Menu

WEB-_Vida_de_padres.png

¿Qué hacer con nuestros niños en Navidad?

¿Qué hacer con nuestros niños en Navidad?

Involucre a sus hijos en la preparación de las fiestas. Ellos no sólo esperan regalos, quieren participación.

Para muchos, la Navidad es una especial ocasión, no hay una tradición más universal que la celebración de las festividades navideñas. Su sola mención trae emociones, días de fiesta, buenos ratos en las familias, gratas añoranzas y la esperanza del reencuentro con familiares desplazados o amigos de siempre.

En los niños, el nacimiento de Jesús es símbolo de excitación y alegría; y es que todo es celebración, colorido, música y sobretodo “regalos”. Para ellos, que han planificado durante varios me ses lo que pedirán a sus padres, Santa Claus o Reyes Magos, la Navidad es también especial. Por tanto, es necesario integrarlos a otras actividades de entretenimiento y aprendizaje dentro de su entorno familiar y social. 

“Lo más importante es que prevalezca la integración familiar, ya que en tiempo de vacaciones aparecen los mayores problemas de indisciplina y es ahí cuando los padres se dan cuenta de que necesitan pasar más tiempo con sus hijos”, explica la psicóloga Yanini Camilo, quien afirma además, que en cualquier actividad alusiva a la Navidad o de aprendizaje en la que el niño participe, es de suma importancia que no esté solo; sino que tenga la oportunidad de estar integrado a la familia.

Muchas son las opciones en las que los pequeños pueden integrarse con la ayuda de sus padres o familiares para lograr una gran diversión; desde elegir los adornos que llevará el arbolito, participar en las compras de los alimentos y regalos, hasta ser los pequeños anfitriones de las fiestas.

En la cocina

A los chiquitos les encanta participar en la preparación de recetas, y más cuando son especialmente para ellos. Para estos casos, diseñe un delantal con accesorios que tenga a mano, improvise un gorro de Santa Claus y colóqueselo para que sea su asistente en la elaboración de dulces, ensaladas o simples platillos que pueda crear con su imaginación. 

Pequeños anfitriones

Durante las cenas familiares permita que su hijo sea uno de los anfitriones, desde hacer las llamadas telefónicas para recordar la hora indicada para la actividad, recibir a los invitados, brindar picaderas y hasta realizar alguna demostración de talento.

Manualidades y decoración 

Uno de los momentos más emocionantes de la Navidad para los niños es la decoración del arbolito. Sin importar la edad, los pequeños de la casa disfrutan de la transformación de un simple árbol, con la ayuda de sus padres o hermanos mayores, el cual puede vestirse con los tradicionales artículos que venden en las tiendas o con originales adornos y guirnaldas que pueden ser elaborados por ellos mismos en el colegio o en la casa. Recuerde que lo más bonito no tiene que ser lo más costoso.

Para los varoncitos es más fácil elaborar una o varias tarjetas con materiales caseros como cartulinas, hilos, cintas, botones, recortes o el diseño que prefieran pintar con sus lápices de colores. Las niñas, en cambio, tienen mayores opciones de crear los adornos con la ayuda de mami, los retazos de tela que quedaron guardados, el papel toalla, la pega, los juguetes que pueden remodelarse y todo lo que ayude a crear vistosos adornos. Con estos accesorios el árbol tendrá un toque único, servirá de exhibición ante los invitados y hará sentir felices a los niños por el valor que tienen por su tiempo y dedicación.

Si no hay suficientes recursos a la hora de comprar los regalos de los primitos o demás familiares, es también buena idea fabricarlos en casa. Es más valioso obsequiar un regalo que el niño pueda hacer con sus manos, al tiempo de aprender que lo que vale no es la forma tradicional de salir a la tienda y gastar mucho dinero. 

Paseos

Integre a todos los niños de la familia y amigos en un tours por diferentes puntos de la ciudad, podrán recrear la vista y comparar las decoraciones de hoteles, plazas comerciales, tiendas, grandes avenidas, empresas diversas, exposiciones de belenes y otros lugares, incluyendo barrios populares que durante meses hacen recolectas en la comunidad para decorar su propio arbolito en el centro del mismo. Tome en cuenta las invitaciones del colegio o escuela al que pertenece su hijo, éste se sentirá halagado de que usted le acompañe a esa celebración que han preparado con entusiasmo junto a sus maestros. De igual manera, si en su lugar de trabajo existe una celebración para compartir en familia, no deje de llevarlo sólo porque hay muchos invitados, piense que es una oportunidad que tiene el niño de conocer y compartir con nuevos amigos.

Juegos y concursos

Planifique algunos juegos durante algunas fechas especiales en las que los chiquitos puedan participar junto a toda la familia: Coloque varias botas de Navidad, que podría comprar o crear usted mismo (hasta con las medias de papi), en diferentes lugares de la casa como la cocina, la habitación y la sala. Muestre a los niños donde están y motívelos a realizar tareas propias del hogar, (arreglar su cama, no tirar los juguetes, etc.), a mejorar su comportamiento y cada vez que lo hagan coloque en las botas algunos dulces o galletitas, de esta manera se les integra al trabajo en equipo y se premia su conducta. 

Organice un concurso de villancicos por familia.

Escoja un día para que los integrantes de los diferentes hogares que conforman su familia participen con un tema de su elección a ser cantado por cada grupo. Aquí los abuelos o tíos más adultos pueden servir de jurado y escoger a la familia que mejor haya bailado o cantado su interpretación de Navidad.

Exhibición de tarjetas de Navidad creadas por los mismos niños o por cada familia y otros que pueda crear con sus niños.

Repetir la actuación que realizaron en la velada escolar.

Preparar un Tesoro Escondido con tarjetas premiadas para que busquen en cualquier lugar de la casa. Aquí pueden participar todos los miembros de la casa y los invitados.

Donanciones

Reúna en compañía de sus hijos aquellos juguetes y vestuario que ya no utilizan y acérquese a las diferentes iglesias, hospitales u hogares donde haya niños enfermitos o al limpiabotas que cada domingo pasa por la casa. Esta acción alegrará tanto al niño que obsequia como al niño que recibe el detalle y por supuesto, se consumará el verdadero sentido de la Navidad dando amor y ayudando a otros Niños como a Jesús mismo.

 

 

Modificado por última vez enMartes, 16 Diciembre 2014 09:33
Más en esta categoría: « Saludable vs. Navidad Los Belenes »
volver arriba

or Cancelar