Menu

Aldea SOS

Luego del Huracán David, en la década de los 70’s, vivió nuestro país uno de los más altos índices de orfandad registrados. Para hacer frente a esta realidad, y ofrecer un hogar a esos niños cuyas familias habían perecido con la tragedia, nace en 1979 Aldeas Infantiles SOS República Dominicana.

La labor de Aldeas Infantiles SOS consiste en brindar un refugio a niños de hasta 8 años de edad, que por diferentes motivos no tienen una figura materna o paterna. Se trata de niños cuyos padres han muerto, o se encuentran en situaciones de salud que no les permiten brindar a los niños el cuidado que requieren. Igualmente, niños que han sido víctimas de violencia familiar.

 

La Aldea está compuesta de unidades familiares. Son casas en donde vive una madre SOS, que se encarga de criar a los niños bajo la supervisión de la Aldea. Junto a la madre se encuentra una tía ayudante, que asiste en las labores del hogar, y en el cuidado y crianza de los niños. En cada una de las unidades familiares vive un promedio de 9 a 13 niños, que van a la escuela, realizan actividades extracurriculares en la aldea, y viven una vida de hermanos, bajo el seno de su madre y su tía SOS. Las madres SOS son mujeres formadas por la institución, por medio de talleres sicológicos, talleres de manejo de conflictos y de formación técnica. Estos talleres no solo se realizan para entrar a la institución, las madres están en constante preparación, y cada año deben participar de dos talleres. El propósito de la Aldea es proveer a los niños hogar, alimentación, salud, educación, y todo lo que un ser humano necesite para desarrollarse plenamente, garantizando el total ejercicio de sus derechos.

 

Un sistema a largo plazo

 

De acuerdo con Clara Dumé, Asesora de Recaudaciones de Aldeas Infantiles SOS República Dominicana, lo que diferencia a la Aldea de otras instituciones que realizan esta labor, es que se trata de un sistema de acogida a largo plazo. “El sistema de acogida de Aldeas SOS comienza con el acogimiento familiar”, afirma, “Los niños que recibimos viven en las unidades familiares bajo el cuidado de una madre. Cuando cumplen 15 años, los jóvenes pasan a una Residencia Juvenil, en donde inician un proceso de educación técnico profesional” Las Residencias Juveniles son una extensión de las unidades familiares. Los jóvenes son supervisados y dirigidos por un Educador, usualmente Psicólogo o Pedagogo, que se encarga de potenciar las habilidades que el joven ha demostrado a lo largo de su vida. De igual forma, el educador vela por el cumplimiento de los compromisos asumidos por el joven en cuanto a su futuro. 

De las Residencias Juveniles los jóvenes egresan a una vida independiente. Salen capacitados para la vida laboral, y mantienen contacto permanente con su madre y hermanos de la Aldea. En República Dominicana hay 3 Aldeas SOS, una en Los Jardines, una en Los Minas y una en Santiago. Las Aldeas actualmente dan acogida a un total de 479 niños y niñas. Estos niños y niñas viven bajo el cuidado y supervisión de 47 madres y 28 tías ayudantes. Los jóvenes están distribuidos por

género, en 4 Residencias Juveniles, dos masculinas y femeninas, y poseen un total de 56 jóvenes formándose para la vida profesional.

Fortalecimiento familiar

Además de colaborar con el desarrollo de niños y niñas que han sufrido de abandono, Aldeas Infantiles SOS reconoce la responsabilidad que tiene con las localidades que se encuentran por debajo de la línea de la pobreza en nuestro país. En ese sentido han desarrollado el Programa de Fortalecimiento Familiar, que no son más que centros comunitarios, ubicados en Katanga, la Barquitay Cienfuegos en Santiago, en donde se ofrece cuidado, nutrición, iniciación escolar y vacunación a niños de 3 a 6 años, en horario de 7:00 am a 5:30 pm.

COLABORA CON LA ALDEA

Aldeas Infantiles SOS realiza una labor de amor. 47 unidades familiares, y más de 500 niños, niñas y adolescentes a quienes se les brinda un hogar. Por una suma mínima mensual puedes  convertirte en un Amigo SOS, y garantizar la alimentación de un niño o niña de la aldea. Del mismo modo, con donaciones materiales (comida, ropa, juguetes, utensilios de cocina) colaboras con el mantenimiento y desarrollo de la calidad de vida de estos niños, niñas y adolescentes.

NO OLVIDES COMENTAR

Modificado por última vez enJueves, 14 Marzo 2013 17:52
Más en esta categoría: Colecta »
volver arriba

or Cancelar