Menu

WEB-_Vida_de_padres.png

Cuando el control es la base de la relación

Cuando el control es la base de la relación

 

 

   

Dra. Rossanna Ramírez

Psiquiatra y Terapeuta Familiar.

Centro Vida y Familia Ana Simó

Tener una relación de pareja puede ser uno de los objetivos más importante de nuestras vidas o el más importante, no solo por el tiempo que se le dedica sino también por el grado de intimidad que se puede lograr alcanzar con otro ser humano.

Es común que se presenten conflictos dentro de la relación de pareja como por ejemplo problemas de comunicación, sexuales, infidelidades o los que están fuera de la relación pero que la afectan indirectamente como los problemas económicos, de salud, los provocados por las familias de orígenes en fin seria una larga lista los retos que debe enfrentar una relación de pareja para poder sobrevivir.

En este contexto es necesario describir una relación de pareja sana o positiva para poder entender la dinámica dañina que se genera en una relación basada en el control. Una relación de pareja sana es aquella en la cual hay amor y sentimientos mutuos de bienestar de manera equitativa, además de un compromiso asumido por ambas partes y la confianza, todo esto acompañado de un arduo trabajo para alcanzar niveles de madurez adecuados dentro de la relación como son:

  • Comunicación sana.
  • Respetar espacios propios.
  • Crear espacios compartidos.
  • Aprender a ser cómplices.
  • Construir proyectos en común.

Ahora bien, para identificar cuando las bases de una relación de pareja es el control, se evalúa el origen de carencias afectivas adquiridas en la primera infancia, donde algunas de estas personas desarrollan la necesidad de controlar y otras de ser controladas. Una persona controladora tiene como objetivo sentirse poderosa frente a los demás, ser desconfiadas por miedo a la traición, de tener la razón en todo momento y de satisfacer sus propias necesidades sin importarles los sentimientos ni las opiniones de su pareja, por lo que estas características terminan siendo dañinas para el otro miembro de la relación, el cual deberá sacrificar la capacidad de ser libre como individuo para tener como único objetivo cumplir con los caprichos de la pareja. Estas son algunas señales de una pareja controladora:

  • Necesidad de saber en todo momento que hace la pareja.
  • Celos constantes y sin motivos.
  • Siempre aparentan estar enojados sin una causa justificada -la única opinión que cuenta es la de ellos, sugieren a la pareja que ropa usar, como comportarse en público, etc., con la excusa de que lo hacen para cuidar la relación.

En ocasiones observamos que la persona que se deja controlar es sumisa, pasiva y tiene la necesidad de sentirse importante a través de las atenciones exageradas del controlador sobre su vida. También, tienen falsas creencias de que por sí solos no pueden cuidarse ni protegerse de los demás, por ejemplo piensan que necesitan a una persona controladora a su lado para que les maneje sus finanzas.

Por todo lo antes mencionado sobre los conflictos internos del victimario y la víctima, se hace muy difícil poner fin a una relación dañina de este tipo, por lo que recomendamos:

  • No ceder ante las demandas constantes del controlador ya que cada vez serán mayores.
  • No permitas que tu pareja decida como vivir tu vida.
  • Exige tus derechos como ser humano en todo momento -explícale que tienes necesidades que tu pareja debe satisfacer-

Es importante señalar que si ninguna de estas estrategias sirven para defender tu derecho de ser tu mismo ni el derecho de sentirte libre como individuo y por el contrario,  aumentan las medidas de control acompañadas de signos de violencia, tendrás que empezar un proceso de separación  con la finalidad de preservar tu bienestar emocional hasta tu integridad física en muchos casos. 

volver arriba

or Cancelar