Menu

WEB-EMBARAZO.png

Importancia de reconocer los cambios en el embarazo

En épocas anteriores cuando las mujeres estaban embarazadas, les mandaban reposo absoluto. Tenían que disminuir sus actividades cotidianas, porque la preñez se consideraba una enfermedad debido a que sentían fuertes dolores y malestares que impedían que siguieran sus rutinas, incluso después del parto.

 

Hoy, gracias a las investigaciones, las parejas cuentan con las informaciones necesarias para entender este proceso, aunque hay que tomar precauciones en los meses de espera. El Dr. Read en su libro Parto sin temor enseña y da informaciones de cómo tener un parto con menos dolor con técnicas de respiración y relajación profunda, que permiten a la mujer vivir el proceso con mayor conciencia y sin preocupación. Además se han  desarrollado programas de ejercicios físicos, para una buena salud emocional y física, tanto para las madres como para los bebés. Las emociones que experimentan las mujeres en gestación, tanto positivas como negativas, tienen incidencia en sus organismos. Estas pueden desencadenar cambios bioquímicos mediante el sistema endocrino que a través de la sangre afectan a los bebés. De ahí la importancia de que vivan este período con tranquilidad y alegría. Durante la gestación ocurren alteraciones psicológicas normales, debido a la adaptación y la incertidumbre que experimentan. Es importante que las conozcan para que aprendan a enfrentarlas adecuadamente.


Algunas mujeres presentan dificultades en su relación de pareja, el entorno familiar sufre cambios; por lo que es necesario hacer ajustes en todos los aspectos. Puede ser que experimenten una
fuerza interior que les impulse a realizar cosas que jamás harían normalmente. Se incrementa la emotividad, y el llanto aflora con facilidad ante cualquier situación que pudiera parecer insignificante.

 

Podemos dividir el proceso de embarazo por trimestres para diferenciar los cambios que se producen en cada uno:

 

Primero: aunque los cambios físicos son mínimos, pueden presentar trastornos tales como: cansancio, acidez (provocada por el aumento del útero y por causas psicológicas, que se pueden vincular a la incertidumbre). Las relaciones sexuales podrían disminuir por temor a dañar el embrión (lo que les causaría sentimientos de culpa); hay la conciencia de un nuevo ser que traerán al mundo. Además debido a los malestares que algunas presentan, tienden a rechazarlas. Los hombres deben tener paciencia y esperar a que superen esta condición.

Segundo: se producen cambios hormonales que afectan el temperamento, alterándolas con cambios de humor repentinos que inciden en la cotidianidad. Las gestantes tienden a buscar protección en las parejas o en las madres, por la necesidad que tienen de sentirse amadas. En la mitad del embarazo, ellas están más dispuestas a tener relaciones sexuales, sin embargo, los hombres debido a los movimientos fetales se inhiben; esto les genera sentimientos de rechazo.

Tercero: no duermen adecuadamente, debido al aumento de peso y la dificultad respiratoria por el tamaño del útero, estas alteraciones hacen que la sensibilidad se intensifique y se sientan vulnerables ante cualquier situación familiar que se presente. Algunas experimentan ansiedad, que puede tratarse con ejercicios de relajación. En la mayoría de los casos, aunque no hay una explicación biológica, reducen la actividad sexual por factores psicológicos, por la incomodidad y por falta de información. Sin embargo, esto varía de acuerdo con las experiencias
previas, la personalidad de cada mujer y la capacidad de comunicación entre la pareja.
¿Qué es lo más importante? El respeto y la comprensión de la pareja son indispensables para lograr un embarazo saludable. Es importante tener conocimiento de qué esperar en esta experiencia mutua, que con amor y dedicación está dando su fruto a la vida para cuidarle y guiarle en su desarrollo.

Los miedos, las dudas, las incomodidades son reales y naturales.  Lo importante es que la pareja establezca una comunicación lara y abierta. Si es necesario deben buscar ayuda de un profesional para que les acompañe durante ese tiempo y les ofrezca las informaciones imprescindibles para  de pareja y familiares dentro de un ambiente relajado, flexible, armonioso; que les brinde satisfacción, alegría y estabilidad emocional que resultará de gran beneficio para todos, especialmente para los recién nacidos.

 

LIC. LUZ MARINA CORTÁZAR U.

 

Modificado por última vez enMartes, 18 Junio 2013 09:54
volver arriba

or Cancelar