Menu

WEB-_Vida_de_padres.png

La primera navidad

La primera navidad

Los recuerdos son aquellas vivencias que tenemos grabadas en la memoria, que hacen de un momento, una época, una edad, una estación, algo inolvidable… Hacen que el camino de vida sea agradable y nos diferencia entre los demás. Y de alguna manera están con nosotros cada día.

Una de las maneras que utiliza el cerebro para coleccionar estos recuerdo es clasificándolos por fechas o festividades que son parte de nuestra vida diaria, eventos, cumpleaños, aniversarios, días feriados. Una de las más importantes, es la época de navidad.

A los padres les surgen muchas dudas y preguntas acerca de qué hacer con su retoño en esos días tan especiales. Por un lado está la tradición de querer pasar todo el tiempo posible en familia, es un tiempo de unión, amor y alegría conjunta. Se trata de que la armonía reine en todas las casas. ¿Entonces qué hacer con un bebé que se duerme temprano? ¿Será mejor mantenerlo despierto todo el tiempo posible? En este caso, lo mejor es dejar que el niño busque su punto cómodo, no forzarlo a mantenerse despierto, pero tampoco a dormirse. Entender que hay niños que les cuesta dormirse en lugares muy bullosos o cuando no están en su casa. Si este es su caso, trate de preparar en el lugar que estarán, un espacio calmado y tranquilo donde pueda dormir al niño cuando vea que es el momento.

¿Qué hacer con la comida? En los días navideños la comida es uno de los factores que cambia en la rutina diaria, cuando tenemos un bebé lo más recomendable es seguir con su dieta alimenticia. Aunque el menú sea exquisito, recuerde que la festividad debe adaptarse a los niños y no al contrario. 

Otra situación curiosa es el regalo perfecto para los niños. En cuestión de qué regalar cuando son bebés todavía, lo mejor son aquellos juegos que estimulan los sentidos, con los colores primarios (rojo, amarillo y azul), con diferentes formas y texturas y que produzcan sonidos.

Para los pre-escolares, se puede añadir el hecho de hacerles la cartita pidiendo los juguetes, los deseos para el nuevo año y agradeciendo el año que termina (los padres la escriben, puede comprar “sticker” alusivos a la temporada). Aún los hijos adolescentes podrían seguir con la tradición de abrir los regalos en el árbol o en algún lugar especial, todos juntos. Es muy lindo mantener la ilusión de los personajes como Santa Claus, los Reyes Magos y la Viejita Belén el mayor tiempo posible, éstos ayudan a la imaginación de los niños, y cada uno tiene una historia diferente en su participación en la Navidad. Además ayudan a reforzar positivamente todo lo logrado por el pequeño en el transcurso del año.

 

Algunos “tips” para involucrar a los niños en estas fechas:

• Poner el arbolito de navidad y hacer partícipes a los críos. También hablar de la tradición de poner y abrir los regalos allí.

• Los niños pueden ayudar a desempolvar, abrir y colocar todos los adornos de Navidad, así como también ir a las tiendas a comprar los nuevos artículos para decorar

la casa.

• Visitar las exhibiciones navideñas, los villancicos y pasar por lugares que asista Santa Claus o los Reyes Magos. Importante, los chiquiticos pueden tenerle miedo a estos nuevos personajes que son extraños para ellos. No los obligue a tomarse fotos, hablarles o sentarse, que se acerquen hasta el punto en que se sientan cómodos.

• Pueden renovar tradiciones viejas de hacer aguinaldos, pero adaptarlos a los pequeños. Realizar una ruta en la tarde, y pasar cantando a recoger familiares y amigos.

• Grabar un Cd con canciones navideñas infantiles.

• En la fecha de los regalos, ir con los niños casa por casa a buscar lo que les dejaron. No se debe mencionar si el niño se “comportó mal” no recibe regalos, porque nos estaríamos enfocando en lo negativo.

• Hacer un angelito familiar y proponer una fecha para dar el último regalo. Es una forma de celebración, unión y enseñanza de dar para recibir.

Recordar que antes de los 3 años a los pequeños se les hace difícil entender el concepto de Navidad y el mensaje que trae consigo. Pero sí pueden disfrutar de todo el proceso, del ambiente de armonía y paz, la felicidad, el compartir y la unión familiar. A medida que van creciendo, les van dando significado a cada detalle de lo que es la Navidad, y lo mejor es que cuando terminan de entenderlo, ya se ha convertido en todo una tradición familiar.

 

ARISLEYDI SÁNCHEZ GUZMÁN, M.A

PSICÓLOGA CLÍNICA INFANTO-JUVENIL

ESPECIALISTA EN VIOLENCIA INTRAFAMILIAR

Modificado por última vez enMartes, 02 Diciembre 2014 10:19
volver arriba

or Cancelar