Menu

WEB-EMBARAZO.png

Así afrontarás la maternidad con buen humor

Así afrontarás la maternidad con buen humor

La guía «Ser mamá para perezosas» (Ed. Lunwerg) ofrece una serie de consejos muy prácticos para el día a día con el bebé durante su primer año de vida.

La llegada de un bebé a la familia quizá no resulte tan idílica para muchas madres, que se pueden sentir abrumadas por este brusco cambio en sus vidas. ¿Cómo dormir al bebé? ¿cuándo acudir al pediatra? ¿por qué no deja de llorar? ¿cuándo destetar al niño? ¿cómo superar los miedos a no ser una buena madre? Miles de dudas, preocupaciones e inquietudes asaltan a las madres durante esta etapa de la vida. Para ayudarles a dar sus primeros pasos en la maternidad, la guía «Ser mamá para perezosas» (Ed. Lunwerg) de Frédérique Corre Montagu y Soledad Bravi, ofrece una serie de consejos muy prácticos para el día a día con el bebé durante su primer año de vida. Además con un toque de humor que hace más llevadero el camino.

Este manual incluye desde remedios a los pequeños trastornos que se sufre tras la maternidad, pautas de alimentación, recomendaciones para superar los bajones anímicos y emocionales o para mantener la chispa en la relación de pareja... para las mamás hasta consejos para organizar la hora del baño del bebé, cómo establecer buenos hábitos u organizar la maleta del pequeño...

Estos son algunos de los consejos y trucos:

 

—Sé previsora: Antes de dar a luz, piensa en lo que puedes necesitar una vez que regreséis del hospital, de vuelta a casa. Ten la nevera y el congelador con platos caseros fáciles de comer, en raciones individuales, por ejemplo. Y durante el primer año de vida del bebé, no te plantees ningún tipo de mudanza.

—Descansa y duerme: Si es necesario mantén a raya las visitas, desenchufa el teléfono y no bebas café ni otros excitantes.

—Observa a tu bebé, le entenderás mejor cuando llore, una de las mayores preocupaciones para las madres.

—A los cuatro días después del parto, la producción de hormonas del embarazo cesa de golpe: puedes sentir un bajón anímico, más cansancio, inseguridad... Si sientes que se descontrola, habla con tu médico, matrona... Estos profesionales saben muy bien de cuál es tu situación.

—Céntrate en las verdaderas prioridades y compártelas con su pareja.

—Sal de casa. Así volverás a conectarte con la vida real, gastarás más energía y te cansarás, lo que te facilitará dormir profundamente.

—Dedica tiempo para ti: Para ducharte, peinarte, maquillarte...

—Stop a las presiones tanto externas como las que te impones tú mismas. Si las visitas te agobian, limítalas. Libérate del sentimiento de culpabilidad porque no te crees capaz de satisfacer al bebé.

—Poco a poco recupera las formas. Lleva una alimentación sana: devora frutas y verduras, ya que contienen todas las vitaminas y nutrientes que necesita cuerpo. Y muévete: pasea, haz yoga o pilates.

—No olvides a tu pareja: Es absolutamente necesario pasar un tiempo juntos, si es posible fuera de casa, para reencontraros, redescubriros como individuos, hablaros...

volver arriba

or Cancelar