Menu

WEB-_Nutricion.png

Madres: ¿Cómo hacer que sus niños coman de forma saludable?

Madres: ¿Cómo hacer que sus niños coman de forma saludable?

4.jpg

Si hay algo que escucho día tras día en boca de mis clientas que son madres es que quisieran que sus hijos coman de forma más saludable —llámese: que consuman frutas y vegetales—. Y esa preocupación de estas madres es muy válida, pues crear buenos hábitos alimenticios desde chiquiticos es importantísimo; a esa edad todavía tenemos el paladar curioso, y podemos descubrir y adoptar sabores y texturas nuevas.

Escuché por ahí una frase que habla por mil: “Si tú no te lo comes, ¿para qué se lo das a tus hijos?”. Así que, si una madre se cuida porque quiere lo mejor para sí misma y por eso no consume papitas fritas, funditas ni frituras, ¿por qué la acepta en la alimentación de sus hijos? Con esto no estoy diciendo que los niños no puedan darse sus pastelitos y quipes de vez en cuando, sino que todo es cuestión de equilibrio —algo que las madres saludables ya saben—.

No tengo hijos todavía, pero sí he trabajado con muchas madres y nanas en talleres abiertos y privados en sus casas, personalizando los menús de la familia. Aparte de eso, estoy al tanto en redes sociales de las cuentas de madres que llevan un estilo de vida saludable —una que me encanta es @verdeyrebelde, de Rebecca Eisenmann—. Por estas dos situaciones, he aprendido mucho sobre cómo ayudar a los niños a llenar sus tanquecitos con la mejor gasolina posible.

Por eso, en este mes, quiero compartir algunos consejos para mejorar la pirámide alimenticia de los niños.

[1] HAY QUE AGREGAR SABOR

“Saludable” no quiere decir “aburrido”. ¡Lo saludable no tiene nada de desabrido! La idea es comer bien, pero rico, y más para atraer el gusto de los niños. No hay que sentirse mal si para que se coman los vegetales hay que agregar un poco más de queso, de mantequilla o de aceite de oliva al plato. ¡Hay que recordar que son niños! Un chiquito quizás no coma brócoli al vapor solito, pero quizá agregando especias, un poquito de queso y otros alimentos sanos, sí decida comerlo. Hay que intentar ser creativos y cambiar las cosas, añadiendo estos alimentos verdes al día a día del niño.

 

[2] QUE TENGAN EL CONTROL

Hablando de la cuenta @verdeyrebelde, me gusta que Rebecca le coloca alimentos en la mesa a su bebé de casi un añito, y la misma beba los manipula y los prueba. Si la madre ve que no les gustan, se los cambia y continúa con otros, como la batata, el aguacate y la zanahoria. Eso es darles el control de la selección de los alimentos, hasta un punto. Si ya son niños más grandes, es hasta posible cocinar con ellos. Se les puede sacar ingredientes como guineo, chocolate negro y harina de almendras, y animarlos a preparar sus propios bizcochitos. Con acciones como esa, ellos mismos tendrían el control de elegir y preparar sus alimentos, y así aprenderán a usar estos ingredientes en su día a día.

[3] CAMBIAR EL FORMATO AYUDA

¿Por qué picar piña todos los días en cubitos si se puede picar en forma de estrellas y corazones? ¿O añadirla en pinchos de frutas variadas? Todo está en cambiar el chip y ponerse creativo. Me encantó como una de mis seguidoras compró varios de nuestros jugos prensados en frío y los congeló, creando paletas de helado saludable para tener en la nevera. Así como los adultos se cansan de la rutina, de lo mismo, los niños también.

76691bed-7083-4299-bbef-4138dcf8236d

[4] HAY QUE INVOLUCRARLOS

Una de las mejores técnicas para hacer que los niños lleven un estilo de vida más saludable es hacer que ellos formen parte de la selección de alimentos desde su primer paso. Por eso, es conveniente llevarlos a los supermercados, y explicarles los beneficios de todo lo que se está comprando para la familia. Por ejemplo, al pasar por el pasillo de las frutas y los vegetales, el niño puede ayudar a escogerlos; a medida que lo hace, la madre puede ir contándole cómo le ayuda a su organismo. “Este brócoli verde te va a poner fuerte como el Hulk” o “Con esta zanahoria vas a tener la vista como Iron Man” pueden ayudar a explicarles, en su idioma, la importancia detrás de cada alimento. Si son un poco más grandes, pueden ayudar a desempacar y organizar los alimentos en casa; al momento de hacer una receta, pueden ayudar a cortar y lavar los ingredientes. La lógica detrás de esto es simple: al involucrar a los niños en el proceso de la selección y preparación de los alimentos, es mucho más probable que quieran probar el resultado.

Para quienes se animen a preparar recetas en casa con sus hijos, pueden entrar a mi sección de RECETAS, donde encontrarán muchas aptas para niños, que pueden hacer juntos.

Modificado por última vez enMartes, 07 Junio 2016 10:31
volver arriba

or Cancelar