Menu

WEB-Bebe.png

Ser madre de un bebé prematuro

Ser madre de un bebé prematuro

Mi propia historia…

Masaje Infantil, República Dominicana

Entender una realidad diferente entre lo anhelado y lo recibido es una de las vivencias más significativas que podemos experimentar los seres humanos.

Cuando una mujer descubre que está embarazada, sus pensamientos se atiborran de ilusiones y propósitos. Sin embargo, cuando su bebé llega al mundo antes de lo previsto todas esas emociones positivas se desvanecen y en su lugar surgen sentimientos de temor, enojo, tristeza, impotencia y a la vez fortaleza y decisión para luchar día a día por la vida de su recién nacido.

Mi hijo nació a las 35 semanas de embarazo, con las condiciones esperadas de un bebé de esa edad de gestación; sus graves dificultades no fueron precisamente fruto de su prematurez, sino de la condición física que presentaba, tenía una atresia (obstrucción) total en su intestino y requería de una intervención quirúrgica lo antes posible. Pensar en una cirugía en un bebito prematuro y de menos de 5 libras fue aterrador.

Los días en Cuidados Intensivos fueron eternos, 21 en total, permanecíamos a su lado todo el tiempo que nos era permitido, nos dedicamos a hablarle, tocarlo en los pedacitos de su pequeño cuerpo que quedaban libres de tubos, sueros y esparadrapos. La familia, los doctores y el personal médico nos alentaban y acompañaban en un momento tan difícil para nosotros sus padres. Cada día era una victoria lograda, y con la fe puesta en Dios nos convencíamos de que esos momentos iban a pasar y que podríamos irnos juntos a casa.

Se presentaron algunas dificultades pero ninguna que no fuese superada por un bebé que luchó desde el primer momento por su vida.

Recuerdo el primer día que por fin pude tenerlo en mis brazos, poder tenerlo cerca e intentar con ternura y afecto compensar esos momentos pasados.

Cuando por fin le dieron de alta estábamos rebosantes de alegría y a la vez llenos de grandes temores por la responsabilidad de  saber atenderlo y poder responder a cualquier emergencia que se presentase.

El apoyo de los pediatras en esta etapa fue vital, me enseñaron a cuidar a mi hijo, a bañarlo, alimentarlo e incluso a manejar un drenaje en su estómago que aún permanecía, fue un gran reto, que también pudimos juntos afrontar.

Hoy, después de 15 años, celebramos junto a Luis estos momentos de incertidumbre y damos gracias a Dios por su vida y su salud.

Compartimos este testimonio con padres que reciben a un bebé prematuro, con el propósito de sembrar esperanza, fe y fortaleza en sus corazones.

Algunas recomendaciones importantes a los padres de prematuros:

  • Sé la voz de tu bebé y no dudes en hablar acerca de tus preocupaciones.
  • No te olvides de participar en todas las cosas que hacen los padres como cambiar pañales, ayudar con las comidas, vestir a tu bebé, etc.
  • Haz cuidados Canguro cargando a tu bebé tanto como te sea posible – no sólo ayuda con la relación entre mamá/papá y bebé, también tiene beneficios fisiológicos para el bebé.
  • Este es un tiempo de mucho estrés para los padres… es importante que tomes un poquito de tiempo para ti mismo.
  • Edúcate acerca de las necesidades del niño, te ayudará a comprender qué está pasando.
  • Es muy importante que los padres sientan que están siendo informados de forma correcta por parte de los médicos y el personal que cuida de su bebé. No hay que tener miedo a hacer todas las preguntas necesarias, por el contrario, podrás estar al tanto y saber cuál sería la posible evolución, lo que permitirá prepararte para dar lo mejor de ti.
  • En estos momentos el apoyo de los familiares es esencial para que los padres puedan dedicarse en exclusiva a su niñito, tanto si permanece hospitalizado como si lo cuidan en casa.
  • Siempre que sea posible, la lactancia materna es el mejor alimento para el prematuro, tanto desde el punto de vista nutritivo por su efecto inmunológico y antialérgico, como el emocional, pues favorece el vínculo afectivo entre la madre y el bebé.
  • No faltes a ninguna cita médica después que salgan del hospital.
  • Tan pronto estén en la casa, se recomienda a los padres ofrecerle un masaje diario. Contactar un instructor de masaje infantil certificado en masajes para prematuros,  garantizará que estas rutinas sean las adecuadas y podrán beneficiar el sano desarrollo del niño.
  • Además del lenguaje del contacto,  el lenguaje verbal es una forma de estimular una relación positiva con el bebé. Las suaves palabras de sus padres le transmitirán al pequeño,  amor, seguridad y tranquilidad. Es una forma de hacerle sentir que no está solo.
  • Compartir experiencias con otros padres de bebés prematuros puede ser muy positivo. Es recomendable no aislarse e intercambiar sensaciones y preocupaciones tanto en el hospital, como a través de grupos presenciales o de internet como por ejemplo, Prematuros.info o Prematuros sin fronteras.

Informaciones tomadas del muro de la doctora Karen Scott neonatóloga del Northern Westchester Hospital en Nueva York.

Modificado por última vez enJueves, 29 Junio 2017 10:12
volver arriba

or Cancelar