Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 33145
Menu

WEB-_Nutricion.png

Brownie de corazón

Brownie de corazón

Dulces de: Little Desserts

Fotografía: Claudia Veras 

Para el brownie:

  • 250 g mantequilla sin sal
  • 140 g chocolate de cobertura (60% por lo menos)
  • 4 huevos
  • 225 g azúcar
  • 120 g harina
  • 100 g nueces (opcional)

Para la cobertura:

  • Yo utilicé 50 g chocolate negro + 50 g chocolate blanco. Pero podéis utilizar el chocolate que os apetezca, incluso darle un toque de sabor diferente con las coberturas de chocolate de colores y sabores como las que tenemos en la tienda.

Para la decoración:

  • Lo mismo. Yo utilicé glasa roja, pero puede ser cualquier tipo de chocolate o candy melts, bolitas de colores…

Empezamos precalentando el horno a 180ºC, con calor arriba y abajo y la bandeja a media altura. Engrasamos y enharinamos un poco nuestro molde, en mi caso uno cuadrado de 24×24 cm.

Derretimos la mantequilla en el microondas o al baño María, con cuidado de que no se nos queme. Cuando la mantequilla esté derretida, vamos añadiendo el chocolate hasta que se funda por completo. Si no terminan de deshacerse los trocitos, metemos en el micro de 15 en 15 segundos hasta que quede una mezcla lisa.

A continuación, en un bol grande batimos el azúcar y los huevos, sólo hasta que se mezclen, sin añadir mucho aire. Esto es importante, porque a diferencia de los bizcochos, en un brownie no queremos que la masa suba.

Añadimos la mezcla de mantequilla y chocolate fundido (cuando ya esté un poco templada) y removemos bien. Agregamos la harina y mezclamos hasta que se integre.

Vertemos nuestra mezcla en el molde que habíamos preparado y horneamos durante unos 30 minutos (ya sabéis, si queremos que quede más jugoso como en la receta normal, entre 20 y 25 minutos). Lo sacamos y lo dejamos enfriar. De nuevo, si no vamos a hacer ninguna forma, lo ideal es servirlo calentito con una bola de helado o nata montada. Cuando esté frío, cogemos nuestro cortador y vamos cortando aprovechando al máximo el espacio. Nos comemos los restos para no dejar pruebas.

Derretimos el chocolate que hayamos elegido en el micro y cubrimos nuestros corazones. Cuando el chocolate se haya endurecido, terminamos con la decoración que nos guste más.

volver arriba

or Cancelar