Menu

WEB-_Vida_de_padres.png

El Masaje Infantil y los niños con necesidades especiales

El Masaje Infantil y los niños con necesidades especiales

 

La piel es el órgano más extenso del cuerpo y uno de los más sensibles. Participa en los procesos de nutrición, asimilación y eliminación de sustancias, protección, contención y recepción de información.

Los niños con dificultades visuales, auditivas, neurológicas  o de desarrollo muchas veces no pueden responder adecuadamente a los estímulos, en estos casos el tacto se convierte en un componente vital para su desarrollo.

Beneficios del Masaje en niños con necesidades especiales:

  1. Fomenta el vínculo afectivo entre el niño y sus padres o cuidadores.
  2. Contribuye a establecer una comunicación mutua más efectiva.
  3. Da la oportunidad a los padres a conocer detalladamente el cuerpo de su hijo pudiendo detectar alteraciones en caso de que aparezcan.
  4. Ayuda al niño a desarrollar conciencia corporal y conocer los límites de su cuerpo y su relación con el espacio que le rodea.
  5. Da la oportunidad a los padres de trabajar de manera activa en el proceso de desarrollo de su hijo.
  6. Activa la circulación sanguínea aumentando el aporte de oxigeno y nutrientes.
  7. Contribuye a mejorar la capacidad pulmonar y colabora en la expectoración de mucosidades.
  8. Alivia gases, cólicos y estreñimiento mejorando el funcionamiento intestinal.
  9. Relaja y facilita el bienestar del niño y el paso de la vigilia al descanso, proporcionándole una mejor calidad de sueño.
  10. Favorece  el equilibrio de la tonicidad muscular.

 

Los bebés prematuros que han permanecido tiempo en el hospital pueden estar traumatizados y muy sensibles. El Masaje Infantil les da la oportunidad a los padres de recompensar a su bebé con un contacto amoroso y confortarlo con ternura.

Algunos de los beneficios más importantes del masaje infantil en bebés prematuros son:

  1. Ganancia de peso más rápida.
  2. Refuerza el proceso de vínculo y apego entre el bebé y sus padres.
  3. Los padres podrán incorporar el masaje al cuidado cotidiano del bebé, adquiriendo confianza en el contacto como soporte para la organización psicomotriz sobre todo en los primeros meses de mayor inmadurez.
  4. Aumenta la capacidad perceptiva de los padres, para captar señales corporales del bebé pudiendo detectar signos de alteración y realizar la consulta pediátrica a tiempo.
  5. Alivio de malestares físicos, como cólicos, gases y estreñimiento.
  6. Logra que el bebé disminuya las reacciones defensivas ante el contacto corporal, sobre todo en las partes de su cuerpo que han sido agredidas en la unidad de cuidados intensivos, estableciéndose  una relación de contacto reparadora, es lo que llamamos recuperación de la memoria celular.

Los niños con necesidades especiales suelen ser  extremadamente sensibles por lo que debemos tomar en cuenta sus señales y respetar su ritmo y tolerancia.

Es necesaria la orientación de un profesional capacitado.

Modificado por última vez enMartes, 23 Septiembre 2014 09:03
volver arriba

or Cancelar