Menu

WEB-_Vida_de_padres.png

Prev Next
El adulto: clave para que el niño aprenda a manejar sus emociones

El adulto: clave para que el niño aprenda a manejar sus emociones

Hoy en día todos sabemos que las emociones y los sentimientos son importantes ¡están de moda!   Hubo una época pasada en la que esto no era así, pero gracias a los avances de la ciencia se ha podido demostrar que las emociones nos inf...

Tenemos un hijo y estamos separados ¿Ahora qué?

Tenemos un hijo y estamos separados ¿Ahora qué?

  Dilia Leticia Jorge Mera Independientemente de si estamos casados o no, si somos padres y madres de un hijo o hija, tenemos los mismos derechos y obligaciones con ellos, ya sea que estemos casados y separados, o estábamos viviendo juntos y n...

El ajedrez, una herramienta que ayuda a los niños con déficit de atención

El ajedrez, una herramienta que ayuda a los niños con déficit de atención

Una asociación madrileña fomenta este juego para favorecer la concentración de los pequeños. El ajedrez es mucho más que un juego de estrategia. Puede ser una potente herramienta educativa que ayude a niños con dificultades de aprendizaje. Esto lo ...

Cuando los bebés desplazan a sus padres

Cuando los bebés desplazan a sus padres

La llegada de un pequeño puede suponer un cambio en los roles familiares.   Nace el primer bebé y la familia se revoluciona. La llegada de un hijo es una de las experiencias más importantes en la vida del ser humano, llena de desafío...

Las 5 razones por las que enseñar a meditar de manera consciente a niños con TDAH

Las 5 razones por las que enseñar a meditar de manera consciente a niños con TDAH

Expertos afirman que la meditación consciente les ayuda a eliminar la ansiedad, estimular su atención y potenciar estados de ánimo positivos. El Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos de la conducta m...

El ajedrez, una herramienta que ayuda a los niños con déficit de atención


Una asociación madrileña fomenta este juego para favorecer la concentración de los pequeños.

El ajedrez es mucho más que un juego de estrategia. Puede ser una potente herramienta educativa que ayude a niños con dificultades de aprendizaje.

Esto lo saben muy bien en el club de Ajedrez Villalba 64 . Esta asociación cuenta con el proyecto Ajedrez y TDAH, con el que ayudan a que niños con este transtorno para que mejoren su atención, controlen su hiperactividad, mejoren en el cálculo, en las relaciones sociales, puedan obtener mejores calificaciones, tengan una conducta más controlada en la casa y el colegio, dejando de recibir notas de mala actitud. Todo ello con el ajedrez como recurso principal.

Evidentemente, la práctica de este juego no les va a quitar el déficit de atención, pero con trabajo y perseverancia les ayuda a conseguir que mejoren en sus objetivos.

Luis Blasco, presidente del club, así lo explica: «Comenzamos el proyecto piloto con la colaboración del ayuntamiento de Collado Villalba. El Consejo de Juventud de la localidad intentó crear una serie de sinergias entre distintas asociaciones y nosotros ya habíamos trabajado con personas mayores y niños con dificultades sociales. El centro de Salud propuso que podría ser una buena opción trabajar con niños con déficit de atención. Nos pusimos en contacto con una asociación de TDAH que se llama APDE Sierra que es muy activa. Se hizo un proyecto piloto subvencionado por el Ayuntamiento de Villalba y nuestra parte, que es la pedagógica y educativa fue un éxito. Tuvimos un montón de niños que venían de toda la zona norte de Madrid»

Entre las premisas que Blasco quiere dejar claras es que «el ajedrez no cura el TDAH ni quita la medicación. Es sólo una herramienta de trabajo» y prosigue «para nosotros es muy importante que los padres se impliquen, pues son ellos los que saben si su hijo mejora y como está en cada momento. Tan importantes son los progenitores que ellos también tienen que venir a la asociación una vez al mes. Es importante que toda la familia sepa jugar al ajedrez para que los pequeños mejoren y tengan con quién jugar en casa».

El experto recalca que lo que pretenden es enseñar a pensar sin entrar en el tema de la competición «a estos niños, que ya tienen problemas para concentrarse no les puedes meter, además, la presión de los campeonatos» aclara.

Dentro del proyecto la asociación tiene una aplicación que se llama el ajedrez de Víctor y que usan mucho para trabajar con este tipo de niños.

Y no solo una aplicación. Este proyecto fue premiado como mejor proyecto social de Ajedrez en London Chess Conference 2015. Luis Blasco explica que «nuestro proyecto era una propuesta completa y real y además ya estaba en marcha. Fue un premio merecido por el que hemos tenido reconocimiento mundial. Incluso nos han llamado de otros países para que les presentáramos la iniciativa y para ponerla en marcha».

Leer más ...

Las bondades del ajedrez para niños con TDAH

Un estudio pionero demuestra que este juego mejora su concentración, comportamiento, atención...

Mejora el comportamiento, ayuda a mostrar tolerancia ante la frustración, desarrolla la memoria y el cálculo, fortalece el carácter... A nadie se le escapa los beneficios que aporta a los menores jugar al ajedrez. De hecho, en breve se convertirá en una asignatura en todos los colegios de España. Ahora un estudio pionero, publicado en la «Revista de Psiquiatría y Salud Mental», sostiene que también puede mejorar los síntomas del TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad) en niños y adolescentes. «Por primera vez, hemos demostrado que el ajedrez es una herramienta más que puede integrarse en el tratamiento del TDAH siempre que al niño le guste y esté motivado a jugar», explica Hilario Blasco-Fontecilla, uno de las autores de esta investigación y psiquiatra de la Infancia y Adolescencia en el Hospital Universitario Puerta de Hierro de Madrid.

El estudio («Jaque Mate al TDAH») se realizó con 44 niños de 6 a 17 años que asistieron a un programa piloto en 2012, llevado a cabo en el Centro de Salud Mental de Villalba (Madrid). Se trataba de sesiones semanales de ajedrez de una hora de duración durante once semanas consecutivas, impartidas por un experto. Además, se aconsejó a los menores que también practicaran regularmente en casa.

Tras este periodo, «la mayoría de los padres refirió cierta mejoría de la severidad del TDAH en sus hijos y casi la mitad percibieron una disminución de la severidad del 30%», afirma el doctor Blasco-Fontecilla.

Consciente de la necesidad de realizar un estudio más amplio para confirmar estos resultados, el psiquiatra plantea introducir el juego del ajedrez como terapia complementaria dentro del tratamiento de TDAH. Sus ventajas: es económico, no tiene efectos secundarios y es juego, algo esencial para el desarrollo social de los niños.

Lo más trascendental es que este centenario juego ha demostrado que en menores con TDAH «mejora su comportamiento general y su atención; logra que controlen mejor su impulsividad e incluso su postura corporal, sentándose adecuadamente; hace que atiendan las órdenes a la primera y desarrolla el hábito de estudio. Los niños que han continuado jugando al ajedrez de forma regular y estableciendo cierto hábito evolucionan de forma muy positiva: tienen incluso menos medicación y mejores resultados académicos», afirma el investigador. El psiquiatra recuerda que este juego centenario ya ha demostrado sus bondades en personas que sufren esquizofrenia y alteraciones secundarias por consumo de drogas, y en la prevención de la demencia.

La clave está en cuándo y cómo se introduce el ajedrez en la vida de una persona diagnosticada de TDAH, explica Blasco-Fontecilla. «En un niño —dice— que no está adecuadamente tratado, el ajedrez no va a tener éxito, porque el niño se frustrará. Sin embargo, en un menor que está razonablemente estabilizado, este juego puede resultar una herramienta de rehabilitación muy positiva».

«Ha ganado en comportamiento social»

Como le ha ocurrido a Gonzalo, un adolescente de 17 años que fue diagnosticado de TDAH con doce. «En 1º de la ESO comenzamos la medicación y las sesiones de ajedrez», cuenta su madre Mª de los Ángeles. «Dos sesiones a la semana de una hora cada una. Tras estos cinco años, es capaz de estar sentado. Antes movía la pierna, pero ya ha aprendido a controlarse y a vivir con ello. Ha ganado en comportamiento social y en disciplina. En el fútbol si se enfadan, dan una patada al balón. Pero en el ajedrez no pueden levantarse de la mesa ni tirar las fichas. Socialmente ha aprendido a comportarse, y aunque parezca un juego silencioso, también hace amigos», sonríe esta madre.

Después del verano, Gonzalo cursará 2º de Bachiller. «Quiere seguir estudiando y hacer una carrera y lo conseguirá», se enorgullece Mª de los Ángeles. En su rendimiento académico también ha influido este tablero centenario. «Se concentra mejor —reconoce su madre—, ha sido un juego genial para mejorar en matemáticas, ahora memoriza mucho mejor con la vista... Y le tranquiliza mucho. Él asiste a las sesiones de ajedrez a ultima hora de la tarde, cuando ya está cansado y agobiado por estudiar. Cuando regresa a casa se siente más sereno y se sabe controlar».

Los beneficios

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

or Cancelar