Menu

WEB-_Vida_de_padres.png

La fotografía de un padre y su hija durante una rabieta que nos recuerda lo importante que es nuestra reacción

La fotografía de un padre y su hija durante una rabieta que nos recuerda lo importante que es nuestra reacción

Tener hijos es una experiencia como ninguna otra. Nos trae cosas maravillosas, alegrías y sentimos el corazón desbordar de amor. Pero parte de la experiencia de ser padres es también vivir y enfrentarnos a momentos que no siempre suelen ser lo que esperamos, como un berrinche o rabieta.

¿Qué hacemos ante ellos? ¿Cuál es la mejor manera de actuar ante uno? Una imagen de un padre y su hija durante un berrinche se ha hecho viral por la lección que nos deja acerca de la paternidad y la paciencia.

Justin Baldoni es un actor estadounidense que es padre de una pequeña de casi dos años llamada Maiya. El actor compartió recientemente en su página de Facebook una imagen en la que aparecen él, su padre y Maiya durante una rabieta de la pequeña en pleno supermercado.

En la imagen podemos ver como ambos hombres permanecen tranquilos y en silencio mientras Maiya está tirada en el piso pataleando. El mensaje que escribe Justin y que acompaña la imagen es lo que la ha convertido en viral, debido a que nos recuerda una importante lección sobre las rabietas: de nuestra manera de reaccionar dependerá cómo nuestros hijos pasan y maduran esta etapa de berrinches.

"Emily tomó esto en Whole Foods. Es ahora una de mis fotos favoritas mía y de mi padre", es una de las líneas que dice el actor al principio de su mensaje.

"Dos hombres, de pie juntos en silencio, para siempre unidos por un amor incondicional entre ambos y esta alma nueva, cruda y pura, por la que iríamos hasta el fin del mundo. Solo puedo imaginar cuántas veces yo hice esto cuando tenía la edad de ella. Mi padre me enseñó mucho acerca de lo que significa ser un hombre, pero esta publicación es acerca de una cosa solamente. Estar cómodo en lo incómodo. Algo que yo crecí viéndolo a él hacerlo conmigo una y otra vez."

¿Cuántas veces no nos hemos sentido incómodos u observados cuando nuestros hijos hacen un berrinche en público? Sin duda hay padres a los que no les importa mucho lo que puedan pensar otras personas, pero también importa la manera en cómo reaccionamos con nuestros hijos cuando esto sucede.

"No hay padres perfectos, pero una cosa que mi padre me enseñó es a no ejercer mi paternidad basándome en lo que piensen los demás", continúa Justin.

"Mi papá siempre me dejó sentir lo que yo necesitaba sentir, incluso si era en público y era algo vergonzoso. No le recuerdo nunca diciéndome '¡Me estás avergonzando!' o '¡No llores!'. No fue sino hasta hace poro que me di cuenta lo primordial que fue esto para mi propio desarrollo emocional. Nuestros hijos están aprendiendo y procesando tanta información y ellos no saben qué hacer con todos estos sentimientos que comienzan a aparecer."

Es en este punto de su mensaje cuando nos recuerda algo muy importante que quizás por la presión del tiempo o del lugar en donde estemos podemos olvidar: los berrinches no son fáciles para nosotros ni para nuestros hijos.

Podemos llegar a cuestionarnos por qué actúan así, por qué no comprenden lo que les decimos, por qué lo hacen a pesar de que les explicamos las cosas una y otra vez. Pero esto es normal y es parte de su desarrollo emocional. Son la manera en cómo ellos están aprendiendo a expresar sus emocione y frustraciones. Así como cuando eran bebés se comunicaban a través del llanto, los berrinches son una manera de decirnos que algo les sienta mal.

"Trato de recordarme de asegurar que mi hija sepa que está bien que ella sienta profundamente. No es vergonzoso para mí cuando ella tiene una rabieta en un supermercado o grita en un avión. Soy su padre... no el de ustedes. No nos avergoncemos por nuestros hijos. Eso no se refleja en ti. De hecho... probablemente deberíamos ser más amables y pacientes con nosotros mismos también. Si expresáramos y sacáramos todo lo que sentimos y nos permitiéramos a nosotros mismos tener berrinches y llorar cuando sentimos la necesidad de hacerlo, quizás entonces podríamos también permitirnos sentir más alegría y felicidad. Y eso es algo que este mundo definitivamente podría tener un poco más."

Además de que no sólo nos recuerda que las rabietas son parte del proceso natural de evolución y maduración de nuestros hijos, también nos vuelve a dejar en claro algo: lo que piensen los demás no deberá definir la manera en cómo criamos a nuestros hijos.

Y se refiere específicamente a que no intentemos reprimir o hacer callar pronto nuestros hijos solo por lo que puedan pensar los demás o porque nos echan alguna mirada desaprobatoria. Concentrémonos en lo que es verdaderamente importante: apoyarles a través de ese berrinche, ayudarles a identificar qué es lo que sienten y por qué lo sienten.

Algo que hizo notar una persona en los comentarios y que al igual que ella también me encantó es cómo nadie los esta viendo o señalando. Es una imagen en la que claramente vemos la mejor manera de lidiar ante el berrinche de otro niño: sin juzgarle.

Porque no sólo importa cómo reaccionamos como padres, sino también cómo lo hacemos siendo solo espectadores. Recordar que aunque nosotros sabemos cómo actuar en público, los niños apenas están aprendiendo a hacerlo.

Evitemos esa mirada desaprobatoria. Para un niño puede ser un mensaje fuertemente negativo, y en vez de aprender a conocer y entender sus emociones, podrían comenzar a reprimirlas, en lugar de tener un sano desarrollo emocional.

La realidad es que siempre en algún lugar habrá un niño pasando por una rabieta o berrinche. No juzguemos a los padres, ni nos juzguemos a nosotros mismos cuando nos encontremos en esa posición. Recordemos ser pacientes y tener siempre presente que solo es una etapa.

¿Cómo reaccionas ante los berrinches de tus hijos?

Vía | Upworthy

Fuente: Bebes y más.

volver arriba

or Cancelar