Menu

WEB-pre-escolar.png

Prev Next
Todo lo que hay que saber sobre la otitis de las piscinas

Todo lo que hay que saber sobre la otitis de las piscinas

Son tiempos de vacaciones, pero también de ciertas amenazas.   Las altas temperaturas han aparecido antes incluso que la llegada oficial del verano. Son tiempos de vacaciones, pero también de ciertas amenazas. Los oídos se exponen a agentes ag...

La importancia de la respiración en el habla

La importancia de la respiración en el habla

Es muy común dentro de la terapia del habla, la práctica de los ejercicios de respiración para la reeducación o rehabilitación de ciertas alteraciones que el niño pudiera presentar, como es el caso de la dislalia, la disartria, la tartamudez, las a...

Nacimiento del segundo hijo

Nacimiento del segundo hijo

Luego de las transformaciones que experimenta una pareja con el nacimiento del primer hijo, encuentran nuevas formas de organizarse, comunicarse, adaptarse a los cambios que dicha etapa conlleva, lo que, a su vez, capacita a los padres a enfrentaro...

Construyendo una Autoestima Sana

Construyendo una Autoestima Sana

A menudo escuchamos sobre la autoestima, sobre como es beneficioso para los niños y niñas el tener una autoestima alta. Pero al fin y al cabo, ¿de dónde viene? ¿Cómo se construye? Y más que nada, si es tan importante, ¿Cómo podemos ayudar a nuestro...

El objetivo del «mindfulness» en niños es reducir el estrés académico y emocional

El objetivo del «mindfulness» en niños es reducir el estrés académico y emocional

Lissi Sánchez, directora y docente en el Arte de la Realidad, detalla las ventajas de esta práctica en el entorno escolar. La aplicación de la práctica de «mindfulness» en el entorno educativo es una iniciativa que está captando el interés de muchos...

Construyendo una Autoestima Sana

A menudo escuchamos sobre la autoestima, sobre como es beneficioso para los niños y niñas el tener una autoestima alta. Pero al fin y al cabo, ¿de dónde viene? ¿Cómo se construye? Y más que nada, si es tan importante, ¿Cómo podemos ayudar a nuestros chicos y chicas a mejorar su autoestima?

La autoestima es el valor que alguien se da a sí mismo. Constituye el apreciarse y amarse, con las virtudes y los defectos propios de la personalidad.

El contexto donde vivimos ejerce una gran influencia en nuestras vidas, y más aun cuando se trata de los más pequeños. El entorno que nos rodea es vital para nuestro desarrollo, por lo que es importante tener en cuenta que este sea sano y ejerza una influencia positiva sobre nosotros.

Los padres son la influencia más importante en la vida de los niños, pues es a través de las experiencias vividas en el contexto familiar que estos adquieren una manera particular de ver el mundo. La crianza ayuda a forjar la personalidad del niño, por lo que podemos decir con certeza que es en la familia donde se origina la autoestima.

La autoestima se forma a partir de las experiencias de vida que tenemos con las demás personas, empezando por nuestra infancia. Cuando somos pequeños aprendemos a relacionarnos y a manejar nuestras emociones a través de lo que nos enseñan nuestros progenitores. Es a partir de sus enseñanzas que conocemos nuestras emociones, y que se empieza a formar en nosotros nuestro propio autoconcepto. Un niño o niña que crece en un entorno donde experimenta abuso, donde sus padres invalidan sus sentimientos y le hacen sentir inferior, va a crecer con una autoestima muy pobre, ya que no sentirá que es una persona valiosa ni que vale la pena.

La manera en que los padres interactúan con sus pequeños, las creencias que les transmiten, como se comunican con ellos…todo esto ayuda a formar el autoconcepto o autoestima. A través del comportamiento los infantes reflejan lo que sus progenitores piensan de él o ella.

Sin embargo, es importante destacar que el resto del entorno también afecta el desarrollo de la autoestima, pues cada experiencia vivida contribuye a la formación de la personalidad, por lo que las interacciones en lugares como la escuela, iglesia, centro de cuidado, etc. también ejercen poder sobre el autoconcepto. La manera en que los padres, maestros, y demás figuras de autoridad tratan a los niños/as es determinante en que como ellos se tratan a sí mismos.

A su vez la autoestima influye en todos los aspectos de la vida de una persona, desde la toma de decisiones hasta la manera en que se viste. Esta afecta como una persona se desenvuelve en su vida diaria, dicta como actúa en diversas situaciones y como se relaciona con los demás.

Tener una buena autoestima es importante pues es a partir de esta que los niños se creen más capaces de tener grandes logros, se esfuerzan más, tienen pensamientos y actitudes positivas. Una autoestima alta implica que sea menos probable que se rindan ante las adversidades, y que puedan manejar mejor las frustraciones. Además de que les ayudará a construir relaciones sanas, a tener más felicidad y estabilidad emocional en sus vidas.

La autoestima alta ayuda a tomar mejores decisiones, impulsa al cambio pues brinda confianza y permite arriesgarse con nuevas experiencias. Una persona con buena autoestima se acepta tal y como es, se siente confiado ante los retos que le presenta la vida, y más que nada es capaz de luchar por sus sueños.

Sin embargo, alguien con baja autoestima se rinde fácilmente ante las frustraciones y dificultades que la vida le presenta, no se siente capaz de seguir adelante, se muestra desmotivado, tampoco se cree valioso o atractivo ya que no posee un concepto positivo de sí mismo.

En dicho caso, ¿Cuáles son algunas de las cosas que pueden hacer los padres para mejorar la autoestima de sus hijos/as?

-Celebrar los logros de sus pequeños.

-Reforzar las conductas positivas.

-Elogiarles cuando se lo merecen.

-Motivarles a seguir adelante e intentarlo de nuevo cuando se equivocan.

-Fomentarles independencia con responsabilidades adecuadas a su edad.

-Invitarles a tomar parte en las decisiones familiares y escuchando sus opiniones.

- Permitiéndoles que se expresen, y apreciando sus puntos de vista

Lo más importante a la hora de ayudar a construir una autoestima saludable es transmitirle a los niños/as sentimientos de confianza, seguridad, positividad y amor. En la medida en que los estos se sientan más seguros a la hora de compartir sus sentimientos, y crean que son valiosos tal y como son, tendrán un mejor autoconcepto que los ayudara a enfrentarse de manera sana ante las diversas dificultades que la vida les pueda presentar.

Trabajemos con nuestros chicos y chicas para ayudarles a construir una autoestima sana que les ayude a seguir adelante, a ser independientes y poder lograr alcanzar sus metas siempre con la frente en alto.

Lic. Nadia Coradín

Psicóloga Clínica Infanto-Juvenil M.A.

Centro Vida y Familia Ana Simó

Imagen tomada de: www.bezzia.com

Leer más ...

Niños inseguros: Claves para incrementar la seguridad en sí mismo del niño

Niños inseguros: Marta y Clara entrenan para el equipo de natación. Ambas son muy buenas y han entrenado muy duro para la competición. El día ha llegado y Marta está muy nerviosa, tanto que ha perdido la concentración y seguridad en sí misma, empieza a imaginarse lo peor. Al final de la jornada, Clara obtiene una medalla que luce con orgullo. Marta se va sin nada y con una sensación interna de fracaso.

El siguiente ejemplo nos ilustra la gran importancia que tiene en los niños la seguridad en sí mismos.

Un niño seguro de sí mismo es aquel que se conoce bien y confía en sus propias emociones, en sus deseos, en sus habilidades y talentos.

No significa que no lo pase mal en momentos de tensión o que cometa menos errores que los demás, la seguridad en uno mismo implica conocer los propios límites y aun así seguir avanzando sin que los obstáculos o dificultades de la vida lo impidan.

No confundamos la seguridad en sí mismo con la arrogancia y la egolatría. Un niño seguro no se burla de los demás o intenta restregar a los demás sus éxitos; no se jacta de sus cualidades, ni las aprovecha para dominar a los demás.

Un niño seguro de sí mismo, es un niño con fortaleza interna, que va afrontando la vida con serenidad y equilibrio.

Un niño no nace siendo seguro, todo lo contrario, la seguridad en sí mismo se va cultivando desde los primeros años de vida y somos los padres o sus principales figuras de referencia quienes a través de lo que le decimos, de lo que pensamos de él y de cómo actuamos que vamos dejando una huella y vamos ofreciendo seguridad o, por el contrario, desconfianza e inseguridad.

Un niño es seguro, cuando ha recibido la seguridad de sus padres. Un niño aprende a confiar en el mundo, cuando ha recibido confianza en el hogar.

Ya que como padres somos un factor tan determinante en la construcción de la seguridad y la confianza, Paola Santagostino en su libro “Un niño seguro de sí mismo” nos revela algunas claves a tomar en cuenta.

 Niños inseguros: Factores clave para potenciar la seguridad en sí mismo en tu hijo:

Niños inseguros

Autoestima.

La autoestima es la valoración que hacemos de nosotros mismos, por lo tanto la autoestima es la base de la seguridad de sí mismo del niño. La autoestima se construye inicialmente a partir de los juicios que se formulan sobre nosotros. Por ello, es tan importante recalcar las cualidades del niño y sus potencialidades ¡y decirlo en voz alta!

Cariño.

Es la capacidad de demostrar con nuestro cuerpo y nuestras emociones que son amados, valorados y aceptados en el hogar, por quienes son, no por lo que hacen o logran. Significa estar disponibles e interesarse genuinamente por su bienestar o que consigan lo que se propongan. Para que un niño se sienta querido en verdad tenemos que hablar su propio idioma y comprender cuáles son sus necesidades de afecto, no las nuestras.

Aprendiendo de los errores.

Los niños aprenden de sus éxitos, pero aprenden más de sus fracasos. A través de sus errores y frustraciones, los niños aprenden a integrar las equivocaciones como parte de la vida y parte de su aprendizaje, no como motivos para derrumbarse o infravalorarse. Los padres que quieren enseñar a sus hijos a tener seguridad en sí mismos, permiten que sus hijos comentan errores y están cercanos para prestar apoyo, cuando lo necesiten.

Fuera el perfeccionismo.

Una valoración excesivamente severa de los errores del niño provoca también el miedo a equivocarse, ligado con frecuencia a un exceso de perfeccionismo, que resulta paralizante. Si el niño no toma iniciativas por miedo al fracaso, está limitando sus experiencias y por lo tanto, el desarrollo de su capacidad.

Descubriendo sus talentos naturales.

 Todas las personas tenemos una serie de habilidades y dotes naturales que nos hacen ser únicos y especiales. Algunos talentos son muy evidentes, mientras que otros hay que escarbar mucho para encontrarlos o pulirlos, pero cuando son descubiertos y cultivados incrementa enormemente el sentimiento de capacidad y del valor en el niño.

Visión del mundo como un lugar seguro.

Para sentirse seguro el niño necesita tener una sensación de encontrarse en un ambiente que le ofrece oportunidades creativas y positivas, con obstáculos que pueda aprender a resolver y superar. Por ello, es importante que como padres trasmitamos una percepción tranquilizadora del mundo, de forma  que pueda relacionarse con su entorno con confianza y con curiosidad, evitando así que perciba el mundo sólo como un sitio  lleno de peligros y amenazas en potencia.

Niños inseguros: Superar los problemas específicos.

A veces los niños presentan problemas específicos como timidez, torpeza, obesidad, rechazo por su aspecto físico. Antes de criticar, aumentar o minimizar dicho problema, tendríamos que intentar explorar las motivaciones de fondo. El primer paso sería aceptar al niño tal como es, para que a su vez, él pueda aceptarse a sí mismo también.

Niños ( y padres) reales, no ideales.

A veces esperamos demasiado de nuestros hijos o bien queremos que crezcan según nuestros modelos o que desarrollen alguna habilidad que nosotros consideramos muy recomendable. Pero nuestros hijos, no siempre responden con nuestros ideales. Por ello, debemos considerar al niño, incluso desde pequeño, como un individuo en sí mismo, con sus propias características y respetarlo.

Por último, también como padres perseguimos un ideal, que nunca terminaremos de alcanzar, pues nos equivocamos muchas veces, perdemos la paciencia, nos cansamos, es inevitable.

Reconocer que somos padres felizmente imperfectos es muy tranquilizador tanto para nosotros, como para nuestros hijos.

 

© Niños inseguros. Claves para incrementar la seguridad en sí mismo del niño. Escuela de padres. Educapeques

Leer más ...

El papel de la familia en la autoestima del niño

La autoestima

La autoestima es la valoración que cada persona hace de sí misma, la propia estima. La autoestima está estrechamente unida al autoconcepto y la autoaceptación, ser capaz de conocerse, tener una imagen adaptada de uno mismo y ser capaz de aceptar esa imagen tal y como es, son las bases para que uno se estime a sí mismo.

¿Cómo se forma la autoestima?

Nadie nace con alta o baja autoestima. La autoestima es el resultado de un proceso de construcción personal, donde cada cual va forjando una valoración hacía su persona. Esta valoración es una construcción social, cada uno se construye su propia imagen en el seno de una sociedad, las primeras informaciones, y a la vez, las más importantes sobre uno mismo, son las que se reciben de los demás. Por lo tanto en la formación de la autoestima tenemos los siguientes pilares básicos:

La opinión que tienen los demás sobre la persona.

Cómo interpreta la persona esas opiniones.

Cómo se siente con esas opiniones sobre sí mismo.

La formación de la autoestima tiene como períodos cruciales la infancia y la adolescencia. Es en estos momentos cuando se moldea la propia imagen. En un primer momento, las opiniones externas más influyentes vienen a ser las de la familia, y más adelante será el grupo de iguales.

El papel de la familia en la autoestima del niño

El papel de la familia en la formación de la autoestima, es un papel clave y determinante. La opinión de la familia va a ser la primera opinión sobre la que el niño o la niña construyan la opinión sobre sí mismo. Las actitudes de la familia serán determinantes en la aceptación o no aceptación de esta imagen, así como en la forma de interpretarla y en cómo se sienta con la misma.

La familia será la base para alimentar y nutrir la autoestima de los niños y las niñas, con estas bases en un futuro podrán hacer interpretaciones más realistas y no dejar que opiniones ajenas dañen su autoestima.

Es una obligación de las familias prestar atención al desarrollo de la autoestima del niño/a.

Trucos para favorecer el desarrollo de la autoestima

Dale una imagen acertada y realista de sí mismo, es fundamental que el niño desarrolle un autoconceptoajustado y realista. Dile las cosas como son, no se trata de ocultar defectos y realzar virtudes, sino de reconocer como somos. En este sentido sirve de ejemplo y reconoce como eres con tus fallos y con tus virtudes.

El segundo paso es la aceptación. Educa al niño/a para que se acepte a sí mismo. Es fundamental que sea capaz de aceptar sus errores, nadie es perfecto y al igual que aceptamos a los demás con sus fallos, debemos aprender a aceptarnos a nosotros mismos. En este sentido empezaremos por aceptar al niño/a tal y como es, sin pretender que sea de otra manera, de este modo ellos se aceptaran también.

Cuidado con nuestros comentarios, es muy importante evitar etiquetar, juzgar o criticar. Puesto que con estas conductas el mensaje que enviamos al niño/a es de la no aceptación.

El tercer paso es desarrollar su autoestima. Es importante enseñar al niño/a a valorarse a sí mismo, a quererse, para ello debemos hacerle ver que es digno de estima.

Cuida las interpretaciones que hace el niño/a de las opiniones de los demás sobre su persona.

Presta atención a cómo se siente el niño/a con estas opiniones.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

or Cancelar