Menu

Enseñarlo a hacer lo correcto.

 

Escrito por:

Dra. Iris Bello Castillo

Psicóloga Clínica, Jurídica y de la Salud

Psicoterapia, Mindfulness y Psicología Positiva

A medida que nuestros niños van creciendo nos vamos dando cuenta que no siempre podemos estar ahí para orientarlos en lo referente al bombardeo de mensajes que envían la sociedad y los medios de comunicación, con la oferta que reciben de productos y situaciones que no necesariamente consideramos que sean buenos para ellos, es normal que nos preocupe sobre como les podemos enseñar a hacer lo correcto.

Y esto lo logramos de dos maneras:

  1. Con nuestra orientación y dando ejemplos de situaciones
  2. Siendo coherentes entre lo que decimos y hacemos

Es fundamental hablar con los niños, escucharlos, preguntarles su opinión sobre los temas que consideramos pueden causar “tentación” en hacer lo que consideramos indebido. Explicarles que toda acción tiene una consecuencia, cuales serían las posibles consecuencias no solo para ellos, también para los demás.  Exponerles que aunque muchas veces hacer lo correcto cuesta es algo que merece la vale la pena hacer. Por ejemplo, ¿Qué le gusta mucho el nuevo juguete de un compañerito y un día llega a casa con él? Explicarle que esa situación se llama robo porque tomo algo que no le pertenece sin autorización del dueño, que no está bien porque no es de él, que esa situación puede que en el colegio le traiga consecuencias y le pongan una sanción, que puede que el dueño del juguete tenga problemas en casa por “perderlo” y que los padres de ese niño se enfaden con él y con la familia.

Los niños están madurando, desarrollándose y puede que no tengan claro la diferencia entre el bien y el mal y es el rol de los padres y yo cuidadores explicarles esto. Cuando un niño comprende que los demás tienen emociones y sentimientos, que se pueden ver afectados por las consecuencias de sus acciones y que eso también produce consecuencias para ellos mismos, van aprendiendo a asumir la responsabilidad de sus actos y su conducta.

Le enseñamos a un niño a hacer lo correcto siendo coherentes como padres o cuidadores. Un tipo de aprendizaje que tienen los niños es el de imitación, los niños copian e imitan las conductas de las personas a su alrededor y más aún si son cercanas, con el ejemplo, con las reacciones de los padres del día a día los niños van terminando de configurar sus valores morales y sociales. No basta con decir las palabras, con dar ejemplos hipotéticos y explicar la diferencia de lo bueno y de malo, esto tiene que ir acompañado de acciones reales de los padres. Por ejemplo, los niños cuando ven a sus padres reconocer y pedir disculpas cuando se equivocan, asumir las consecuencias de sus actos, van aprendiendo a hacer lo mismo. No es símbolo de debilidad por parte de los padres si están en falta y los niños están presentes reconocer sus errores, todo lo contrario, esto les va enseñando a respetar a los demás y en igual medida comprender que ellos también merecen respeto.

Más aún, cuando en el camino enseñamos a nuestros niños cumplir los límites que trazamos y a intentar “reparar” las consecuencias de su conducta,  esto les motiva a que en el futuro la primera opción sea hacer lo correcto. 

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

or Cancelar