Menu

WEB-_Vida_de_padres.png

El Divorcio y los hijos

El Divorcio y los hijos

 

6.jpg

 

En los últimos años, las tasas de divorcio en el mundo han incrementado drásticamente. Según las investigaciones de La Organización de Naciones Unidas (ONU), en países desarrollados como Estados Unidos existen 24 divorcios por cada 100 hombres. España viene siendo uno de los países del mundo con  la tasa de rupturas matrimoniales más alta: 61% (Business Insider, 2014). En República Dominicana, se produjeron un promedio de más de 17 mil separaciones anuales en los últimos siete años.

El divorcio es un suceso que no solo les afecta a los hijos pero a toda la familia. Cuando esto ocurre lo más importante es no olvidarse de los hijos. Queremos recordar que no sólo es difícil para ustedes;  sino que también lo afecta a ellos.

No existe una manera fácil de darles a sus hijos la noticia de que habrá un divorcio, pero sí es posible tener a ambos padres presentes para llevar a cabo esa conversación, mejor. Deben preparar anteriormente lo que se le va a decir  tomando en cuenta la edad y madurez de su hijo/hija.

En esta conversación deben recalcar que lo sucedido no es culpa del niño, ya que en ocasiones se sentirán culpables de que papá y mamá ya no estarán juntos. También deben decirles que a veces los adultos no se ponen de acuerdo con algunas cosas  y por ende tienen que vivir separados. Aunque vivan en dos lugares distintos, enfatizar que los padres y los hijos no dejan de quererse. Los divorcios son entre papá y mamá, no entre los padres y los hijos.

Conversen con sus hijos para saber que piensan. Muchas veces creen que fueron la causa del divorcio y sueñan o fantasean con que van a volver. Por lo tanto, es importante ayudar a los niños entender que nunca fue su culpa.  Se les debe explicar que son los adultos que tienen el problema y están buscando solucionarlo de la mejor forma posible.

Con los más pequeños es posible que piensen que porque mamá o papá se mudó se ha divorciado de ellos también y surgen sentimientos de duelo por la falta de uno de los padres en el hogar. Se quedan pensando en quien los llevará al colegio, o quien le hará el desayuno, o quien jugará con ellos. Es importante explicarles y aclarar sus dudas programando visitas,  haciéndoles un calendario de las veces que verán a papá/mamá y organizar actividades para que los cambios que ocurran tengan una transición fluida.

A veces, el divorcio no es mutuo. Uno de los padres se queda con la esperanza de que los padres vayan a regresar y también les transmite esta idea a sus hijos dándoles una falsa esperanza. No utilicen a sus hijos como mensajeros. Cuando hacen esto agravan más el conflicto.

Un divorcio se vuelve destructivo cuando usan a los hijos como rehenes para negociar una batalla constante. Muchas veces quieren convertir a sus hijos en un aliado y a la vez verán al otro padre como un enemigo. Se le hará aún más difícil para sus hijos sentirse cómodo con el otro padre. Esto causará que la relación entre ellos se vea afectada, ya que sus hijos sentirán que lo está traicionando y ahí surgirán los sentimientos de culpabilidad y ansiedad.

Un divorcio no es fácil. Siempre tenga en cuenta que no tiene que estar solo en esto. Está bien pedir ayuda o buscar apoyo entre amigos. El apoyo social es esencial para poder sobrepasar los  tiempos difíciles; busque refugio en  amigos, familiares,  grupos de apoyo, terapias. Haga todo lo que tengas que hacer para no sentirte solo en esta situación. Es esencial enfocarse en su bienestar para poder seguir adelante y poder ayudar a sus hijos también.

Consejos para ayudar a sus hijos:

  • Sean honestos pero no den detalles innecesarios y sobre todo no hablen de forma negativo de sus ex parejas (tu padre me fue infiel, tu madre gasta demasiado dinero…), utilicen tacto y sentido común.
  • No peleen o discutan frente a los niños.
  • Dejen que expresen sus sentimientos y ayúdenlos a identificar sus emociones.
  • Anímenlos a decir sus sentimientos, muchos niños tratarán de encubrir sus sentimientos para no causarles dolor a sus padres.
  • Sean cariñosos y afectivos: denles besos, abrazos…
  • Escúchenlos de manera afectiva sin transmitir juicios de valor.
  • Mantengan el canal de comunicación abierto, ellos deben de saber que pueden hablar del divorcio en cualquier momento y serán escuchados.
  • Aclaren malentendidos o confusiones.
  • Mantengan estabilidad cotidiana y rutinas dentro de lo posible y advertirles con tiempo los cambios que ocurrirán para que estén preparados.
  • Hagan un esfuerzo para mantener un frente unido frente a los niños.
  • Estimulen a sus hijos a tener una buena relación con su ex pareja.
  • Busquen ayuda profesional si después de varios meses sus hijos sufren de depresión, ansiedad, frustración, estrés o ira.
  • Nunca usen a sus hijos como psicólogos o terapeutas, busquen ayuda externa.

 

 

Psicóloga Clínica y Terapeuta Educativa NILD®

Centro de Orientación Psicológica y Educativa (COPE)

volver arriba

or Cancelar