Menu

WEB-Bebe.png

Con altas temperaturas, la lactancia debe ser a demanda

Con altas temperaturas, la lactancia debe ser a demanda


Esta práctica permite mantener los niveles de hidratación adecuados del bebé.

En esta época del año donde el verano llega a su punto más álgido con temperaturas a veces extremas, es importante cuidar la hidratación del bebé y la lactancia materna a demanda es la mejor herramienta que podemos disponer, explica la doctora Leticia Ruiz, especialista en neonatología del Hospital Nuestra Señora del Rosario de Madrid, durante la Semana Mundial de la Lactancia.

En verano y sobre todo en estos días de mucho calor, el bebé suda más y necesita reponer el agua que pierde su organismo, por lo tanto ofrecerle el pecho siempre que él quiera e incluso aumentar la frecuencia de las tomas, con un tiempo máximo entre cada toma de 2,5-3h, es una medida preventiva que las madres deben saber para evitar la deshidratación en los pequeños. «Cabe recordar, sobre todo los primeros días, que el mejor estímulo para la subida y aumento de volumen de leche es la succión», señala la doctora.

La leche materna, prácticamente en su 90%, está compuesta por agua, por lo que sacia perfectamente su sed, además también aporta las sales y los nutrientes necesarios para evitar la deshidratación, comenta la doctora Ruiz.

 

Síntomas de deshidratación en un bebé

Aunque llevando a cabo una lactancia a demanda el bebé está protegido, es importante también conocer cuáles pueden ser los síntomas de deshidratación por si fuera necesario acudir al médico. Se deben tener en cuenta los siguientes aspectos, señala Leticia Ruiz:

- Moja menos pañales al día, pueden pasar hasta 8h sin mojarlo.

- El color de la orina es más oscuro (anaranjado).

- Está más adormilado, incluso cuesta despertarle para las tomas.

- Realiza las succiones sin fuerza o básicamente se queda dormido.

- Llora sin lágrimas.

- La mucosa oral está seca o pastosa.

Beneficios de la lactancia materna

Los beneficios de la lactancia materna son muchos, contribuye al desarrollo sostenible tal y como indica el lema de la campaña de 2016 promovida por la Alianza Mundial pro Lactancia Materna junto con la OMS y UNICEF, ya que permite conservar los recursos naturales y ahorrar en recursos sanitarios, ya que los bebés alimentados con leche materna enferman menos, y cuando lo hacen, se recuperan antes. Pero también tiene unos grandes beneficios para el bebé y la madre.

En el caso de la madre, puede recuperarse antes del embarazo y parto, disminuye el riesgo de padecer cáncer de mama y ovario y consigue un gran bienestar emocional.

En el caso del bebé, los beneficios que la lactancia materna le aporta cubren tanto necesidades nutricionales como afectivas:

 -Cubre las necesidades nutricionales y de hidratación del bebe.

-Le protege de infecciones y alergias.

-Es más digerible.

-Previene posibles problemas dentales.

-Predispone a buenos hábitos alimentarios en el futuro.

-Previene contra obesidad, hipertensión, diabetes, arteriosclerosis…

-Facilita el vínculo afectivo madre-hijo.

volver arriba

or Cancelar