Menu

WEB-_Vida_de_padres.png

Cómo fomentar una relación con tu ex

 

Una separación es una situación difícil para todos y más cuando estos han procreado hijos en común, puesto que nunca se separarán del todo, su función como progenitores deberá continuar intacta y eso les obligará a mantener una comunicación constante. Han de crear una nueva relación entre ambos padres y con sus hijos, pero es una relación cargada de historia.

Aun separados, ten en cuenta que los niños solo se sentirán seguros si existe un clima de confianza, respeto y afecto entre sus padres. Ofrézcanles un ambiente de optimismo y responsabilidad donde ellos noten que dentro de la familia son siempre la prioridad y se sientan valorados y respetados mediante su trato.

Si bien es cierto que un niño cuyos padres se han divorciado suele vivir con uno de ellos la mayor parte del tiempo, el que no vive con él sigue siendo parte importante de el para siempre.Eso nunca cambiará. Lo importante es hacerle saber a tu hijo que tiene dos hogares donde alguien le ama.

Algo muy importante es no utilizar a los hijos como mensajeros o intermediarios dentro de su dinámica, pues como padres deben tener una comunicación constante en cuanto a las necesidades, demandas y bienestar del niño. Ellos nunca deben de sentirse que están en el medio de ambos.

A continuación te presento tres pasos a tomar en cuenta al momento de relacionarte con tu ex pareja:

Paso 1: Relación padre e hijo: Incentiva a tu hijo a realizar cosas con su papá/mamá, así como también estar pendiente la fecha de su cumpleaños y otras fechas especiales para que este le llame y que te ayude a elegir los regalos.

Paso 2: Se más flexible: Aun estando separados trata de incluir a tu ex en las actividades del niño o niña, ya sea cumpleaños, actividades del colegio, graduaciones, etc. Tarde o temprano tu hijo te lo agradecerá. Recuerda que tu separación es conyugal, no de padres, así que también mantén un vínculo con la familia de tu hijo.

Paso 3: Trata a tu ex pareja como te gustaría que a ti te trataran: Siempre mantén el respeto y la cordialidad hacia el otro. Recuerda que tu ex se separa de ti pero no de sus hijos ni de sus responsabilidades para con ellos.

Paso 4: Jamás le hables mal sobre su papá: Deja que ellos a su tiempo formen su propia opinión. Recuerda que a ellos les hablas de su padre, no de tu pareja. Mientras más sana tenga la imagen de su padre, más feliz crecerá tu hijo. Háblale de los aspectos positivos de su padre (gustos, hobbies, etc.) y si te es posible le des una foto de él. Tu niño necesita construir su idea de papá/mama para crecer emocionalmente sano.

El divorcio o separación de los padres no debería impedir, por ninguna razón, el continuo enriquecimiento del lazo padre-hijo y/o madre-hijo. Si deseas que tu hijo crezca feliz, permítele que nutra una relación hermosa con su papá y con su mamá, si esto es posible.

 Si no lo es, al menos no manches la imagen de su padre con tus palabras y gestos de rencor y dolor. Si tu hijo tiene una buena imagen de ambos padres estarás favoreciendo la autoestima y el éxito de tu pequeñito.

Lic. Sylvia Chabebe

Psicóloga clínica

Terapeuta familiar y de pareja

www.terapiaboutique.com

Terapia Boutique

809-533-5338

Redes sociales: @schabebe

Leer más ...

Como hablar con los hijos sobre el divorcio

Ana Rojas, M.A 

Terapeuta Centro de Investigación y Ciencias de la Familia, UCSD

809 566 1442/809 544 2812 Ext. 301/306

Hablar con los hijos para comunicar la decisión de la separación es uno de las situaciones más difíciles para los padres en este proceso. Aunque siempre es un evento doloroso, tener en cuenta algunos aspectos puede hacer más llevadero este momento. Es preferible que ambos padres estén  juntos en esta oportunidad, pero si esto no es posible, es igualmente importante mostrarse abierto y comprensivo con los hijos.

Cuando una pareja decide no seguir unida y acuerda legalmente anular el matrimonio, es muy importante que sean conscientes de que el divorcio es para ellos, como pareja, y que no debe trascender a sus hijos.

Para los niños no existe un momento anterior a sus padres juntos. Su mundo está concebido con la presencia de los dos y una ruptura es un asunto muy delicado.  

En ocasiones, los sentimientos que experimentan son tan fuertes que les cuesta concentrarse en otra cosa. Cuando están muy tristes, enojados o preocupados, es probable que no presten atención en clase, que no se concentren en sus tareas o que ni siquiera puedan recordar algo que acaban de leer. Si esto sucede, es fundamental buscar ayuda.

Aquí les exponemos recomendaciones que le ayudarán a  manejar el tema con sus hijos:

Elegir el momento en que  el niño o los niños estén más receptivos y descansados. Sentarse con él  o ellos  o llevarlos a dar un largo paseo. Necesitan estar en un lugar amable donde no haya presiones o agresiones extra.

Hablarles  con  la verdad. No inventarles fantasías y no hacerles falsas promesas.

Explicarle la situación de forma sencilla. Sea muy dulce y tenga paciencia si el pequeño no entiende, se enfada o se pone muy triste. Lo necesita para procesar el cambio.

Un divorcio les provoca mucha ansiedad e inseguridad a los hijos y necesitan de una estructura estable. Para aliviar esta tensión y ansiedad, lo mejor es hacer todo por mantener la rutina del niño, aunque haya un cambio de casa o se establezcan las visitas al padre o a la madre. Eso le brindará mucha seguridad al pequeño, con la imagen de que la vida sigue normalmente su curso y de que se encuentra dentro de una familia.

No es nada recomendable que luego de que se anunció la separación, los padres sigan viviendo juntos. Ya es bastante difícil que los niños afronten la separación de sus padres como para que además sean testigos de las peleas y discusiones. Sólo perjudicarán a los hijos moldeando en ellos un comportamiento negativo.

En un inicio será difícil aceptar su nueva situación y todos los cambios que el divorcio conlleva: mudanza, disminución del tiempo con alguno de los padres, incluso, un cambio de escuela, pero con el tiempo, ellos llegarán a entenderlo y asumirlo como una experiencia más de su vida, que incluso los hará crecer como personas.

Para los niños es de suma importancia ver a sus dos padres contentos, y si divorciados los siguen atendiendo con amor, cuidado y cariño, vivirán más felices que en un entorno de peleas constantes y luchas de poder.

Eso sí, no podemos negar que un divorcio siempre será doloroso, de ahí la importancia de evitar involucrarlos. Es conveniente que sean informados sobre la ruptura matrimonial, obviamente de acuerdo a su edad y sin hablar mal del padre o madre.

 

Tips claves para hablar del divorcio:

  • Ser claros y cuidadosos para evitar lastimarlos más. Todos los detalles van a afectar sus vidas, en relación con su nueva familia, vivienda, escuela, etc.
  • Los niños deben entender que no es su culpa. Se trata de una decisión que han tomado los padres.
  • Hacerle saber constantemente que los quieren igual que antes.
  • Trate de respetar su rutina: intente no cambiarlos de casa, de escuela o modificar sus horarios.
  • Explicarles que la decisión es definitiva y no se puede volver atrás, para evitar que se ilusionen y quieran reconciliar a sus padres.
  • No le hables mal de su padre o madre.
  • Facilite la relación con su padre o madre, siendo flexible en días y horarios de visitas, eso ayudará a mantener su equilibrio emocional.
  • No tratar de llenar el vacío con cosas materiales.
  • Es mejor que los hijos vivan en un ambiente tranquilo aunque eso signifique la separación de los padres.

La situación de divorcio influye de acuerdo a la etapa en la que se encuentren los hijos. 

Es muy importante no transmitir a nuestros hijos la experiencia negativa del divorcio, lo mejor es mostrarnos abiertos al respecto para poder hablar con ellos de su percepción y sentimientos, para que así ellos en un futuro, puedan ser parte de una relación amorosa exitosa.

Leer más ...

Navidad y los hijos de padres separados

“Nochebuena con mamá y año nuevo con papá” es la rutina conocida para muchos hijos de padres separados que en muchas ocasiones se vuelve un campo de batalla entre los padres. Estos chicos sufren cuando los padres pelean instrumentalizando a los hijos como una forma de castigar y pelear con la ex pareja.

Sin duda alguna, las fechas navideñas pueden causar tensiones emocionales en los niños si los padres no son capaces de vivir en armonía y disfrutar las fiestas navideñas en fraternidad y naturalidad. Es importante saber que los niños a partir de los 5 años ya son conscientes de su dinámica familiar y tienden a comparar su familia con lo que refleja la televisión que generalmente es una familia nuclear (papá, mamá e hijos) que es perfecta y no tiene ningún tipo de conflicto. Muchos niños experimentan sentimientos de tristeza y culpabilidad pues ellos desean complacer a ambos padres pero saben que no pueden. Esto provoca que estén más irritables que nunca, nerviosos y muy vulnerables. 

Por otro lado, están los padres que con alta frecuencia no saben manejarse cuando llegan las festividades y experimentan emociones encontradas y “un vacío” cuando no tienen al hijo consigo en tan importante fecha. Algunos quieren suplir el sentimiento de culpa llenando a sus hijos de regalos, incluso, algunos compiten para ver quién tiene los planes más extraordinarios para las vacaciones navideñas. 

Cuando los hijos llegan a la adolescencia, el panorama cambia. El hijo adolescente y consciente tiende a manipular a los padres y ver quién tiene la mejor oferta para decidir con quien se va, incluso utiliza como herramienta el chantaje para lograr lo que quiere de las fiestas.

Los padres deben ser responsables y hacerles ver a sus hijos que aun estando separados, ambos están de acuerdo en la educación, los valores y como van a pasar su Navidad. Los padres deben coordinar antes de hablar con el hijo cómo se distribuirá el tiempo de las vacaciones navideñas con ambos padres y luego de haber llegado a un acuerdo, comunicárselo al hijo. Si esto evidencia coherencia y seguridad en los planes de los padres no habrá cabida para chantajes. En el caso de los hijos adolescentes y jóvenes adultos, los padres pueden negociar con ellos con quién pasarán las vacaciones según los interese y la disponibilidad de todos los involucrados.

 

A continuación unas pautas para vivir una experiencia positiva y agradable con sus hijos en navidad:

DEBEN CUIDARSE de no criticar a su ex pareja delante de sus hijos aun si ella/ él no está presente.

NO SE ENFOQUE EN las pérdidas sino en las ganancias. No se la pase quejándose porque “pasa poco tiempo con ellos” o por el contrario “cuánto molestan”, haciéndoles ver que tenerlos es una carga y no un placer. 

ANIME a sus hijos a integrarse en los planes y las actividades que tenga concebido.

SI USTED NO ES quien pasa la mayor parte del tiempo con su hijo, asegúrese de tener los medicamentos necesarios y los datos personales en caso de emergencia tales como seguro médico,

nombre y teléfonos del pediatra.

SI PIENSA VIAJAR fuera del país, organice con tiempo todos los documentos necesarios: pasaporte, visa, autorización de salida firmada y legalizada por el otro padre, seguro internacional, etc.

Y POR ÚLTIMO, REGÁLESE estas navidades para disfrutar al máximo a su hijo y descubrir cosas nuevas de él/ella.

Aproveche y genere un nuevo vínculo de amor y confianza. Tómese muchas fotos y grábense en video para que en un futuro puedan reírse y celebrar nuevamente esta experiencia.

 

 

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

or Cancelar