Menu

WEB-_Vida_de_padres.png

Nuestras mascotas y los recién llegados bebés

Nuestras mascotas y los recién llegados bebés

La llegada de un bebé es un momento hermoso y único de toda familia: ya le pintamos el cuarto, le preparamos su cunita, celebramos el ¨baby shower¨. Sin embargo, hay otro miembro de la familia que puede necesitar de un poco de atención especial y un poco de ayuda a la hora de enfrentar esta  nueva situación. Este miembro es nuestra adorada y querida mascota.

Nuestras mascotas, en especial los perros más que los gatos, pueden sentirse confundidas ante la entrada a escena de un nuevo actor protagónico (nuestro bebé) por lo que debemos preparar el terreno unos meses antes de su llegada.

Los perros suelen socializar en un orden tribal. Por esta razón identifican a algunos miembros de la familia como seres dominantes sobre sí mismos y  a otros como inferiores a ellos. Algunos perros, en un principio, suelen ver al bebé como a un miembro de baja jerarquía e intentan mostrar una actitud dominante la cual podría ser expresada con una simple escondida, orejas bajas, cola metida, letargia, inapetencia, posturas agazapadas en el peor de los casos, con cierta agresión.

En cuanto a los gatos éstos no actúan en orden tribal pues no suelen ser tan sociables como los perros  por lo que optarán por serles indiferentes e ignorar a la criaturita, no provocarán agresión. La mayor complicación para ellos es la convivencia, pues tienden a estar en sitios poco ruidosos y no manejan bien sus nervios a la hora de los llantos. Estas pequeñas mascotas pudieran expresar su depresión dejando de comer, orinando o defecando fuera de su cajita, y en el peor de los casos, tratando de huir. Así que pónganles mucha atención.

Antes de traer al bebé del hospital, deberán introducir a sus mascotas a la habitación del futuro integrante de la familia para hacerlas partícipes de este tan esperado evento. Si hay talcos y colonias, dejen que ellas se familiaricen con éstos, háblenles de lo felices que se sienten y díganles con caricias y palabras dulces que ellas seguirán siendo parte de la familia como hasta ahora lo han sido. A nuestras mascotas se les comunica con gestos y palabras. Es la verdadera forma de enseñarles…con amor.

Una vez llega la criatura al hogar, es preferible que mantengan a las mascotas afuera del dormitorio e introduciéndolas de forma natural y sin miedo. Deben repetir esto frecuentemente, manteniendo la higiene en primer lugar. Mientras más las escondan del nuevo bebé más posibilidades tienen de convertir a su propio hijo en un blanco de amenaza.

Tómense un poco de tiempo para pasearlas. Háganles saber que no han sido reemplazadas, jueguen a tirarles la pelotita o el ratoncito de juego al gatito, como lo hacían antes.

De esta manera podremos lograr que nuestras mascotas puedan sobrellevar esta situación y mantener la armonía en casa.

Modificado por última vez enMiércoles, 04 Febrero 2015 14:47
volver arriba

or Cancelar