Menu

WEB-Bebe.png

Congestion en los senos

Congestion en los senos

Durante la primera semana después del parto se produce la bajada de leche, el calostro se convierte en leche y sentirás tus pechos muy llenos. Usualmente esta pesadez normal del postparto desaparece entre el tercer y el quinto día.

Pero si tu bebé no succiona bien la leche es muy posible que sientas congestión en tus pechos. Probablemente, sentirás los senos doloridos, pesados y calientes. Esto también puede ocurrir en otras ocasiones, como por ejemplo cuando comienzas a trabajar o te enfrentas al destete.

Previniendo la congestión:

 - Dale a tu bebé de mamar de manera frecuente, entre 8 a 10 veces cada 24 horas. Recuerda comenzar la siguiente toma con el pecho que tienes más lleno (el pecho del que tu bebé tomó menos en la anterior).

- Excepto que tu médico te indique otra cosa, evita suplementos de agua o leches maternizadas durante las primeras 3 o 4 semanas.
-Si empezaste a trabajar y pasa más tiempo entre amamantadas, es importante que aprendas a extraerte la leche.
- Si estás pensando en destetar a tu bebé, te sugerimos que lo hagas paulatinamente.

¿Qué hago si tengo los senos congestionados?

- Es bueno que masajees tu seno suavemente antes y mientras amamantas a tu bebé.
- Intenta estar tranquila y relajada antes y mientras le das el pecho a tu bebé. Dedíquense ese maravilloso momento el uno al otro. Apaga el celular y procura prestar atención sólo a los ojitos dulces de tu bebé.
- Puedes aplicarte toallas húmedas y calientes en los senos por 2-5 minutos o bañarte con agua caliente antes de amamantar. Eso te ayudará a que la leche baje mejor. Si puedes, extrae un poco de leche manualmente para suavizar la areola antes de prender tu bebé al seno.
- Si tu bebé tomó de un pecho y no del otro, te recomendamos que te extraigas la leche del seno lleno manualmente o con un sacaleches.
- Si después de amamantarlo te duele mucho, puedes aplicarte compresas de agua helada para aliviar el dolor y bajar la hinchazón.
- Te sugerimos que evites usar chupetes, mamilas o pezoneras durante el período de congestión, puesto que tu bebé puede preferir estas formas de succión antes que “trabajar” tomando la leche materna.
-Si te sientes afiebrada, el pecho te duele mucho y lo notas rojizo consulta a tu médico lo antes posible para descartar cualquier proceso infeccioso como la mastitis

Modificado por última vez enLunes, 01 Agosto 2016 16:38
volver arriba

or Cancelar