Menu

WEB-_Vida_de_padres.png

Si tu bebé no duerme toda la noche, recuerda estas cinco cosas

Si tu bebé no duerme toda la noche, recuerda estas cinco cosas

Cuando vas a ser padre, todo el mundo te dice que te vayas olvidando de esas ocho horas de sueño ininterrumpido, pero nadie te explica hasta qué punto agota lo de tener un bebé.

¿Seguro que nadie ha muerto por falta de sueño?

Estas son las cinco cosas que debes recordarte cuando sean las cuatro de la mañana y tengas que sujetarte los párpados al estilo La naranja mecánica.

1. No te estreses

 

Cierto que es fácil alterarse cuando llevas todo el día agotado y la noche parece la gota que colma el vaso. Pero cabe recordar que el estrés de los padres se puede transferir al hijo y empeorar la situación, explica a la edición británica del HuffPost la psicóloga infantil Amanda Gummer, de la organización Fundamentally Children.

"A veces el estrés de los padres por un problema puede exacerbar de forma inadvertida ese problema, así que lo más importante es desarrollar estrategias de gestión que te ayuden y confiar en que esto se solucionará en algún momento", señala Gummer.

2. Recuerda que no estás solo

 

 

No eres el primer padre que pasa por esto y, definitivamente, tampoco serás el último.

Recuerda que el café es tu amigo y que todos los padres de tu alrededor probablemente también lleven apenas dos horas de sueño a las espaldas.

Apoyaos los unos a los otros y no juzgues a quienes tengan pinta de zombi a tu alrededor.

3. Ten en cuenta que no va a ser así para siempre

 

 

Aunque no seas capaz de recordar cuándo fue la última vez que te levantaste y te sentiste descansado, no será así para el resto de tu vida. En palabras de Gummer: "Una de las mejores estrategias que conozco para estas cosas es ponerse una nota en el diario para dentro de tres o seis meses [para controlar el progreso del sueño] e intentar dejar de preocuparse por eso".

Un recordatorio como este puede ayudarte a marcar los avances que va logrando tu hijo. Al fin y al cabo, todo consiste en dar pasitos pequeños.

4. Alabado sea internet

 

Que dios bendiga a Facebook, Instagram y los cientos de canales de televisión que tienes a tu disposición (aunque sean los de la teletienda).

Compadece a tus pobres padres y abuelos que tuvieron que soportar todo esto sin nada que los distrajera de los interminables llantos.

 

5. Sigue tu instinto

 

Al igual que en cualquier otro aspecto de la crianza, tú eres quien mejor sabe. Si piensas que tu hijo lleva demasiadas noches sin dormir (más de lo que acostumbra) y que la cosa va a peor, no dudes en pedir ayuda.

"Haz lo que te parezca correcto y si, cuando llegas a la fecha que habías marcado en el diario, la situación sigue siendo un problema, plantéate la idea de pedir más ayuda profesional", resume Gummer.

volver arriba

or Cancelar