Menu

WEB-_Vida_de_padres.png

El rol del padre

El rol del padre

LA PRESENCIA DEL PADRE, CLAVE EN EL DESARROLLO DE LOS HIJOS


El rol del Padre en la crianza es muy importante, ya que hay cosas que solo ellos pueden aportar al crecimiento de los niños. Un hijo es mitad mamá y mitad papá, por lo que su participación es fundamental en su correcto desarrollo social y emocional.
Los padres tienen un papel muy importante que desempeñar en el desarrollo social, emocional y psicológico de sus hijos. A partir de las 8 semanas de vida, los bebés saben la diferencia entre su padre y madre. Por eso es tan relevante que ambas figuras, tanto la maternal como la paternal, se complementen y apoyen en el proceso de crecimiento de los niños.

EL PAPEL DEL PAPÁ
El rol paternal influye en los niños desde su nacimiento, ya que los ayudan a tener identidades más definidas, mayores habilidades sociales y capacidad de desarrollar y estrechar lazos más potentes entre sus pares. Una persona que crece sin una figura paterna se siente menos segura y más temerosa, y puede caer en comportamientos no deseados por la sociedad. Si el padre no está, esa ausencia puede ser cubierta con la estrechez del rol paternal del abuelo, de un tío o algún hombre de confianza de la familia.
Niños y niñas deberían tener un modelo masculino en su crecimiento, ya que generalmente las personas que logran desarrollarse de mejor manera en su adultez son aquellas que aprendieron de su padre formas sanas de potenciar y maximizar sus capacidades y habilidades.
Una forma de incentivar el papel del papá es pasando más tiempo con sus hijos. Los niños que tienen padres que no solo están presentes, sino que participan en su educación y crianza, suelen ser más competentes en lo social y tienen mayores habilidades para estrechar lazos con personas de ambos sexos, logrando adaptarse con facilidad a diferentes escenarios y circunstancias.

MAMÁ Y PAPÁ, UN COMPLEMENTO
El rol del padre debe ser activo en el hogar, especialmente en la edad en que el niño está entrando en la adolescencia y construyendo su propia identidad. En esta complicada etapa del crecimiento de un niño, cuando deben empezar a tomar sus propias decisiones, ellos necesitan un equilibrio entre los modelos femeninos y masculinos para aprender a comportarse y establecer límites y valores que los moldearán hasta su edad adulta.
Lo ideal es que padres e hijos tengan algún pasatiempo o hobby juntos y se den el tiempo para sostener conversaciones que los ayudarán a conocerse mejor. Si tu hijo te pide ayuda, trata de ayudarlo y no dejes las tareas más difíciles para la mamá. Recuerda que ambos deben ser partícipes de la disciplina y cuidado de los niños.

 

Yndhira Polanco

Madre de Jean

Psicóloga escolar

Directora Academica New Century School

volver arriba

or Cancelar