Menu

WEB-_Vida_de_padres.png

Los 12 hábitos que deberías poner en marcha para dejar de ser una mujer agotada

Los 12 hábitos que deberías poner en marcha para dejar de ser una mujer agotada

Según Pilar Benítez, son legión las mujeres que se sienten faltas de energía

Pilar Benítez llega a la redacción sin haber comido, y le echa un trago a un mejunje verde chillón que lleva en una botella de agua. «Esto es polvo de trigo germinado, me lo bebo cuando estoy mucho tiempo sin tomar verdura», explica ante la curiosidad del equipo. Esta madre de cinco hijos, especialista en nutrición, energética, salud y cocina terapéutica afirma encontrarse mucho mejor desde su acercamiento a la medicina natural y a los efectos de la alimentación sobre la salud. Según ella recoge en su último libro «Mujeres agotadas y cómo dejar de serlo» (Grijalbo) es posible dejar el cansancio atrás y tener más energía, salud y bienestar con una serie de cambios. «Este proyecto me lo tomo como algo social. Porque las mujeres tienen que aprender a gestionarse. Si madres, esposas, novias, hermanas, abuelas, compañeras, amigas e hijas irradiaran salud, confianza y serenidad contagiarían ese bienestar en su entorno y entonces el mundo sería un lugar mejor», asegura.

«Estamos agotadas»

«Es un hecho. Cuando se reúnen mujeres que rondan o tienen más de cuarenta años, periodistas, enfermeras, profesoras, amas de casa... el tema de conversación no falla: "Estamos agotadas"», expone. Para Benítez, no se trata de un tema de conciliación familiar. «Es que las mujeres somos en general muy autoexigentes, y acabamos haciéndonos responsables de todo. ¿Te suena? Lo queremos hacer todo bien y, al final, nos quedamos sin energía para nosotras mismas». Para superarlo esta mujer propone lo que ella misma llama «el método Siéntete Radiante». «Son consejos orientados a que las mujeres tomen conciencia de que si no se cuidan ellas, no lo hará nadie. Y de que cuidarse es la clave para poder conciliar y encontrar el equilibrio entre todas nuestras responsabilidades y tareas. Y, muy importante, de que aprender a cuidarse es básico para ir cumpliendo años sin un desgaste exagerado».

 

 

El punto de inflexión llega cuando la mujer toma conciencia de su situación. Un día se mira al espejo y se pregunta, ¿qué me ha pasado? Unas porque son madres y quieren aprender a cuidarse para cuidar a sus hijos, otras porque quieren quedarse embarazadas, otras porque necesitan perder peso, otras porque empiezan a cumplir unos añitos... Otras porque descubren que están demasiado reactivas, irritables, y porque no saben muy bien por qué, llegan leyendo». El cambio se puede lograr, según Benítez, cambiando doce hábitos durante un año. «Somos impacientes, lo he tenido en cuenta. No es posible ser otra persona de un día para otro, pero si en doce meses. Es una escalera de un año, y cada peldaño es indispensable. Un hábito, un mes. Descansar, hacer ejercicio, alimentarnos mejor... Todos son importantes... Y treinta días es lo que necesita una persona para instalar un nuevo hábito en su vida».

Benítez, además de sus libros, tiene una plataforma llamada «Siéntete Radiante» dónde enseña a través de talleres, conferencias, y clases de cocina cómo encontrar este equilibrio. «Me quiero convertir en esa amiga con experiencia que acompaña en un cambio positivo». Para lograr el éxito en esta tarea es muy importante, prosigue, la toma de compromiso por parte de la mujer. «Siempre aparecen enanitos gruñones. Se suele empezar con mucha ilusión, y al poco, que si no lo hago porque no tengo tiempo, que si tengo al niño enfermo, que si tenía que entregar un informe... Eso pasa. Pero para eso estoy yo, que soy como una madre superiora que les digo: chicas esto no es una obligación, es un privilegio. Cuidarte forma parte de estar en el mundo. Tu cuerpo es como tu coche, y mejor cuidarlo para no tener incidencias». «Como se que es difícil hacerlo sola, yo aconsejo hacerlo con amigas, con hermanas, con una hija... es importante tener a alguien con quien compartir. Los grupos de apoyo funcionan muy bien. Debería existir más solidaridad entre mujeres», concluye.

Los 12 nuevos hábitos para dejar de estar agotada

Se trata de incluir un hábito en tu rutina por mes:

1. Comprométete a cuidarte. Firma un contrato contigo misma para empezar a cuidarte. Y de una vez por todas, deja de sentirte culpable por dedicarte tiempo y atención. Comienza esta nueva aventura de cambio de hábitos comprando una libreta y anotando en ella tus pensamientos negativos y, al lado, los positivos, es decir, los antídotos.

2. Sustituye el café y el azúcar. Estamos muy acostumbrados a tomar café y azúcar porque parece que nos da energía, pero a la larga nos desgastan y nos quitan energía. El azúcar se puede sustituir por endulzantes naturales que nos dan energía a corto y a largo plazo. Y el café por tés de buena calidad o cafés de cereales.

3. ¡Organización! Si a menudo tienes la sensación de caos, necesitas poner en marcha un nuevo sistema de organización personal. Cualquier sistema que te vaya bien es válido. Este es muy sencillo, pero increíblemente eficaz: usa una libreta para volcar tareas y objetivos, tanto inmediatos como a largo plazo, y una agenda para marcarte un calendario. Es un sencillo método en cuatro pasos que te va a facilitar mucho la vida.

4. Todo empieza en el desayuno. Seguro que habrás oído eso de «desayuna como un rey, come como un príncipe, y cena como un mendigo» En este cuarto mes de tu nueva forma de vida vamos a ponerlo en práctica. Desayuna de forma consistente. Levántate un cuarto de hora antes o deja preparada una crema de cereales la noche anterior.

5. Compra con sentido. Compra pensando en el equilibrio nutricional y energético. Copos de avena, muesli, te (verde o negro), semillas, frutos secos y frutas deshidratadas, cereales integrales, legumbres, carnes, pescados y huevos hamburguesas vegetales, verduras frescas en cantidad y variedad, algún alga, aceite de oliva virgen, especias...

6. No hagas dieta, ¡cambia tu forma de comer! Procura pedir platos que contengan los tres grupos de alimentos: cereales, verduras y proteínas (a poder ser, legumbres, y si no es posible, mejor el pescado que la carne). Evita las salsas, la mayonesa, la mantequilla y el pan blanco y prescinde del postre.

7. Tu cuerpo necesita moverse: haz ejercicio. Si tienes poco tiempo, te bastará con una rutina corta al día. Y si tienes más tiempo, mejor, pero ten en cuenta que es preferible poco y seguido que mucho pocas veces.

8. Conecta con tu silencio interior. Necesitamos mirar hacia dentro. Aprende a oxigenarte y a calmar tu mente con meditación.

9. Escucha tu cuerpo... ¡y hazle caso! Si te cuidas bien (reduciendo el estrés, eliminando el café y el azúcar, disminuyendo o eliminando el consumo del alcohol, etc.), no tendrás que tomar fármacos para enmascarar los síntomas de tus ciclos hormonales, tus reglas, la premenopausia, y la menopausia, sino que los vivirás como un proceso normal.

10. Cuidado con los tóxicos. Si quieres un estado físico, mental y emocional más equilibrado, intenta reducir en lo que puedas el consumo del alcohol y sustitúyelo por zumos naturales, agua, infusiones, etcétera.

11. Descansa bien y regenérate. El descanso es fundamental para regenerarte y tener energía vital. Ten platos semipreparados para cenar, y poder cenar temprano y de forma ligera. Saca las pantallas y los aparatos electrónicos del dormitorio.

12. ¿Sexo? ¡Ahora sí! A medida que cronificamos el cansancio y nos hacemos mayores puede ocurrir que el deseo sexual disminuya.

volver arriba

or Cancelar