Menu

WEB-_Vida_de_padres.png

Nursery Vs Dejar el pequeño con una Nana

Hoy día casi el 80 % de las madres trabajan en empleos de medio o tiempo completo, lo que las enfrenta al dilema de bajo quien dejar el cuidado de sus pequeños, lo que crea muchas dudas y sentimientos de tristeza para la progenitora que desea crecer profesionalmente, obtener recursos y en algunos casos como única proveedora se hace más que obligatorio que se enliste en las filas de lo laboral, aunque esto implique dejar a su bebe desde los 3 meses de nacido, lo que para muchas es doloroso y frustrante, pero cual superhéroe el deber llama y la súper mama debe responder.

 

Existen tres opciones a escoger:

* Dejar el pequeño con un familiar responsable (ya sea abuela, una tía u otro miembro de la familia).

* Inscribir al chiquito en un Nursery.

* Dejar al niñ@ en casa con una Nana.

Cada caso presenta ventajas y desventajas a evaluar, con miras de ofrecer lo mejor a la criatura inocente, que no podrá comunicar a su madre el tipo de cuidado que recibe, más si podrás notar una que otra anomalía, las que te darán una idea de como está el chiquito en tu ausencia.

La Psicóloga Clínica, Rosa Guzmán Abreu entiende “que el Nursery es más favorable para él bebe, ya que normalmente en estos centros trabajan personas capacitadas y supervisadas”, algo a destacar, ya que estas personas tienen encargados que controlan que el cuidado del pequeño se lleve a cabo en óptimas condiciones.

Así mismo, la Psicóloga añade “el niño empieza a socializar con bebitos de su edad, lo que los hace más independientes, además en estos centros el interés básico es el cuidado del pequeño, por lo que pueden enfocar todo su tiempo en él llevando un programa, con el que le enseñan a realizar actividades que permiten un desarrollo psicomotor más efectivo y rápido conocida como “Estimulación Temprana”, la que comprende un grupo de técnicas para el desarrollo de las capacidades y habilidades de los niños en la primera infancia. Es el grupo de técnicas educativas especiales empleadas en niños entre el nacimiento y los seis años de vida para corregir trastornos reales o potenciales en su desarrollo, o para estimular capacidades compensadoras. Las intervenciones contemplan al niño globalmente y los programas se desarrollan teniendo en cuenta tanto al individuo como a la familia y el entorno social que lo rodea.

Con estas se busca desarrollar:

Capacidades Sensoriales, hacen referencia al desarrollo de sus sentidos.

Capacidades Psicomotrices, a través de las cuales el niño ira a prendiendo nuevos movimientos o perfeccionando lo que ya sabe hacer, etc.

Capacidades Sociales, con las que se ira relacionando con los demás y conociendo las normas sociales.

Capacidades afectivas, que le llevan a expresarse de forma espontánea, descargando tensiones y desarrollando cierta autonomía.

Sin embargo, la Psicoterapeuta familiar, Laura Gutman, quien no desaprueba el Nursery destaca en su artículo sobre “Liberarlos de nuestras expectativas”, que no debemos dar mayor valor a la estimulación temprana que “como técnica apareció de una manera muy noble. En sus primeros tiempos se utilizaba para apoyar en su desarrollo a niños con capacidades especiales, y también con niños que sufrían ciertas enfermedades que los tenían corporalmente inmovilizados.

Esta técnica ofrece herramientas muy valiosas para que el niño se sienta incentivado para superar alguna dificultad puntual, ya sea física o emocional. Como usada cotidianamente da excelentes resultados y anima a los más pequeños a vencer ciertos obstáculos, posteriormente empezó a usarse en prácticamente todos los niños.

No está mal estimular a los niños para que adquieran nuevas habilidades, pero solo en la medida en que sea un juego para nosotros y para ellos. En los casos de niños sanos, no necesitamos ningún resultado”.

Guzmán Abreu, explica que aunque algunas madres opten por el cuidado del bebe en casa por considerarlo más económico debe evaluar también, que está dejando su bebe en la mayoría de los casos con un desconocido o en el caso que sea un familiar que aporta mas confianza, en general no están capacitados para educar al bebe, por lo que el niño además puede adquirir conductas propias de quien le cuida, que no son del agrado de la madre, como fue el caso de Yoely Martínez, quien dejo a su pequeña al cuidado de una nana que solía referirse con esta palabras “este jevito”, “yo toy ratata” y que practicaba unos bailes muy provocativos desde que escuchaba algún tipo de música, además esta madre nos relata que se ausento por un rato dejando a la bebita de 3 meses observando unos dibujos animados en la TV y al regresar la señora le dijo que la bebita había desconfigurado el control de la televisión, algo muy difícil para una chiquita de esa edad, además de que al arreglar el aparato, lo que realmente estaban transmitiendo era una telenovela que gustaba a la nana.

Esto no significa que todas las niñeras sean de esta manera, al contrario existen muchas que se han convertido en la madre de los jovencitos que cuidan y todavía grandes le profesan mucho amor, pero hay que tener un ojo de águila para encontrar personas con estas cualidades y poder dar lo mejor a sus hijos, por lo que la pefesional de la Psicología Rosa Guzmán recomienda a los padres seguir los siguientes pasos para evaluar que es más conveniente:

1. Pedir referencia a padres que hayan dejado sus hijos en Nursery y los que los han dejado en casa.

2. Visitar varios Nursery e informarse de los programas de educación que llevan con los niños.

3. Elegir el que mejor método utilice para el cuidado y la educación del pequeño.

4. Entrevistar posibles nanas y en caso de preferir una ponerla al cuidado del bebe desde antes de la madre entrar al trabajo para ir observando que tan favorable es para su hijo.

Así mismo, la Licenciada en Administración, Diana Tapia destaca “una de las grandes ventajas del nursery o guardería es que son más económicas que contratar una niñera. Los gastos son menores, en un nursery se paga solo una mensualidad y la merienda del bebe, en cambio con una nana hay que pensar en su sueldo, que generalmente es más alto, pues también le asignan los quehaceres de la casa, las comidas y demás gastos que incluyen tener una persona en casa”

Pero, lo más importante es recordar en la confianza está el peligro, nunca confíes ciegamente, no es que como padres vivan asustados, pero hay que tener la precaución de llegar a horas que no te esperen o al menos tratar y de evaluar el temperamento de la persona que cuida nuestros hijos, ya que si tú como madre o padre puedes perder la paciencia en un momento dado, porque no lo hará otro.

Evalúa, analiza y decide consciente de que crees es lo mejor para tu hijo, al final tú tienes la última palabra y nadie más quiere lo mejor para un pequeño que sus propios padres.

Modificado por última vez enLunes, 23 Marzo 2015 17:21
volver arriba

or Cancelar