Menu

WEB-_Vida_de_padres.png

Música, tv e internet. ¿cómo nuestros hijos están expuestos a la sexualidad constantemente y que debemos de hacer?

16.jpg

Los seres humanos somos sociales y necesitamos interactuar con las personas, el entorno y todo lo que nos permita comunicarnos. Nuestra sociedad ha pasado a ser una sociedad de conocimiento.

La televisión, los videojuegos y en general el internet son ventanas al mundo, que si sabemos utilizar adecuadamente, se convierten en herramientas eficaces para el desarrollar y ampliar los conocimientos de los niños, niñas y adolescentes.

Sin embargo, debemos estar atentos ya que el desarrollo neurológico y emocional de los niños no es igual al de los adultos, ya que la madurez a nivel cerebral se alcanza solo al llegar a los 18 o 20 años. Las áreas que tienen que ver con la función de adquirir conocimiento, las del control del comportamiento, la reflexion y la capacidad de hacer juicios son las ultimas en madurar.

Otro punto a considerar, es que los niños tienen tendencias a crear fantasías y en muchas ocasiones, no distinguen la realidad de esa fantasía, por lo que las imágenes que ven en tv o internet se empiezan a consideran como verdaderas. Las imágenes de contenido sexual y las prácticas realizadas, como por ejemplo la pornografía, afectan su desarrollo psíquico y emocional, presentando trastornos de sueño, miedos, dudas, etc. Los adolescentes sobre todo en las etapas iniciales, manifiestan mucha inestabilidad y su personalidad está en proceso de integración; los programas con contenidos sexuales pueden afectar la forma como vivirán la sexualidad en el futuro y empezar con comportamientos sexuales a más temprana edad, sin tener la capacidad para manejarlos.

La música siempre ha formado parte de la cultura de un país, es reflejo de las generaciones e influye en las costumbres y en las emociones de las personas, por lo que tiene gran influencia sobre los niños y en los adolescentes que no han alcanzado la madurez. La música por sí sola no representa riesgos, sobre todo en familias estables emocionalmente. Sin embargo, tanto niños como adolescentes están expuestos a la música al menos dos horas y media por día, y las letras que escuchan los pueden inducir a actividades sexuales, al uso de alcohol y drogas, afectando su estabilidad y dificultando su desarrollo emocional.

  • De acuerdo con un estudio publicado por la revista Pediatrics titulado "Exposure to Degrading Versus Nondegrading Music Lyrics and Sexual Behavior Among Youth" ("La exposición a letras de canciones denigrantes versus las no denigrantes, y el comportamiento sexual entre los jóvenes”), los adolescentes que escuchan letras sexuales denigrantes son más propensos a involucrarse en comportamientos sexuales de alto riesgo. Las letras denigrantes tienden a deshumanizar a ambos sexos, representando a los hombres como impulsados siempre por el sexo y a las mujeres como objetos sexuales.

 

¿Qué deben hacer los padres?

  • Los padres deben tomar conciencia de los efectos que el abuso de estos medios tienen sobre sus hijos o hijas.
  • Deben tener una comunicación asertiva con los hijos e hijas con el objetivo de que los niños, niñas o adolescentes, puedan explorar otras alternativas para diversiones
  • Ser claros y prepararse para aconsejar a sus hijos acerca de la sexualidad
  • Lograr que sus hijos, hijas o adolescentes tengan la confianza de comentar acerca de lo que vieron o escucharon con la finalidad de que los padres sean guías y que puedan discutir las consecuencias de sus acciones
  • Desarrollar la posibilidad de crear o experimentar otras formas de diversión más sanas.
  • Tener el control de lo que sus hijos, hijas o adolescentes ven y escuchan.
  • Fomentar otras actividades y hábitos menos riesgosos como deportes, lectura, etc.
  • Empiecen a limitar el uso de la TV, internet y música
  • Establecer normas claras y límites claros
  • Los padres deben ponerse ellos mismos límites para el uso de TV, internet, etc.
  • Compartir con sus hijos los programas, la música y el internet.
  • Tener conocimiento del uso de las nuevas tecnologías con el objetivo de poder alertar a sus hijos, hijas y adolescentes de los peligros y poder saber que ven sus hij@s>

Como padres deben tener en cuenta que estudios recientes sobre los efectos negativos del uso excesivo de TV, internet, juegos y música, ejercen sobre los niños, niñas y adolescentes. Las organizaciones encargadas de la salud han empezado a alertar a los padres, a las escuelas y al personal encargado de la salud sobre las consecuencias neurológicas y emocionales que el abuso de estos medios masivos provoca.

Se observa que cada vez más niños, niñas y adolescentes están sufriendo de ansiedad, depresión, así como de trastornos que no era frecuentes en el pasado. Por esta razón los padres deberán estar atentos a las señales que puedan manifestarse en sus hijos, haciéndolos tomar conciencia, ya que muchos de esos síntomas pudieran ser evitados limitando la exposición excesiva a las nuevas tecnologías.

Lic. Luz Marina Cortazar U

Psicologa Clinica- Terapeuta Familiar y de pareja M.A.

Leer más ...

¿Por qué no pegarle a tu hijo?

7.jpg

Es una gran pregunta que se hacen día a día los padres de esta generación, pues se cuestionan entre si darle o no darle pelas a sus hijos. Los padres se debaten y entran en conflicto con su crianza de origen  y quieren  hacer lo mejor.

Los padres dicen que fueron criados en un momento donde los golpes eran normales,  y que ellos no entienden la razón de tanta psicología pues no salieron tan mal. Aquí le preguntamos si hubieran querido que sus padres se manejaran diferente con ellos y si eso hubiera funcionado y muchos admiten que si.

Los psicólogos hablamos mucho de tener cuidado con las peleas, pero nos referimos a que si lo educas con consecuencias no tienes que recurrir a los golpes, sino aplicarle estas consecuencias para que aprendan.  

Cuando un padre golpea a su hijo, le estás diciendo que:

-       No tienes la capacidad de manejarlo.

-       Tu hijo tienen la capacidad de sacarte de tu centro, ósea le estas diciendo que tu no sabes manejar la situación.

-       Que las cosas se manejan con agresividad.

-       Que yo como padre,  tengo que hacer algo que te duela para que aprendas.

-       Te tengo que dar para que entiendas lo que hiciste.

Cuando se le da,  ellos lloran, o se ponen molestos por el golpe, generalmente el dolor o el malestar no los hará pensar en su error, sino en el malestar con su padre que lo castigó físicamente, y esto puede crear más agresividad y emociones que no queremos en los niños.

Le estamos mandando todas las señales equivocadas, cuando  en cambio lo que con un simple toque simbólico, un gesto de la cara o hasta una palabra clave, pueden entender que no lo hicieron bien. Con un “no” y un simple toque, le estamos enseñando. Cuando no nos manejamos así, le estamos haciendo ver que me tengo que salir de mi centro para lograr algo contigo.

¿Qué hago?

-       Lo primero es que cada acción tiene una consecuencia, y debes enseñarle esto.

-       La consecuencia no debe ser física, para que sea efectiva, todo lo contrario muchas veces no es nada efectiva en esos casos.

-       Sentarte a analizar con el niño lo que pasó.

-       Buscar una solución a su acción.

-       Enseñarle a pedir disculpas.

Recuerda que los hijos son los reflejos de sus padres, si ellos ven que no lo manejas bien ellos tampoco lo harán.

Roxana González

Psicóloga Clínica

Psicomoticista

Terapeuta de Pareja y Familia

Psicóloga Clínica Infanto Juvenil

Hipnoterapeuta

Psicóloga Bariátrica

www.terapiaboutique.com

809-533-5338

Leer más ...

Como hablar de sexualidad con los hijos

 

3.jpg

Uno de los temas más tratados y temidos por los padres es el abordaje de los conceptos sobre la sexualidad.

Cuando hablamos del tema de la sexualidad debemos tratar de lograr un ambiente de comodidad y apertura para que nuestros hijos se sientan confiados de llevarnos sus inquietudes sobre el tópico que vamos a tratar. Si evitamos ciertas conversaciones porque nos incomodan o nos molestan nuestros hijos buscaran la información de fuentes como el internet y los amigos, las que probablemente les lleguen de manera inadecuada e incompleta.

Desde pequeños los niños manejan temas relacionados con la sexualidad cuando nos preguntan por la desnudez, la hora del baño o nuestros órganos sexuales, en fin, desde pequeñitos sentimos curiosidad por nuestro cuerpo y es, desde ese momento, que iniciamos las explicaciones siempre diciendo la verdad acomodada a la edad del infante.

A partir de alrededor de los 4 años los niños(as) inician un proceso de identificación con su propio sexo y diferenciación con el sexo opuesto, por lo que toda la información que le proporcionemos servirá para su desarrollo y la  generación de su identidad sexual.

Las conversaciones acerca de la sexualidad deben ser naturales, explicándoles de manera clara, sin relajos ni burlas lo que queremos enseñar. Si, desde pequeños, practicamos el hablar abiertamente los temas de sexualidad generaremos un nivel de confianza que ayudara a, en su momento, a los preadolescentes a acercarse a nosotros con temas más profundos como el de las relaciones sexuales.

Hoy día, una de las causas del inicio temprano en la práctica de las relaciones sexuales se debe a la desinformación y a la poca apertura que los padres damos a nuestros hijos sobre estos temas. No debemos esperar a que en ellos surjan las dudas, desde el momento en que notamos cambios conductuales como el preocuparse más por su apariencia, llamadas continuas del sexo opuesto y salidas con grupos de amigos o amigas, debemos sentarnos con ellos y ser nosotros quien iniciemos el tema de la sexualidad.

La manera de iniciar estos temas es primero preguntarles cuáles son sus opiniones e interpretaciones con respecto a las relaciones sexuales. Si son ellos quienes presentan dudas, cuestionar sus teorías sobre el tema que desean conocer para de esta manera poder explicarles y aclararle sus dudas e inquietudes.

Cuando son más pequeños no utilice cuentos fantásticos de la cigüeña, explíqueles con la verdad manejada según su edad, enséñeles a través de libros que le ayuden con gráficas, siempre existirán medios para apoyarnos con estos temas.

Debemos entender que la sexualidad es un tópico muy amplio que abarca desde el funcionamiento del cuerpo humano, la reproducción, las conductas sexuales adecuadas e inadecuadas, el embarazo, el cuidado frente a los abusos sexuales, hasta poder llegar a las enfermedades de transmisión sexual. Es, por esta razón,  que si iniciamos desde pequeños con las explicaciones abordadas para su edad crearemos individuos con más confianza en sí mismos, en su sexualidad y en sus padres quienes podrán guiarlos en estos temas.

Cuando un preadolescente o adolescente no pregunta acerca de la sexualidad es porque lo ha aprendido fuera de la casa y es importante usted sentarse con éste a analizar esos conocimientos. Podemos aprovechar cuando vemos un programa de televisión que transmiten temas sexuales para explicar lo observado o cuestionar que se piensa de lo que se observó.  

Por último, debemos entender que la educación sexual no es un tema de un solo día sino de todo una vida y, si logramos desde el inicio construir una buena base de confianza se sentirán más cómodos para acercarse a nosotros y preguntarnos aquello que les preocupe o incluso les llegue a asustar.

Brindarles siempre esta apertura hará que entiendan que el sexo es parte fundamental del desarrollo del ser humano, de la elección de una pareja adecuada y de un matrimonio sexualmente saludable.

No delegue esta responsabilidad en el colegio o en los amigos. Si, en algún momento, no nos sentimos confiados o no sabemos cómo explicar pidamos tiempo para analizarlo o consultarlo con cualquier especialista en el área. El no saber no nos hace malos padres, al contrario, lo que nos perjudica es el evitar estos temas y dejar que otras personan cumplan nuestras funciones.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

or Cancelar