Menu

WEB-Ninos_grandes.png

Leer: A mi hijo no le gusta leer. ¿Cómo ayudarle?

Leer: A mi hijo no le gusta leer. ¿Cómo ayudarle?

Cuando a un niño o a una niña no le gusta leer generalmente se debe a una de estas dos causas:

  • Le cuesta mucho leer
  • Se le está imponiendo como obligación más que como un placer

A tu peque le cuesta leer

Va muy despacio, no reconoce todas las letras, las confunde y tiene que dedicar mucho esfuerzo a hacerlo bien. Lógicamente, eso le agota más que otras actividades, y poco a poco va sintiendo un rechazo hacia la lectura. Además se da cuenta que no lo hace tan bien como los demás, y su autoestima en relación a la lectura va decayendo, de modo que piensa “no lo hago bien, no quiero hacerlo”.

Lo vive como una obligación más que como un placer

Esto suele ocurrir con niños a los que, además, les cuesta leer. Maestros y papás tratan de reforzar el proceso de aprendizaje para que el niño no se quede atrás, así que le piden que dedique más tiempo aleer. Y ya no de forma voluntaria, sino como obligación.

Entonces podemos entrar en un círculo vicioso: me cuesta leer – me obligan a leer – me canso y me siento mal – no me gusta leer.

¿Cómo podemos romper este círculo para ayudar a los niños a disfrutar de la lectura?

Empecemos por las emociones. Debes conseguir que tu peque empiece a sentirse mejor cuando lee, que se sienta capaz de hacerlo y vea sus progresos, por pequeños que sean.

  • Felicítale por cada palabra o por cada frase (según el nivel) que haya leído bien. No te fijes en los errores, ya irán desapareciendo.
  • Al terminar el tiempo de lectura muéstrale tu admiración y cuéntale lo mucho que está mejorando. Ayúdale a sentirse orgulloso de su esfuerzo.
  • Puedes pegar una pegatina en su agenda o en un tablero de su habitación cada vez que lea un poco, y así le darás una motivación extra: Verá todo lo que ya lleva hecho y tendrá ganas de seguir avanzando. Puedes darle algun premio al final de la semana o cuando consiga X pegatinas (ir de excursión, hacer un pastel, ir al cine… lo que le guste).

Vamos a convertir la obligación en un placer. Debes conseguir que ese tiempo de lectura sea lo másdivertido posible, evitando enfados.

  • Puedes inventarte algún juego en el que deba descifrar mensajes secretos para encontrar un tesoro (colocas papeles con frases que deberá ir encontrando y leer para encontrar el siguiente mensaje, y así hasta encontrar el tesoro).
  • Puedes aprovechar sus personajes favoritos como si fueran ellos los que le mandan algún mensaje, o comprar cuentos donde aparezcan esos personajes.
  • Avánzate a su cansancio. Si sabes que a los diez minutos ya se suele cansar, termina la actividad un par de minutos antes.
  • Aprovecha tu teléfono móvil. Puedes pedirle a algún primito suyo que le escriba mensajes por whatsapp y tu peque estará encantado de leerlos.
  • Pídele que sea el encargado de leer la lista de la compra cuando vais al mercado, o de leerte la receta cuando hacéis un pastel… todo esto le motivará y verá la utilidad real de leer.

Si tu peque empieza a divertirse mientras lee y además empieza a sentirse satisfecho con sus progresos, pronto mejorará y podrá disfrutar de la lectura.

Irene SV

Modificado por última vez enMiércoles, 24 Febrero 2016 14:56
volver arriba

or Cancelar