Menu

WEB-EMBARAZO.png

Embarazo paso a paso: Quinta Semana

 Embarazo paso a paso: Quinta Semana

Cada día y semana del embarazo marca un paso importante en el desarrollo de la nueva criatura y la quinta semana no es la excepción, pues es el momento en que el bebe está formando el tubo neural, que más adelante se convertirá en la Columna Vertebral junto con los Nervios y la Medula Espinal, ahora también se están formando una serie de capas de células, a partir de las cuales se desarrollaran todos los órganos del bebe.

Nauseas, cansancio, deseos de orinar con mucha frecuencia y excesiva producción de saliva son algunos de los síntomas que estas sintiendo en esta etapa, por lo que trata de tomarte las cosas con calma y dedicar más tiempo a las horas de sueño, al momento de dormir no tomes grandes cantidades de liquido para que no tengas que levantarte a orinar con mucha frecuencia y descanses más, y en el caso de las nauseas es bueno que sepas:

No se sabe exactamente que produce las nauseas, sin embargo se especula que son producidas por los cambios en el cuerpo; como la sensibilidad hacia los olores, molestias estomacales y el incremento de niveles de algunas hormonas como Gonadotropina Coriónica Humana (GCH) y Estrógeno, así mismo hay mujeres que tienen más predisposición a sufrir nauseas, por las siguientes condiciones:

  • Si presentas un embarazo doble o múltiple, ya que los niveles más altos de GCH, estrógeno u otras hormonas en tu cuerpo pueden afectarte. Sin embargo, esto no es algo definitivo, hay algunas mujeres con embarazos múltiples que tienen muy pocas náuseas o ninguna.

    • Has sufrido náuseas o vómitos en un embarazo anterior.


• Has tenido náuseas o vómitos como efecto secundario cuando estabas tomando píldoras anticonceptivas. Esto está probablemente relacionado con la respuesta de tu cuerpo al Estrógeno. 


• Sufres mareos cuando viajas. 


• Tienes una predisposición genética a las náuseas durante el embarazo. Si tu madre o tus hermanas tienen náuseas o vómitos severos, tienes más posibilidades de padecerlos.

 
• Padeces migrañas o dolores de cabeza. 

 

Se sabe que tres de cada cuatro mujeres embarazadas sufren náuseas, y algunas veces también vómitos, especialmente en el primer trimestre. Para la mitad de las mujeres que sienten náuseas, estos síntomas desaparecen en la semana 14. Para el resto, las náuseas desaparecen gradualmente durante el segundo trimestre, aunque también hay algunas mujeres que se sienten mal hasta el momento en el que nacen sus bebés. 

Las nauseas y vómitos son una condición propia del embarazo, por lo que no debes preocuparte el pensar que afectará a tu criatura, sin embargo es recomendable consumir vitaminas prenatales bajas en hierro, si vomitas de forma constante o si te falta el apetito por las nauseas para que puedas contrarrestar la falta de nutrientes.

También se dan casos en que la futura madre no presenta nauseas, esto no sale de lo normal, ya que cada mujer y por consiguiente cada embarazo se da diferente y puede que los niveles hormonales afecten más a unas que a otras.

En caso de que estés sufriendo de nauseas y/o vómitos en esta etapa de tu embarazo, aquí te incluimos algunas recomendaciones para aligerarlas:



• Come comidas pequeñas y de manera frecuente a lo largo del día para que tu estómago nunca esté vacío. Algunas mujeres encuentran que los carbohidratos les resultan más apetecibles cuando sienten náuseas, pero un pequeño estudio halló que las comidas altas en proteína aliviaban más los síntomas. 

• Mantén galletitas saladas cerca de tu cama. Cuando te levantes por la mañana, cómete algunas y luego descansa unos 20 ó 30 minutos antes de levantarte. Comer algunas galletitas saladas por la noche, si tienes náuseas, también puede ayudarte. 
Por cierto, levantarte lentamente en la mañana, sentándote durante unos minutos en vez de levantarte de repente, también te puede ayudar. 

• Intenta evitar alimentos con olores que te hagan sentir náuseas. Si esto se aplica a prácticamente todo, está bien comer las pocas cosas que te gustan durante esta etapa de tu embarazo, incluso si no constituyen una dieta muy saludable. 

• Evita las comidas grasosas, porque tardan más en digerirse. Además, aléjate de las comidas demasiado picantes, densas, ácidas o fritas, que pueden irritar tu sistema digestivo. 

• Intenta beber entre las comidas. Y no bebas tanto como para sentir el estómago lleno porque esto hará que tengas menos hambre. Una buena estrategia es beber fluidos con frecuencia a lo largo del día. Quizás las bebidas frías y con gas te sean más fáciles de tomar. 

Intenta beber alrededor un poco más de 2 litros y medio. Si has estado vomitando mucho, intenta tomar una bebida deportiva que contenga glucosa, sal y potasio para reemplazar los electrolitos. 

• Pon atención también a otras cosas que te pueden producir náuseas. Por ejemplo una habitación donde hace demasiado calor, el olor de un perfume fuerte, un viaje en auto o incluso ciertos estímulos visuales como luces parpadeantes. Evitar aquellas situaciones que te producen náuseas es una parte importante de tu tratamiento. 

• Las náuseas pueden empeorar si estás cansada, así que date tiempo para relajarte y dormir más si puedes. Ver una película o visitar a una amiga puede ayudar a eliminar el estrés y quitarte de la cabeza el malestar. 

• Intenta tomar tus vitaminas prenatales con comida o justo antes de irte a dormir. Puede que también quieras pedirle a tu doctor si puedes cambiar a una vitamina prenatal con una baja dosis de hierro o sin hierro durante el primer trimestre, ya que este mineral puede ser molesto para tu sistema digestivo. 

• Prueba el jengibre, un remedio alternativo que parece que asienta el estómago y ayuda con las náuseas. Intenta encontrar Ginger Ale con jengibre real (la mayoría de los que se venden en supermercados no lo son). O raya un poco de jengibre fresco y hiérvelo en agua caliente para hacerte un té o prueba si te funcionan los caramelos de jengibre. 

Si no gustas de los remedios naturales y prefieres las medicaciones consulta a tu médico acerca de la vitamina B6, ya que parece mejorar esta condición, la dosis diaria recomendada de B6 es de 1,9 mg, pero tu doctor puede permitirte tomar entre 10 y 25 mg, que es tres veces la dosis diaria, para ayudarte a combatir las náuseas severas. No tomes ésta ni ninguna otra vitamina sin que tu doctor lo haya aprobado primero. 

Y si no hay nada de lo anterior que te ayude en absoluto, puedes pedirle al doctor que te recete alguno de los medicamentos contra las náuseas que son seguros durante el embarazo. Así mismo, si estas planeando un futuro embarazo toma un multivitaminico en el momento de la concepción y al inicio del embarazo, ya que mejora las náuseas severas.

 

Aunque las nauseas y vómitos son parte del estado de gestación hay que estar alerta para evitar lo que sucede a casi el 1% de las mujeres, la condición que se llama hiperemesis gravídica, que quiere decir literalmente “exceso de vómitos durante el embarazo”. Esta condición puede ser difícil de manejar, pero cuanto antes la diagnostiquen y comience el tratamiento, más probable es que evites los síntomas severos. 

Si no se trata de forma adecuada la hiperémesis gravídica puede resultar en deshidratación crónica, pérdida de peso, malnutrición y otras complicaciones para ti y para tu bebé.

 

Nota: Aportar los nutrientes necesarios a tu bebito es fundamental, así que no olvides pedir ayuda a tu medico si padeces falta de apetito o muchas nauseas y/o vómitos, para que puedan aportárselo de otra manera hasta que estés en condiciones de alimentarte mejor.

Modificado por última vez enViernes, 24 Agosto 2012 08:54
volver arriba

or Cancelar