Menu

WEB-pre-escolar.png

La importancia de la respiración en el habla

La importancia de la respiración en el habla

Es muy común dentro de la terapia del habla, la práctica de los ejercicios de respiración para la reeducación o rehabilitación de ciertas alteraciones que el niño pudiera presentar, como es el caso de la dislalia, la disartria, la tartamudez, las alteraciones de la voz y otras.

Los ejercicios tienen como objetivo instaurar una adecuada respiración diafragmática, marcando los tres tiempos respiratorios: inspiración, pausa y espiración, con el propósito de reproducir sonidos y pronunciar palabras con una adecuada articulación de las mismas, consiguiendo además todos los beneficios que aporta una correcta respiración.

Un alto porcentaje de niños con dislalia (dificultad en articular ciertos sonidos), presentan patrones respiratorios inadecuados. Hay niños que por diferentes motivos son respiradores orales, es decir la respiración la hacen a través de la boca, en lugar de hacerla por la nariz. Entre las causas que originan la respiración oral pueden ser orgánicas o funcionales. Entre las orgánicas, las más frecuentes son: adenoides, desviaciones del tabique nasal, etc… Entre las funcionales, las más comunes son: resfriados con obstrucción nasal frecuentes, las alergias, inflamación de la mucosa.

Cuando hay algún tipo de obstrucción en las fosas nasales, el niño tiene que respirar con la boca abierta. Para determinar la causa que origina que el niño respire por la boca, es conveniente que sea visto por un pediatra. Si no hay ningún obstáculo, tiene un mal hábito que debe solucionarse, por lo que es fundamental readaptar el mecanismo respiratorio del niño, para que no surjan otras complicaciones.

Entonces, ¿Cuál es la forma correcta de respirar? La adecuada respiración debe ser diafragmática, profunda, prácticamente nasal, lenta y rítmica. La respiración diafragmática es la considerada fisiológicamente correcta. En esta respiración  interviene la zona costal inferior y el diafragma. Durante la inspiración o cuando se coge aire se produce la expansión de costillas lateral y dorsal e igualmente la expansión frontal del abdomen. Al espirar o al soltar el aire vuelven a posición de reposo los músculos abdominales y se cierran las costillas. Cuando le explico al niño como se respira correctamente le muestro a que observe y toque como se infla el abdomen cuando inspiramos y como se desinfla cuando sacamos todo el aire.

El aprendizaje de la respiración es un proceso lento en el que se va incorporando una técnica respiratoria correcta, con la ayuda constante del terapeuta del habla. Siempre hago énfasis en que al principio les va a costar un poquito más recordar el patrón respiratorio correcto, principalmente en pacientes con tartamudez, pero luego poco a poco cuando sean constantes con los ejercicios que deben de realizar en casa, esta se irá adaptando fácilmente.

¿Cómo hacer los ejercicios de respiración?

En posición de acostado o sentado, se realiza una inspiración suave por la nariz y sin ruido, retener el aire durante unos segundos (apnea), y espirar por la boca poniéndola en posición de /u/. Repetir el ejercicio 3 o 4 veces y realizarlo 2 o 3 veces al día. Es importante recordarles siempre que no se debe elevar el pecho,  ni los hombros, ni poner tensión en la mandíbula o cuello.

Para conseguir una respiración diafragmática existen diferentes ejercicios que se adaptan a cada niño, los cuales deben ser dirigidos por un terapeuta. No obstante, los padres en casa pueden hacer siempre por medio del juego algunos ejercicios de respiración. Los ejercicios de respiración suelen ser aburridos para el niño, por lo que hay que realizarlos por medio del juego (por ejemplo, imaginar que se huele una flor, con imágenes, etc.), para que el niño no pierda el interés.

Un aspecto clave es el soplo, el cual está unido a la respiración. Es importante hacer bien los ejercicios de respiración para realizar bien el soplo,  ya que favorecen la musculatura que interviene en el proceso del habla; en definitiva facilitan la articulación correcta de las palabras.

El soplo se puede trabajar por medio de distintos materiales siempre recordándole al niño que el aire se coge por la nariz y se suelta por la boca. Por medio del juego estaremos ayudando al niño a ejercitar el soplo y reforzar la respiración de manera lúdica y dinámica, siendo una situación ideal para comunicarnos con el niño. Se pueden hacer a diferente ritmo, también se puede modificar la distancia de los objetos que queremos que el niño sople.

Algunos recursos que se pueden utilizar para trabajar el soplo:

  • Inflar globos.
  • Soplar burbujas
  • Mover con un sorbete bolitas de papel, hacer carreras,  etc.
  • En un vaso de agua soplar con un sorbete agua y jabón.
  • Con una vela (mover la llama de una vela a diferentes distancias, que sople la llama de la vela lentamente sin apagarla, apagar la llama de una vela…)
  • Instrumentos musicales (flauta, trompeta)

Si desde pequeños se nos enseñara a como respirar correctamente, nos ahorraríamos una serie de problemas como adultos, por lo que es importante resaltar que estas técnicas no solamente ayudaran al niño a articular mejor las palabras, sino también que se beneficiaran de otros aspectos como eliminar tensión, superación del temor, preocupaciones, etc. Muchas veces estos ejercicios los acompaño con técnicas de relajación en caso de pacientes con tartamudez o pacientes que lo ameriten, los cuales complementan el proceso terapéutico.

Mabell Vargas

Psicóloga clínica, especialista en terapia de habla y lenguaje.

Centro Vida y Familia Ana Simó

Imagen tomada de: www.siempre-lindas.cl

volver arriba

or Cancelar