Menu

WEB-_Vida_de_padres.png

Cómo encontrar a la Niñera Perfecta

Cómo encontrar a la Niñera Perfecta

Por Kenya Roque

Directora de Top Maids

Agencia Especializada en Selección

De Niñeras y Empleadas Domésticas

Siempre que nos encontramos ante la necesidad de contratar una niñera, ya sea porque seremos madres por primera vez o se nos va la niñera que tenemos, nos llena un sentimiento de ansiedad particular. Nos asaltan las dudas, un gran temor y la inseguridad se apoderan de nosotras con sólo pensar que una persona nueva y desconocida se integrará a nuestro hogar y que dejaremos nuestros más preciados tesoros en sus manos. Pero si permitimos que estos sentimientos nos dominen o si nos lanzamos a la búsqueda sin una guía u orientación, podemos desesperarnos, saltar pasos muy importantes y hacer una mala elección.

Encontrar la niñera adecuada es un proceso que amerita esfuerzo, dedicación, tiempo e intuición.

Este artículo pretende ser esa guía orientativa, llena de útiles consejos para que podamos dominar esos miedos y sentirnos más seguras y confiadas a la hora contratar a la niñera perfecta, bueno, casi perfecta.

Es vital que tengamos presente en nuestras mentes que allá fuera no hay niñeras perfectas. Al menos que encontremos un clon nuestro o de la abuela, no las hay. Siempre encontraremos una falla en ella, un defecto, una forma de hacer algo que no nos guste, nos puede molestar hasta el tono de voz y si la consideramos perfecta, pronto descubriremos algo que nos demostrará que no lo es… la conclusión es que ellas son imperfectas, tan humanas como nosotras.

Sin embargo, la niñera debe poseer cualidades que contribuyan al buen desempeño de su trabajo y tener valores que garanticen el cuidado y bienestar de nuestros pequeños.

Sentir un amor genuino por los niños y ser cariñosa.

Tener mucha paciencia.

Tener madurez y sentido común.

Ser creativa y dinámica.

Poseer un carácter alegre y dócil.

Cuidar mucho de su higiene y aspecto personal.

Ser honesta y respetuosa.

Ser puntual y responsable.

Disfrutar del juego y las actividades infantiles.

Ya conociendo las cualidades básicas que debe tener una buena niñera, tenemos que definir claramente el perfil de la candidata de acuerdo a nuestras expectativas: la edad, si tiene hijos, el grado de formación, la experiencia laboral, otras cualidades que esperamos de esa niñera, así como las funciones que habrá de realizar, el horario que habrá de cumplir, el salario que estimamos ofrecerle y si le ayudaremos con un extra para su pasaje (transporte).

Una vez tengamos ese perfil definido iniciaremos la búsqueda. Una opción para ello es a través de referidos ya que nos permitirá aprovechar la experiencia de un amigo o conocido con esa candidata. Otra forma de búsqueda es delegar ésta tarea en una agencia especializada que de acuerdo con las instrucciones, nos enviará las candidatas que más se ajusten al perfil definido.

Luego de realizar la selección debemos darle mucha importancia a la entrevista personal; en ella conoceremos mejor su actitud y si los niños están presentes, podremos evaluar su desenvolvimiento en ese primer encuentro con ellos. Investigaremos qué entrenamiento ha tenido, qué la motiva a trabajar con niños y con quiénes ha trabajado anteriormente. Las referencias laborales son claves para tomar la decisión de contratar o rechazar una candidata, es preferible que las referencias sean recientes y puedan confirmarse vía telefónica o personal. Descartemos candidatas que no cuenten con referencias recientes, comprobables o que no sean posibles confirmar porque sus antiguos patrones “se fueron del país” ya que esto pone en duda la veracidad de la información y su comportamiento en el empleo anterior.

 

Es recomendable realizar un examen médico a la candidata o solicitar pruebas de laboratorio, para asegurarnos de que no tiene ninguna enfermedad infectocontagiosa que pudiese afectar la salud de los niños y de la familia.

 

Ya tomada la decisión y al momento de la contratación es muy importante dejar constancia escrita de las obligaciones de la niñera, sus compromisos, horarios, salario, derechos y deberes, etc.

Debemos tener con ella siempre una comunicación franca y directa, esta relación con las niñeras es de suma importancia, digámosle siempre lo que nos disgusta y lo que nos gusta.

Siempre entre ellas y nosotras debe haber química ya que de esto también depende el buen cuidado de nuestros hijos.

Una de las ventajas de contratar una niñera a través de una agencia especializada es que permite un tiempo de prueba, donde podemos identificar si existe esa química o si la niñera cumple con nuestras expectativas. En caso de que la misma no califique, la agencia nos ofrece un reemplazo sin costo adicional al que hemos pagado por buscarla, por tanto, no hay riesgos de quedarse sin ayuda en casa, al menos que nosotras así lo decidamos.

Para reconocer qué tan bien hemos elegido a nuestra niñera basta con observar el comportamiento de los niños. Si la extrañan cuando toca su día libre, si la reciben con alegría, si están limpios y animados, y estando completamente sanos no existen cambios negativos en su humor, sueño o apetito, podemos estar tranquilas y confiadas de que hemos acertado. Tendremos que observar que de igual manera cumple con sus horarios, respeta las reglas y se adapta rápidamente al hogar y las rutinas, manteniendo una higiene y aspecto físico impecable. Pero si algo no parece funcionar, si observamos cambios negativos en los niños o simplemente hay algo con ella que no nos cuadra, llevémonos de nuestra intuición, porque esa no falla. ¡Esa sí que es perfecta!

volver arriba

or Cancelar