiempo que crees una buena y firme zapata para tus hijos con una alimentación de calidad y que aporte vitaminas y nutrientes para que puedan influir en el desarrollo de su tejido cerebral.

 

Aquí te incluimos algunas de las papillas con las que puedes empezar a nutrirlos a partir de los 7 meses, estas destacan por ser ricas en Hierro, mineral fundamental para el sano crecimiento y desarrollo de tu pequeñ@.

 

Espinacas con pollo

 

1 onza de Pechuga de Pollo cocida sin Sal y desmenuzada

½ taza de Espinacas cocidas

 

Licuar con un poco del caldo en el que se coció el Pollo.

 

Avena con Melón

 

2 cucharadas soperas de Avena cocida

¼ de rebanada de Melón

Licuar bien

 

Arroz con habichuela

 

¼ de taza de Habichuela de la olla machacados cocidos sin Sal ni grasa

¼ de taza de Arroz blanco cocido sin Sal ni grasa

Mezclar o licuar con un poco del caldo en que se cocieron las Habichuelas

Modificado por última vez enJueves, 13 Junio 2013 10:27
Más en esta categoría: Tu bebé es lo que comes »
volver arriba

or Cancelar