Menu

WEB-pre-escolar.png

La buena alimentación comienza en el desayuno

La buena alimentación comienza en el desayuno

¿Sabes si tus hijos se alimentan correctamente en la escuela? Lo más importante en la infancia son los alimentos con buenos niveles de nutrientes, ya que ayudan a un mejor crecimiento y desarrollo óptimo.

Los padres deben entender que después de dormir los niveles de energía son bajos, debido a que el organismo lleva aproximadamente 8-10 horas sin alimentarse. Todos los niños deben desayunarse antes de ir a la escuela y tener sus horarios de meriendas.

Es recomendables que los niños desayunen leche, yogurt u otros lácteos, cereales (ya sean galletas, tostadas, cornflakes etc.), frutas o jugo de frutas, mermelada o miel, jamón o queso. Muchos doctores recomiendan que los desayunos y las meriendas sean preparados en la casa para que sean lo más nutritivas y equilibradas posibles, evitando exageración con azúcar, grasa y sal.

El desayuno ayuda a enfrentar las tareas difíciles del día, aporta nutrientes esenciales como el calcio, necesario para el fortalecimiento de los huesos, vitamina c que ayuda para las defensas, ya que los niños viven expuestos a muchas bacterias, también aporta las fibras necesarias para combatir el estreñimiento.

Ya estamos en época de preparar las meriendas de la escuela, es imprescindible:

• Preparar alimentos que sean fáciles de manejar para el niño.

• La merienda de media mañana debe ser liviana pero con todos los nutrientes que necesitan los niños para desempeñar sus actividades.

• Lavar todos los alimentos antes de prepararlos.

• No poner dulces, bebidas gaseosas o endulzadas en las loncheras.

• Incluya alimentos ricos en vitamina c todos los días. Como la mandarina,

las fresas, las chinas, las cuales facilitan al niño ingerirlas, el jugo debe ser natural.

• Otras fuentes de hierro son las pasas y las ciruelas, los vegetales verde oscuro, el brócoli, y las espinacas contienen vitamina A. Las zanahorias, habichuelas y el mango también contienen vitamina A.

• Variar los alimentos durante la semana.

• Hacer las meriendas atractivas para el niño.

Guía de alimentos:

Cereales y sus derivados / Batatas y legumbres: estos alimentos contienen hidratos de carbono. Los cereales y las legumbres son además fuentes de proteínas, vitaminas, minerales y fibras.

Alimentos grasos: aceites, mantequillas, margarina. Se deben consumir con moderación tratando de que los niños los ingieran lo menos posible.

Frutas y hortalizas: estos alimentos contienen mucha agua y una fuente excelente de fibras, vitamina C, ácido fólico y minerales como el magnesio y el potasio.

Leche y sus derivados: aportan proteínas, calcio y vitaminas. 

Pescado, huevos y carnes: son una fuente importante de proteína. Los pescados contiene omega 3 que ayudan a proteger los vasos sanguíneos y el corazón.

Este artículo llega gracias a

Nesquik-Logo

Modificado por última vez enMiércoles, 10 Septiembre 2014 08:43
volver arriba

or Cancelar