Menu

WEB-EMBARAZO.png

¿Qué es el baby blues? Cómo detectarlo y manejarlo?

¿Qué es el baby blues? Cómo detectarlo y manejarlo?

 


Después de tener un bebé, la vida cotidiana ya nunca será como antes. La presencia del bebé trae consigo una serie de exigencias.


Muchas mujeres, después del parto, sufren cambios en el humor: aparecen períodos de irritabilidad, fatiga, llanto sin razón, pérdida del apetito, dificultades para conciliar el sueño y aumento de la susceptibilidad. Si estos síntomas aparecen entre los tres y cinco días posteriores al parto, no te preocupes: estás atravesando por el Baby Blues o leve depresión postparto, que puede durar unas horas o desaparecer entre diez y quince días después. El Baby Blues es considerado un síntoma normal de la madre primeriza.

Los cambios hormonales del embarazo son cuantiosos y pueden generar cierto desorden en tu organismo. Los expertos atribuyen las causas de estos estados de ánimo al aumento excesivo de los niveles de estrógenos y progesterona con posterioridad al parto, lo cual puede afectar las emociones, y las hormonas que proporcionan la sensación de optimismo, como la serotonina. Si a esto le sumamos el sueño interrumpido (el bebé no duerme ocho horas seguidas, sobre todo al principio), el desgaste fisiológico que representa amamantar y el cambio en el ritmo de vida, resulta fácil determinar por qué este trastorno es tan común. Sin embargo, algunas mujeres manifiestan síntomas más intensos y duraderos, caracterizados como depresión postparto. Si tienes sentimientos de desamparo o aislamiento, notas algún indicio de desapego del bebito, cambios en tus patrones de alimentación (comer más o menos), aumento o pérdida de peso, insomnio o somnolencia.


¿Cómo diferenciar el Baby blues de la depresión postparto?


El estado de ánimo de tristeza postparto o Baby blues no es una depresión postparto. Aunque es muy frecuente utilizar la etiqueta de depresión postparto para definir a la madre que se siente triste y un poco ansiosa las primeras semanas tras el nacimiento de su bebé, son dos alteraciones del estado de ánimo diferentes. Así pues, muchas veces se confunde el síndrome del Baby blues con la depresión postparto y, aunque ambos trastornos tienen similitudes, es importante saber diferenciarlos.

El síndrome del Baby blues o tristeza postparto es una alteración emocional que conlleva sentimientos de tristeza, irritabilidad, frecuentes ganas de llorar, angustia y cambios de humor.

La depresión postparto es un estado depresivo que se caracteriza por irritabilidad y ansiedad, alteraciones del apetito, sentimientos de culpabilidad, falta de concentración, incapacidad para disfrutar, alteraciones del sueño y del apetito y retraimiento. Además, puede presentar otros síntomas como sentimientos negativos hacia el bebé, incapacidad de cuidar de sí misma o del bebé y preocupación exagerada por el bebé o falta de interés hacia él.

Aunque, ambos síndromes coinciden en que presentan sentimientos de tristeza, angustia e irritabilidad, pero tienen muchas diferencias.

Diferencias entre la depresión postparto y el Baby Blues


- La depresión postparto es un trastorno grave del estado de ánimo, mientras que el Baby blues es una alteración leve. Por tanto, la intensidad de los síntomas de la depresión postparto es mayor que la de los síntomas del Baby blues.

- El Baby blues aparece durante la primera semana tras el parto, generalmente. Sin embargo, la depresión postparto puede iniciarse en cualquier momento durante el primer año después del parto.


- El Baby blues afecta a un 80% de las madres, aproximadamente, mientras que la depresión postparto aparece en alrededor de un 15% de las madres. Por tanto, el Baby blues es mucho más frecuente que la depresión postparto.


- El Baby blues tiene una duración de unos 15 días, a diferencia de la depresión postparto, que puede durar hasta un año.

- El Baby blues no interfiere con las tareas diarias de la madre. La depresión postparto sí puede interferir con las actividades de la vida diaria de la madre e incapacitarla para llevar a cabo algunas de ellas.

- El Baby blues no entraña ningún riesgo para la salud de la madre o del bebé. La depresión postparto sí puede llegar a ponerles en peligro en algunos casos porque puede hacer que la madre sea incapaz de cuidar de sí misma o del bebé.

- El Baby blues remite por sí solo. Sin embargo, la depresión postparto requiere de ayuda psicológica especializada.


¿Por qué es importante saber diferenciarlos?


La importancia de saber diferenciar el Baby blues de la depresión postparto radica en que la depresión postparto es un trastorno que puede llegar a ser muy grave y requiere tratamiento especializado. Sin embargo, el Baby blues es una alteración leve que remite por sí sola. Diferenciarlos bien es esencial para actuar de forma adecuada ante uno u otro.



Kaly Báez Durán
Psicóloga Clínica
Máster en el tratamiento de la ansiedad y el estrés
Especialista en el manejo de duelo y pérdidas
@kalybaezduran
Terapia Boutique
809.533.5338
www.terapiaboutique.com

volver arriba

or Cancelar