Menu

WEB-Bebe.png

Lactar no siempre es lo mejor…

Lactar no siempre es lo mejor…

Hace unas semanas visite una madre primeriza en la clínica estaba recién parida,  acompañada por su esposo, su madre, hermana y una amiga.  Me contrataron como doula post parto para hacer 2 visitas, una en la clínica y la otra en la casa.  El bebé se pegaba de maravilla al seno pero la madre decía  ”¿Y por cuanto tiempo tengo que hacer esto?  ¿Esto es a demanda? Buehhhhhh…..”.  La seguí orientando para que reconocieran las señales de hambre de la bebé, le enseñé hacer el swaddle, a la hora me fui.

Al otro día, la contacto para ver cómo iban y me contestó que todo bien.  A la semana también. “Vamos por buen camino” me escribió un día, pero no me decía más nada.  A los pocos días me encontré con una amiga de ella, y le pregunté a su amiga por ella,  me comentó que la madre estaba pasando un momento muy difícil, sin embargo a mí me contestaba que todo marchaba bien.  Le vuelvo a escribir “Como van”  “Todo bien me responde”, pero ya sabía que no.

Como me contrataron para 2 visitas y aún les quedaba una, busque la forma de completar el servicio, pero sentía que la madre estaba evadiendo esa visita…hasta que me comenta que “él bebé solamente llora durante el baño.”  Nítido el baño es mi especialidad.  Esa era mi excusa para ver que estaba pasando.  Cuadre con la madre visitarla el siguiente día, y así poder evaluar la situación.   

Llegue a la casa y todo está bien, bañamos al bebe y no lloró nada.  Después del baño, él bebé se puso un poco inquieto y le sugiero a la madre que quizás él quiere comer, si ella quiere puedo revisar cómo está el agarre o cualquier pregunta que ella tenga acerca de la lactancia.  Me respondió que mejor no y le puso un bobo.  Hmmmmm aquí es….déjame ver que está pasando aquí.

Empezamos a hablar y la noto cerrada, distante, y de repente entra su esposo y me comenta que le estaban dando formula (la madre no me había dicho nada) y le pregunto  si el pediatra se lo había recetado y me dijeron que no, pero noto tensión, para calmar un poco a la madre le digo que hay muchas madres que le dan formula a sus hijos, otras que suplementan su lactancia, otras que se extraen su leche y se lo dan en biberón y otras directamente del seno.  Hay muchas formas de alimentar a nuestros bebes.  Sentí que el ambiente se relajó…el padre se fue al trabajo y me quedé con la madre. 

Ella me empezó a contar que tenía tanta presión de parte de todo el mundo por lactar, que ella lo estaba rechazando y no entendía porque.  Me comentó que usaba cualquier excusa para salir de la casa huyéndole a la lactancia.  Si no estaba en casa, no lo tenía que lactar.  Notaba sentimientos encontrados en ella.  Por un lado ella sabia que lactar era el mejor alimento para su bebé, sin embargo ella se sentía prisionera y obligada hacerlo.

Hablamos por casi dos horas.  Le conté que no lacté a mi primera hija tampoco, realmente por falta de información y orientación, pero si lo logre con mi segunda hija.  Lactar a nuestros hijos debe ser una experiencia agradable y la lactancia debe ser hasta que sea mutuamente deseado tanto por la madre como por su bebé.  Como doula postparto apoyo la lactancia 100%, pero apoyo la maternidad 1000% y le comenté que ella no es mejor madre porque decidió lactar o no. Ese es su decisión.  Lactar no te hace más o menos madre.  Yo no soy una mala madre porque no lacté a mi primera hija y quienes intenten hacer sentir culpable a una madre por esa decisión estan equivocados y no tienen ese derecho.  La maternidad es más que lactar, el vínculo de apego se logra de muchas formas, no solamente dando el seno. 

Entonces ¿qué me queda hacer con esta madre?  Apoyarla, enseñarle a dar el biberón con alimentación pausada. Librarle la presión que la única forma de alimentar a su bebé es con el seno.  Eso no es cierto.  Hay muchas madres que se extraen su leche y se lo dan en biberón por miles de razones, su bebé nunca se pegó, ella no quería lactar en público, o simplemente no le da la gana lactarlo. Hay madres que suplementan, porque muchas razones: su pediatra lo recomendó, o no produce suficiente leche, o simplemente porque quiere. Las madres manejamos suficiente culpabilidad que no debemos estar atacando a una madre por su decisión.

Al final de la visita, entre lágrimas y risas, le pregunté por qué ella no me había comentado que se sentía así,  y me contestó porque ella sentía que yo la iba a juzgar, ese no es mi lugar, no es mi derecho juzgar una madre, mi rol es de educadora y de ayudarla ser la mejor madre que ella puede ser, a su manera, sin presiones, ni prejuicios.  A los pocos días le pregunte como se sentía y me contestó que estaba extrayéndole su leche, dándosela en biberón y por las noches le daba formula indicado por el pediatra, ella está encontrando su camino, buscando su equilibrio entre ser una mujer y madre y esta mucho más tranquila.

Michaella Arriaza

Directora de BabyTime

volver arriba

or Cancelar