Menu

WEB-Bebe.png

Protección a la lactancia materna

Protección a la lactancia materna

Aunque parezca más un tema médico o de salud, la realidad es que la lactancia materna es también un asunto legal. Existen legislaciones en nuestro país que protegen la maternidad y la lactancia, incluyendo la nueva Constitución del 2010.

 En 1995, el Poder Ejecutivo promulgó la ley 8-95 que declara como prioridad nacional la Promoción y el Fomento de la Lactancia Materna. A través de esta ley, el Estado se compromete  legalmente con este tema y ordena en su artículo 2 que la Secretaría de Estado de Salud Pública el Instituto Dominicano de Seguros Sociales, el Cuerpo Médico y Sanidad Militar de la Secretaría de Estado de las Fuerzas Armadas y el Consejo estatal del Azúcar (CEA) “desarrollen programas dedicados a incentivar:

a) La lactancia materna exclusiva en los primeros seis (6) meses del nacimiento. b) La lactancia materna hasta los dos (2) años, con alimentación complementaria.” Desde el año 1984 existe la Comisión Nacional de Lactancia Materna (adscrita al Ministerio de Salud Pública), la cual, según la ley 8-95, junto con los otros organismos señalados, tendrá a cargo “a) Coordinación de ampañas periódicas de difusión y educación masiva a través de todos los medios de comunicación, a nivel nacional. b) Creación de grupos de apoyo, a nivel nacional integrados por pofesionales médicos y de otras áreas, al igual que padres y madres de familia; c) Establecimiento de comités intrahospitalarios en todos los hospitales del país pertenecientes a la Secretaría de Estado de Salud Pública y Asistencia Social (SESPAS), al Instituto Dominicano de Seguros Sociales (IDSS), la Secretaria de Estado de las Fuerzas Armadas (FFAA), y clínicas de maternidad privada, a fin de llenar las necesidades de la población atendida.”.


El Código de Trabajo establece en su artículo 240 que “Durante el período de lactancia la trabajadora tiene derecho, en el lugar del trabajo, a tres descansos remunerados durante su jornada, de veinte minutos cada uno, como mínimo, con el objeto de amamantar al hijo.” Para esos fines, la misma ley 8-95 dispone en su artículo 8 que: “Las Secretarías de Estado de Salud Pública y Asistencia Social (SESPAS) y de Trabajo, conjuntamente con el Instituto Dominicano de seguros Sociales (IDSS), velarán por el cumplimiento efectivo de las disposiciones del Artículo 240 del Código de Trabajo, a fin de que, en todos los establecimientos industriales del país, se asignen los espacios físicos con el objeto de que las trabajadoras puedan amamantar exclusivamente a sus hijos e hijas recién nacidos (as) hasta los seis meses de edad.”

 

Como hemos expresado en otras ocasiones, contamos con leyes muy buenas y bien intencionadas, pero en la práctica no quedamos tan bien parados.
En un artículo publicado recientemente en el periódico El Nacional la Dra. Lilliam Fondeur, ginecóloga, señala que a pesar de que el Estado se compromete a promover la lactancia materna, compromiso que no ha asumido, solamente el “7.8% de las madres lactan”, contrario a como ocurre en otros países donde “gracias a la promoción de la lactancia materna las cifras de lactancia materna son superiores como en Suecia el 98% de las madres opta por amamantar a sus hijos, en Francia el 62,3% y en el Reino Unido el 76%, en región de Cataluña, España, el 82 % lactan los primeros seis meses. Las mujeres informadas lactan.”

El artículo 236 del Código de Trabajo dispone que “la trabajadora en estado de embarazo tiene derecho a un descanso obligatorio durante las seis semanas que preceden a la fecha probable del parto y las seis semanas que le siguen.” Comparado con otros países, como señala la Dra. Fondeur, es un período corto, lo que influye también, como ella misma lo dice, en que la lactancia sea menor. Cito: “La licencia de maternidad influye en que la lactancia sea menor, en Brasil donde las mujeres disponen de seis meses de permiso por maternidad y un programa de promoción a nivel de escuelas, universidades, hospitales y la población en general exhiben cifras de lactancia materna envidiables.”

Es importante tener en cuenta que el artículo 238 del Código de Trabajo dice que si una trabajadora solicita “sus vacaciones, inmediatamente después del descanso post-natal, el empleador está obligado a acceder a su solicitud.” Por tanto, con el uso de este artículo se puede extender un poco más el período post-natal y por ende, favorecer más la lactancia. Finalmente, terminamos con las palabras de la Dra. Fondeur, que aunque no se relacionan con aspectos legales, sí tienen que ver con aspectos estéticos que muchas veces salen a relucir en conversaciones entre nosotras las mujeres:

“Lactar no hace que se caigan las mamas, tanto a nivel privado como en público no es un acto vulgar, la lactancia materna exclusiva es mejor que la formula, son algunos mitos a erradicar.”

Modificado por última vez enViernes, 31 Julio 2015 17:10
volver arriba

or Cancelar