Menu

WEB-EMBARAZO.png

Primer trimestre - semana tras semana -

Primer trimestre - semana tras semana -

Nueve meses se toma un bebé para formarse y estar listo para llegar al mundo. Ese tiempo de gestación se divide a su vez en períodos de tres meses, en los que se van dando cambios específicos y de suma importancia para el desarrollo de la criatura.

La ginecóloga, obstetra y  colposcopista, Eva Carolina Fernández de Liranzo, afirma que la mayoría de las mujeres se enteran de su embarazo a la quinta o sexta semana, contadas a partir del primer día de la última menstruación. A pesar de que muchas se hacen pruebas no bien les falta el sangrado, la mayoría permiten un compás de espera de una semana, que es lo que se recomienda.

Primer trimestre

Un cuarto de las pacientes embarazadas, alrededor de las seis semanas, puede presentar un pequeño sangrado tipo manchado que, en la mayoría de los casos, no será importante, pero pudiera estar relacionado con una amenaza de aborto así como con un embarazo ectópico.

En esta etapa el óvulo al ser fertilizado por un espermatozoide, se divide por primera vez tan solo un día después de haber sido fecundado. La división continúa  durante los siguientes días y se forma una bola, llamadablastocito, que en los primeros cuatro días puede llegar a tener más de 100 células. A los cinco días, estas empiezan a separarse en dos grupos. El grupo de células del aro exterior formará la placenta que acogerá a la criatura. Las células del aro interior se convertirán en el embrión en sí mismo. Estas células interiores son las llamadascélulas madre, que tienen la extraordinaria capacidad de transformarse en más de 200 clases de células de cualquier parte del cuerpo, lo que hace que actualmente con estas se estén investigando y tratando múltiples enfermedades.

En la semana número uno del embarazo, el óvulo fertilizado desciende por las trompas de Falopio y llega hasta el útero; su refugio en los próximos nueve meses.

 A partir de la segunda semana del embarazo, se desarrolla lo que llamamosembrión, que tiene básicamente una cabeza, un tronco y una cola rizada. Empieza a desarrollar los cimientos de lo que serán sus órganos, sus rasgos y su sistema nervioso.

Aparecen dos pequeñas cavidades oculares y la formación de las orejas y los ojos entra en una fase primaria.
También se empieza a desarrollar el tubo neural, al descubierto, sin piel ni huesos que se convertirá en el cerebro, la médula espinal y el sistema nervioso y la columna vertebral.

La placenta, que es el órgano que nutrirá al feto en los próximos nueve meses, también se empieza a formar. El volumen de sangre aumenta en un 50%, para afrontar la demanda de oxígeno del ser que crece en el interior de la madre.

Con solo tres semanas de embarazo, el corazón es un grupo de células musculares aletargadas y diminutas, pero que a partir de los 22  días explota de vida. Por ahora, el corazón distribuirá el alimento y el oxígeno que el embrión necesita para crecer. El corazón del futuro bebé ya late y lo hace con una media de 150 pulsaciones por minuto. ¡Casi el doble que un adulto!

El embrión en la semana cuarta del embarazo tiene el tamaño aproximado de una habichuela y crece un milímetro al día. Los ojos empiezan a distinguirse como dos puntos negros. Empiezan a desarrollarse los bultitos que formarán más tarde los brazos y piernas. Además, en la cuarta semana ya habrá capas de tejido que formarán el rostro. Su diminuto corazón, formado ahora por una única cámara, va más rápido.

Durante la quinta semana de embarazo el feto multiplica por 40 su medida. El tubo neural, que más adelante se convertirá en la columna vertebral, junto con los nervios y la médula espinal. Ahora también están empezando a formarse una serie de capas de células, a partir de las cuales se desarrollarán todos los órganos.

El embrión cabría dentro de una nuez a las seis semanas de embarazo. Sus ojos están ahora más separados y la cabeza es enorme en comparación con el cuerpo, supone un tercio del cuerpo entero. Esta desproporción será la tendencia del pequeño incluso en sus primeros años de vida.

Alrededor de la séptima semana  de embarazo, el embrión se convierte en feto. En esta etapa, los tejidos y los órganos formados en la fase embrionaria maduran. La cola del embrión empieza a caer. El corazón late y el esqueleto adquiere forma. El bebé crecerá más del doble esta semana: medirá alrededor de un centímetro. La placenta sigue formándose y empezará a pasar nutrientes del cuerpo de la madre al del bebé y retirará sus productos de desecho. El cordón umbilical, la línea vital entre madre e hijo, empieza a crecer y a ensancharse.

Durante la octavasemana de embarazo, el feto mide entre 1,4 y 1,8 centímetros. Ya tiene párpados y labio superior. La nariz y las orejas se están empezando a formar. El cuerpo se está alargando, y pueden reconocerse lo que serán brazos y piernas, los órganos como el corazón y el hígado funcionan y siguen especializándose.

A los dos meses, el futuro hijo deja de ser un embrión para ser oficialmente un feto. Es entonces cuando la placenta asume la función de alimentarlo a través del cordón umbilical unido al útero.

En la  novena semana de embarazo, las costillas están creciendo en torno a los delicados órganos internos. Aparecen las rodillas y los codos. Los brazos, piernas y dedos se ven mejor. Empiezan a desarrollarse más que nunca y se forman las huellas digitales.

El sistema nervioso extiende sus conexiones por todo el cuerpo y realizará movimientos espasmódicos e involuntarios que el cerebro no controla todavía. En estos momentos mide unos 20 milímetros y pesa cerca de dos gramos.

Durante la décimasemana del embarazo,las uñas están creciendo. Los intestinos crecen y se colocan en su lugar. El feto empieza a preparase para digerir alimentos cuando nazca porque la glándula tiroidea, el páncreas y la vesícula comienzan a funcionar. El crecimiento del cerebro aumenta rápidamente: aproximadamente 250.000 nuevas neuronas se producen cada minuto.

Cerca de la undécima semana del embarazo, el feto empieza a generar sus propios glóbulos rojos.Además, comienza a producir orina, el principal componente del líquido amniótico.

En estas semanas la transformación es espectacular. El embrión ha aumentado cinco veces de tamaño, 200 células han tomado posiciones y algunos músculos y nervios se mueven. Tiene hígado, riñones y un estómago del tamaño de un grano de arroz.

Además, se empezará a escuchar el latido del corazón con más facilidad. Todavía mide seis centímetros y tiene unos 14 gramos de peso.

Modificado por última vez enLunes, 28 Octubre 2013 08:01
volver arriba

or Cancelar