Menu

WEB-_Vida_de_padres.png

Prev Next
El adulto: clave para que el niño aprenda a manejar sus emociones

El adulto: clave para que el niño aprenda a manejar sus emociones

Hoy en día todos sabemos que las emociones y los sentimientos son importantes ¡están de moda!   Hubo una época pasada en la que esto no era así, pero gracias a los avances de la ciencia se ha podido demostrar que las emociones nos inf...

Tenemos un hijo y estamos separados ¿Ahora qué?

Tenemos un hijo y estamos separados ¿Ahora qué?

  Dilia Leticia Jorge Mera Independientemente de si estamos casados o no, si somos padres y madres de un hijo o hija, tenemos los mismos derechos y obligaciones con ellos, ya sea que estemos casados y separados, o estábamos viviendo juntos y n...

El ajedrez, una herramienta que ayuda a los niños con déficit de atención

El ajedrez, una herramienta que ayuda a los niños con déficit de atención

Una asociación madrileña fomenta este juego para favorecer la concentración de los pequeños. El ajedrez es mucho más que un juego de estrategia. Puede ser una potente herramienta educativa que ayude a niños con dificultades de aprendizaje. Esto lo ...

Cuando los bebés desplazan a sus padres

Cuando los bebés desplazan a sus padres

La llegada de un pequeño puede suponer un cambio en los roles familiares.   Nace el primer bebé y la familia se revoluciona. La llegada de un hijo es una de las experiencias más importantes en la vida del ser humano, llena de desafío...

Las 5 razones por las que enseñar a meditar de manera consciente a niños con TDAH

Las 5 razones por las que enseñar a meditar de manera consciente a niños con TDAH

Expertos afirman que la meditación consciente les ayuda a eliminar la ansiedad, estimular su atención y potenciar estados de ánimo positivos. El Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos de la conducta m...

Las 5 razones por las que enseñar a meditar de manera consciente a niños con TDAH

Expertos afirman que la meditación consciente les ayuda a eliminar la ansiedad, estimular su atención y potenciar estados de ánimo positivos.

El Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos de la conducta más frecuentes en los niños –se estima que afecta a entre el 8 y el 10% de los niños en edad escolar y a menudo persiste en la edad adulta–. Actualmente existen diferentes tratamientos que van desde los medicamentos a otro tipo de terapias recientes como el mindfulness o la meditación consciente. Terapias de vanguardia que actualmente están demostrando muy buenos resultados.

El Día Internacional del TDAH que se celebra este 13 de julio tiene como objetivo sensibilizar sobre este transtorno y poner el foco sobre las necesidades actuales de los afectados y sus familias, ya que el TDAH, de no ser tratado a tiempo, puede producir daños en la personalidad del niño, adolescente y adulto.

Se estima que el TDAH afecta a entre el 8 y el 10% de los niños en edad escolar y a menudo persiste en la edad adulta

De acuerdo con el estudio de la doctora Sarina J. Grosswald de la Universidad de George Washington, meditar ayudaría a los niños que padecen TDAH a sentir menos estrés y ansiedad, y a mejorar su concentración. Este tipo de terapia consciente permite que el niño se relacione de forma directa como lo que está sucediendo en el presente y que focalice su atención.

 

«Meditar provoca cambios positivos en nuestra corteza cerebral debido a la neuroplasticidad del cerebro. Esta práctica reduce disminuye la ansiedad y nos libera de la tristeza. También mejora la concentración, desarrolla su inteligencia emocional y les ayuda a conectar con uno mismo», sostiene Marta Puig, fundadora de Mundo Pránico.

Los beneficios del mindfullness en TDAH

1. Dota a los niños de herramientas de autocontrol: ayuda a reducir sus respuestas implusivas ante situaciones de estrés.

2. Ayuda a mejorar su equilibro emocional: el niño con TDAH será capaz de conectar con mayor facilidad con sus emociones, reconocerlas y desarrollar una mayor empatía y gratitud hacia el mundo.

3. Estimula su atención: el niño que practique mindfulness será capaz de estar presente de una manera consciente y centrará su atención. Este beneficio también repercutirá en sus resultados académicos ya que la meditación y el incremento de la concentración mejoran el proceso de memoria, facilitando así un aprendizaje duradero y con mejores bases.

4. Potencia estados de ánimo positivos: el niño estará más feliz.

5. Reduce su ansiedad y el estrés: le ayudará estar más relajado, a tomar mejores decisiones y a descansar.

Técnicas para enseñarles a meditar

Meditar provoca cambios positivos en nuestra corteza cerebral debido a la neuroplasticidad del cerebro, reduce la ansiedad y nos libera de la tristeza

Según Marta Puig, los niños más pequeños –hasta los 7 años– tendrán que ver la meditación consciente como un juego. La experta recomienda que hagan una actividad física que les ayude a reconocer su cuerpo. «Las meditaciones en esta etapa de la vida van enfocadas al reconocimiento del cuerpo físico más que a elevar la consciencia. Necesitan conectar con lo físico, con la materia y con el movimiento. Es importante en esta fase trabajar la meditación en movimiento. Su espíritu está conociendo el entorno y se debe adaptar», sostiene. No se recomienda que canten mantras quietos en un sitio, sino en movimiento e interacción. A través del juego, tocando piedras, palos y naturaleza…

En la siguiente etapa, de 7 a 14 años, su energía está más enfocada al desarrollo emocional. Es momento ideal para trabajar meditaciones que les ayuden a detectar sus emociones, a identificarlas y gestionarlas. En esta fase les podemos ayudar permitiendo que sientan, identifiquen y organicen sus emociones. Las consignas pueden ir orientadas a que el niño sea capaz de dejar ir los sentimientos que le hacen daño (ira, miedos…) y a relajarse.

En la tercera fase, entre los 14 a los 21 años, la meditación está orientada al desarrollo de las capacidades mentales. Esta etapa es de toma de consciencia y ordenar las diferentes formas de pensar que tenemos.  En estos años las meditaciones que se recomiendan son las de análisis y comprensión, tanto de forma inductiva como de forma deductiva.

Nunca es pronto para aprender a meditar. La clave del éxito es establecer una rutina cómoda y agradable para el niño, buscando un espacio donde él se sienta a gusto. Se recomienda además el uso de música suave y cambios de ejercicios para que el niño no se aburra.

Leer más ...

Mi hijo/a tiene discapacidad ¿Qué puedo hacer?

Antes de adentrarnos en los aspectos de cómo abordar un niño o niña con discapacidad, es importante detenerse a analizar la definición que establece la Ley No. 5-13 de República Dominicana, la cual describe en su considerando 2do “Que el concepto ¨discapacidad¨ evoluciona y resulta de la interacción entre una persona con una deficiencia física, psíquica y/o sensorial y las barreras medioambientales y de actitudes que le impone su entorno físico y social que impiden su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con los demás.” Esta evolución nominal ha transcurrido desde designaciones peyorativas, pasando por incapacidad, es decir persona incapaz, y aunque sigue vigente discapacidad ya se habla de diversidad funcional, más aun en el ámbito educativo se refiere a educandos con necesidades educativas especiales derivadas o no de discapacidad.

Ahora bien, todo este transitar terminológico tiene su razón de ser en buscar dignificar la persona y su condición humana. Sin embargo, este aspecto es solo el comienzo, cuando estamos frente a un niño o niña con diversidad funcional, se nos viene un sin fin de interrogantes y sentimientos encontrados, más aun cuando quien recibe el impacto es un padre o una madre, que cuando cae en cuenta de su situación, se acrecienta la gran pregunta ¿Qué hago? o ¿Cómo abordo esta situación? ¿Por dónde comienzo? Estas mismas preguntas se las hace un docente cuando entra en contacto con su educando y así en los rostros de quienes mantienen roce social con estas geniales personitas que nos aleccionan cada amanecer.

En primera instancia creo conveniente hablar de aceptación, pero ¿aceptar qué?, pues que la creatividad se escribe con la C de Creador, por lo tanto existe diversidad de maneras para percibir el mundo y se desarrolla en personas especiales que descifran su universo de infinitas maneras, superan sus dificultades con inteligencia y lo único que necesitan es ser aceptados como tal, condición que los iguala a cualquiera de nosotros con nuestra singularidad.

El ser en sí mismo, está dotado de un sistema con el más alto nivel funcional, ya que cuenta con mecanismos sustitutos que fisiológicamente pueden ejercer funciones alternas a las que les corresponde de por sí, es decir poseemos un sistema de compensación altamente especializado que llega a suplir ciertas carencias de orden físico o fisiológico para mejorar la efectividad en su funcionamiento. Entonces, que se necesita para activar este mecanismo tan completo que habita dentro de nosotros: Creer!

Inevitablemente, luego de aceptar, podríamos comenzar por creer en el potencial humano. Cuando un padre, una madre o un maestro están frente a su hermoso niño o niña con alguna diversidad funcional debe en su sentimiento de amor albergar la certeza de que tiene en sus manos una personita que viene con un arsenal de herramientas de la que echar mano para convertirla en una gran persona con virtudes que puede transformar en talentos, útiles para la convivencia social, digna de valoración nutriendo con su aporte el acervo social en el cual le permitan integrarse y desarrollarse.

El amor bien concebido hacia un hijo o hija con diversidad funcional será donado con caricias, protección, aupando a su criatura a crecer, a desarrollarse plenamente proporcionándole experiencias de compartir junto a su familia extensiva, con sus iguales, momentos de risas con su familia nuclear, de corrección bajo una autoridad equilibrada, de crecimiento espiritual, con un lenguaje afable y enriquecido, aunado al acompañamiento de especialistas en cada ámbito funcional sea de orden sensorial, cognitivo, neurofisiológico o motriz.

En consecuencia, cuando cada hogar comience la experiencia de valorización, se pondrán manos a la obra para crear seres útiles e intrínsecamente felices de ser quienes son, entonces debilitaremos la autocompasión, el sentimiento de minusvalía y por tanto encontraremos más niños(as) haciendo vida cultural y estudiantil contra menos infantes con diversidad funcional pedigüeños, menos hogares que utilicen la sensibilidad humana tergiversada,  más personas que no propician la mendicidad porque reconocen que si les enseñamos la gran satisfacción de dar antes que recibir, seremos testigos de una sociedad donde lo extraordinario se hará común.

Para culminar, en esta cadena de acciones simultaneas, reitero que cada familia que resguarda en su seno un infante con diversidad funcional debe hacer mano de todas las instancias posibles que apoyen su labor formativa según la condición que presente su hijo o hija, de igual forma lo puede hacer el docente que se ocupa por la formación integral de su educando. En todo el país existen organizaciones que ofrecen servicios de salud, educación, ayudas técnicas y recreación que tienen como misión acompañar a la familia en esta noble labor, sumando esfuerzos en la búsqueda de igualdad de condiciones, en vías de lograr su participación plena y activa dentro de la sociedad.

Msc. Ana Virginia Hernández

Profesora de educación especial, mención dificultad de aprendizaje,

Magister en orientación de la conducta.

Centro Vida y Familia Ana Simó

Imagen tomada de: cuidadoinfantil.net

Leer más ...

Las mascotas y los niños especiales

 

La mayoría de los niños tienen o han tenido alguna vez una mascota, más de un padre se ha visto en la necesidad de adquirir un perrito, una tortuga o un pajarito para complacer a su pequeño y aunque normalmente estos piden el animalito movidos por deseo de jugar, cuidarlos o por curiosidad son muchos los beneficios obtenidos de la interacción con mascotas.

Los niños con alguna condición especial no son la excepción, está demostrado que frente a un diagnóstico de autismo, parálisis cerebral o síndrome de down si además de un buen apoyo familiar y de la interacción con otros niños se tiene la presencia de una mascota tendremos mejores resultados en la adquisición de habilidades que favorecen el proceso adaptativo.

En el caso de los niños con autismo, donde su principal característica es una marcada dificultad para las interacciones sociales y adquisición del lenguaje verbal, mascotas como el perro, gato o conejo por ser fácilmente adiestrantes, inteligentes y cariñosos pueden ayudar al niño a mantenerse conectado con su entorno, ayudarles a expresar afecto, impulsar la verbalización, el juego con sentido y hasta mejorar el contacto visual.

Si pensamos en los niños con síndrome de down, de igual forma la interacción con una mascota como la tortuga, la cotorra, puede ayudarles a cultivar la paciencia, reducir la ansiedad, puede ensenarles sobre el cuidado y la responsabilidad con sus cosas. Los niños con parálisis cerebral también se benefician del contacto con delfines, mantarrayas y caballos (se han visto grandes avances a nivel motor con la equinoterapia y la terapia acuática) por lo que incluirlos en este tipo de terapia, llevarlos frecuentemente al campo, la playa o la piscina y hasta tener una pecera en casa puede ayudar bastante.

En conclusión, una mascota siempre brinda amor, alegría incondicional disminuye el sentimiento de soledad y la ansiedad con tan solo acariciarla por lo que tomando las medidas necesarias siempre será una buena opción para nuestro niño especial.

Lic. Zuleyma Rosario, MA.

Psicologa clínica,

Terapeuta Familiar

Terapia Boutique

809-533-5338

www.terapiaboutique.com

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

or Cancelar