Menu

WEB-_Vida_de_padres.png

El rol de la madrastra

El rol de la madrastra

 

Vivimos en una sociedad donde el concepto de familia es algo moldeable, donde no hay nada normal o correcto, solo sabemos que el ingrediente principal es el amor. En la actualidad el ser humano ha entendido la importancia de la felicidad y no posponerla y esa es muchas veces la razón de nuevas uniones y familias reconstituidas.

Inicialmente hay que aclarar que la relación de pareja es una cosa y el rol de padres es otra. En ambos deben de haber ciertas afinidades y objetivos claros, pero al momento de tener hijastros eso cambia y es algo que debe de hablarse claramente con la pareja. El primer, y más grande reto al ser madrastra es reconocer y aceptar que tu pareja siempre tendrá otra prioridad que no eres tú, si no sus hijos.

Muchas veces la mujer tiene esa fantasía de ser la otra madre para esos pequeños y los límites y roles se mezclan. Es muy importante marcar que el rol de papá no debe de faltar; papá es quien toma decisiones (aunque lo tomen en común ustedes).

Recuerda que para los niños, quien se está agregando a la ecuación eres tu; ya ellos quizás tenían sus dinámicas y relación establecidas y es de suma importancia que las cosas no cambien drásticamente cuando se sume la madrastra.

Se puede tener una relación saludable con los hijos de tu pareja pero es necesario que entiendas que esto conlleva tiempo, cuando ellos hayan ganado tu respeto entonces vendrá la aceptación y el cariño, pero hay que tener mucha paciencia, conocer tu rol y no presionarlos. Muchas veces una manifestación de afecto ellos pueden sentirlo como una invasión de su espacio personal o con su papá.

Diplomacia ante todo. Lo que algo debe estar claro desde el inicio es en los roles de cada quien. Si bien es claro que cuando están con papá tu eres importante, no eres su madre y ellos tienen eso claro, así que para evitar conflictos es necesario que se sepan los límites, tantos tuyos como de ellos hacia a ti.

 Y lo ideal es que haya una relación cordial con la madre biológica, nunca la critiques ni cuestiones sus decisiones o autoridad frente a los niños, recuerda que lo importante es el bienestar de ellos.

Diálogo, paciencia y sobre todo madurez y comprensión son algunas de las claves para que la relación con los hijos de tu pareja sea cada día mejor. Respeta el tiempo entre ellos, dale espacio para que compartan solos pero también involúcrate en sus intereses y creen tradiciones. Tal vez no seas la madre pero si eres un integrante importante en la familia.

 

Psicóloga clínica

Terapeuta familiar y de pareja

Terapia Boutique

Redes sociales: @schabebe

volver arriba

or Cancelar