Menu

La genial respuesta de esta madre a su hija, que la llama gorda

La genial respuesta de esta madre a su hija, que la llama gorda

"Si regaño a mis hijos por decirlo les estoy dando a entender que es una palabra insultante y así mantengo el estigma".

 

Los niños no siempre tienen filtro cuando se ponen a comentar la apariencia de la gente. Por ejemplo: hace poco mi hijo me dio una palmadita en la tripa y me dijo lo "grande" que parecía con mi nuevo vestido de verano.

 

Como quiero criar a un hijo que tenga una percepción sana sobre los cuerpos, hice lo posible para mantener la calma y responderle de forma neutral, independientemente de cómo me sentí por lo que dijo. Y he de decir que, desde ahora, ​​​​​Allison Kimmey es mi modelo a seguir en esa cuestión.

 

Kimmey, escritora de libros de autoayuda y de empoderamiento personal, publicó hace poco en ​​​​Instagram cómo reaccionó cuando su hija la llamó gorda.

"Hoy mi hija me ha llamado gorda", escribe en el pie de una foto de sí misma y su hija de cuatro años, Cambelle, en bañador. "Ella estaba enfadada porque les hice salir de la piscina y entonces le dijo a su hermano que mamá está gorda".

 

En vez de enfadarse, la madre, de Florida (EE UU), le pidió a su hija que fuera con ella para hablar. Entonces le explicó que la grasa es algo que tiene todo el mundo para proteger los músculos y los huesos y que aporta energía al cuerpo. Algunas personas tienen más grasa que otras, pero nadie es mejor o peor por ello.

 

"Gordo' no es una mala palabra en nuestra casa. Si regaño a mis hijos por decirlo les estoy dando a entender que es una palabra insultante y mantengo el estigma de que estar gordo es indigno, desagradable, cómico e indeseable", escribe Kimmey, de 30 años.

Kimmey, que tiene un historial de dietas yo-yo, de alimentación restrictiva y de dismorfia corporal, cuenta que abrió su cuenta de Instagram con el fin de inspirar a más personas con su travesía hacia el amor propio.

También considera que es parte de su trabajo como madre tener un discurso coherente y claro sobre la positividad corporal.

Kimmey afirma que igual que tiene cuidado con los medios y el contenido que ella consume, también trata de filtrar lo que llega a sus hijos, aunque sabe que no puede protegerlos de todo.

"Tus hijos van a casa de sus amigos. Tus hijos van a oír comentarios desagradables en la escuela. Tus hijos van a consumir el ideal de perfección a la fuerza en cada esquina... y por esto TIENE que ser una constante en casa, tienes que mantener un diálogo abierto para darles confianza, para que adopten un ideal corporal realista y para que celebren su singularidad a la vez que se les anima a aceptar las diferencias de toda la humanidad", cuenta al HuffPost EE UU.

No es la primera vez que Kimmey ha compartido sus pensamientos a la hora de criar a sus hijos. En marzo se hizo viral una conversación que mantuvo con su hija sobre sus estrías, que la madre describió como "brillantes", "vivas" y "bonitas", y las bautizó como "franjas relucientes". A raíz de aquel episodio, ahora va a publicar una serie de libros para niños sobre la confianza en el físico de uno mismo. La primera entrega será Glitter Stripes [Franjas relucientes], ilustrada por la activista Sanne Thijs.

 

Kimmey aboga por mantener estas conversaciones con los niños para eliminar el estigma que rodea a ciertas palabras y para "ampliar y cuestionar el ideal de belleza".

"Quiero que los padres vean que la voz que más alto deberían escuchar nuestros hijos es la nuestra, independientemente del ruido exterior que haya", sostiene. De ahí que sea "fundamental elegir las palabras con cuidado y estar dispuestos a mantener estas conversaciones complejas".

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' EE UU y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano

 

volver arriba

or Cancelar