Menu

WEB-pre-escolar.png

Prev Next
Conjuntivitis infantil

Conjuntivitis infantil

La conjuntivitis es una infección o irritación ocular común y leve. Está causada por gérmenes (conjuntivitis infecciosa) y a menudo aparece cuando se tiene un resfriado o una infección de oídos. La conjuntivitis es una infección o irritación ocular ...

Berrinches. 2 años la edad de los desafíos y berrinches

Berrinches. 2 años la edad de los desafíos y berrinches

Berrinches de niños Es cierto que la edad de los berrinches se presenta entre los 2 y los 4 años y resulta ser una etapa imposible de evitar para toda madre o padre. Sin embargo, visto desde la óptica de la construcción de la psiquis de los niños,&n...

El Trastorno de Ansiedad por Separación en los niños

El Trastorno de Ansiedad por Separación en los niños

La ansiedad ante la separación de los padres es muy frecuente durante la infancia. Puede iniciarse ya a los 6 meses de edad, pero es sobre todo a partir de los 2 años, cuando el miedo se intensifica en el niño. Pero cuando la ansiedad es de...

Trastorno de pánico en menores

Trastorno de pánico en menores

Por desgracia, y como ya vamos sabiendo cada vez más, los menores no están a salvo de los trastornos y problemas psicológicos, y entre ellos, hoy hablaremos del trastorno de pánico. Definición y síntomas del trastorno de pánico   El trastorno...

¿Cómo podemos mejorar la capacidad de atención de nuestros hijos?

¿Cómo podemos mejorar la capacidad de atención de nuestros hijos?

Mejorar la capacidad de atención: Desarrollar la capacidad de atención en los niños es fundamental para prevenir o evitar dificultades fururas. La atención se puede reforzar desde temprana edad con diferentes estímulos, actividades, f...

El Trastorno de Ansiedad por Separación en los niños

El Trastorno de Ansiedad por Separación en los niños

La ansiedad ante la separación de los padres es muy frecuente durante la infancia. Puede iniciarse ya a los 6 meses de edad, pero es sobre todo a partir de los 2 años, cuando el miedo se intensifica en el niño. Pero cuando la ansiedad es desproporcionada es cuando podemos hablar de trastorno de ansiedad por separación.

 

Qué es el Trastorno de Ansiedad por separación

El porcentaje ronda el 4 % de los niños y preadolescentes que lo sufren y se da en mayor proporción en las niñas.  Para que se diagnostique como tal se deben cumplir los siguientes requisitos:

–          Que el niño manifieste una ansiedad elevada ante la separación, o anticipación de dicha separación, de los padres o las figuras de apego más importantes para él.

–          Que además tenga otros síntomas como: malestar excesivo, quejas de dolores y molestias, preocupación persistente, negativa a ir al colegio, negativa a estar solo o irse a dormir solo…

–          Incapacita al niño en su normal desarrollo y actividad.

 

Qué lo causa

 

Como muchos otros problemas de índole psicológica, son varios los factores que confluyen para posibilitar este trastorno:

Cierta preparación biológica que influye en el miedo a ser separado de los padres.

–          Ausencia de separaciones breves previas, que justifica la falta de habituación del niño.

–          Un apego excesivo y refuerzo por parte de los padres de conductas de dependencia, sobreprotección.

–          Sucesos vitales estresantes para el niño pueden favorecer su desencadenamiento, como iniciar el colegio, nacimiento de un hermano, muerte de un familiar, separación de padres, etc.

Para su diagnóstico, necesita ser evaluado y confirmado por un psicólogo, que utilizará distintas pruebas para ello: observación conductual, entrevistas, escalas de estimación, inventario, cuestionarios, etc.

 

Qué se puede hacer ante el Trastorno de Ansiedad por Separación

 

Los trastornos de ansiedad incapacitan a las personas, por lo que es conveniente que intervenga un psicólogo cuanto antes a edades tempranas. ¿Qué tipo de tratamiento realiza un psicólogo en estos casos? Está claro que dependerá de cada caso en particular, pero lo más completo es utilizar terapia cognitivo-conductual:

–          Terapia cognitiva: uso de técnicas para fomentar el autocontrol, como son el entrenamiento en autoinstrucciones (verbalizaciones internas más apropiadas para afrontar la ansiedad), el autorrefuerzo o las técnicas de relajación. También el manejo de contingencias (situaciones o estímulos desencadenantes de la ansiedad), a través por ejemplo de los programas de intervención familiar.

–          Terapia conductual: desensibilización sistemática o exposición gradual a las situaciones, procedimientos para incrementar las conductas de independencia,

 

Consejos para los padres ante este trastorno de ansiedad

 

–          Lo primero y fundamental, si observáis que el niño lo pasa muy mal ante vuestra separación y que esto le limita y le ocasiona un trastorno en su ritmo cotidiano, es hora de perder el miedo y acudir a un psicólogo que evalúe el caso y que os ofrezca soluciones.

–          Lo segundo, si queréis prevenir antes de actuar, conviene que al niño le acostumbréis desde pequeño, con periodos cortos, por ejemplo los de la guardería o dejándolo con los abuelos. De esta forma comienza a comprender que esos periodos son necesarios y son limitados, no desaparecéis, sino que es un tiempo y luego los recogéis.

–          Intentar educar en la autonomía, evitando la excesiva sobreprotección y reforzar las conductas de dependencia. Dejar que intente hacer las cosas por sí mismo, aunque sepáis que lo va a hacer mal, también es necesario cometer errores y aprender de ellos. Al igual que si consigue hacer bien las cosas y encima se lo reconocéis, conseguís aumentar su autoestima, y eso sí es importante en su educación.

 

volver arriba

or Cancelar