Menu

WEB-EMBARAZO.png

Planeando el embarazo

POR: LIC. ELENA CONTI

UNIDAD DE LA MUJER HOSPITEN

 

Desde pequeña la mujer fantasea con la maternidad, cuando juega con las muñecas o imita a su mamá y plasma las fantasías propias de esa etapa o de lo que está viviendo en ese momento. Esa temática siempre está presente en la mujer, a veces más o menos pensada, a veces pospuesta, a veces negada, pero está ahí como parte intrínseca de ella, hasta que un día se dan las condiciones propicias o no y aparece el embarazo, a veces buscado, a veces no.

Cuando el embarazo se presenta como un proceso planificado y deseado, cuando la pareja piensa y proyecta el embarazo desde el noviazgo y lo concreta en un momento en que los dos están decididos a recibir de la mejor manera a ese hijo, es cuando progresivamente ese deseo se transforma en una necesidad de que ese ser imaginario pase a ser un integrante real de la nueva familia. Entonces, comienza una búsqueda que a veces puede ser corta y en otras ocasiones se vuelve angustiosamente larga.

Cuando una pareja puede planificar la llegada de su hijo, se organiza con anticipación para lograr una buena concepción, un embarazo y un parto normales y en lo posible, fuera de complicaciones. En este caso, lo ideal es que puedan comenzar a prepararse 4-5 meses antes de que se dé la concepción del mismo. Ambos padres deberían prepararse física, psíquica y emocionalmente para este proceso tan anhelado. La idea es crear condiciones óptimas para la fertilidad y el estado físico de cada miembro de la pareja.

Deberían iniciar este proceso mejorando el estado general de su salud y por lo tanto, haciéndose ambos un chequeo físico para saber si está todo bien. Si no es así, se deben realizar lo antes posible las correcciones y los tratamientos adecuados, para que no se interponga alguna intervención o para no correr el riesgo de tomar un medicamento incompatible con el embarazo.

 

También sería conveniente que revisaran su tipo de alimentación y fuesen introduciendo en ella la mayor cantidad de productos sanos, incluyendo vegetales, frutas y cereales. En especial deben evitar el consumo de aditivos y conservantes. De esta manera no sólo crearán una alimentación ideal para el embarazo, sino que también estarán creando las condiciones de salud natural.

En general, padres sanos aseguran hijos sanos. Estar más sanos antes de concebir, asegura óvulos y espermatozoides más sanos. En esta etapa es conveniente ir disminuyendo, y en algunos casos, dejando el consumo de alcohol, café y cigarrillo (especialmente la mujer) y con mayor consideración el consumo de estupefacientes tanto de inhalación como de ingesta y el consumo de medicamentos sin control médico. De la misma manera,  si están llevando algún tratamiento, deberían consultar con su médico si es el momento adecuado para iniciar esta búsqueda.

Otros elementos que deberían tener en cuenta son:

Protegerse de contaminaciones ambientales y de otro tipo.

Evitar posibilidades de contagios de enfermedades virósicas o de transmisión sexual.

Beber más líquido durante el día.

Evitar el stress. 

Tomar sol, pero en horas adecuadas y no por demasiado tiempo en cada exposición.

 

Otro punto muy importante para tener en cuenta es el revisar cómo está funcionando la pareja como tal y no olvidarse de que este es un proceso de dos aunque se lleve en el cuerpo de uno. La armonía y la solidez de la pareja en esta etapa es fundamental. Debe ser una decisión de dos vivida por dos. Por esto deberían prepararse psicológicamente para asumir esta etapa individualmente y como pareja. Informarse, hablar y planificar juntos sobre esta posibilidad y sobre la evolución y los cambios individuales y del sistema de la pareja que deberán afrontar.

Ser conscientes de cada etapa por la que pasamos en la vida no nos asegura un éxito rotundo, pero nos acerca mucho a él. Evitar consecuencias innecesarias puede ser el punto de partida de un camino que debería arribar a un destino feliz. Ahora debemos considerar que esto es posible cuando podemos planificar este maravilloso proceso de ser padres. Pero si por alguna razón, esto no se ha podido dar en sus vidas, recuerden que deben buscar una atención obstétrica adecuada y si es necesario, una orientación psicológica apropiada según sea necesario.

 

 

Modificado por última vez enMiércoles, 25 Septiembre 2013 07:47
volver arriba

or Cancelar