Menu

WEB-Ninos_grandes.png

El colegio ¿Cuál elegir?

El colegio ¿Cuál elegir?

Cuando, por muy variadas razones, tenemos la necesidad de elegir un colegio para nuestros hijos, nos enfrentamos con una verdadera fuente de emociones, ansiedades, dilemas e inseguridades que nos arropan como una ola impetuosa y provoca un aumento súbito en los niveles de estrés.

La decisión, aunque parezca sencilla, involucra asuntos de fe y de valores, aspectos económicos, sociales, académicos, logísticos, y puede llevarnos muchas horas de reflexión y de áridas discusiones, pues se trata de la formación que queremos darles a nuestros hijos y de su preparación para que puedan cumplir con su rol en la sociedad.


Esta importante decisión debe fundamentarse en los valores humanos y/o religiosos del centro educativo. Estos deben ser compartidos por la familia. Y es que una educación integral tiene que promover el desarrollo de la personalidad, la adaptación a la vida y buenas costumbres, el enriquecerlo con conocimientos, habilidades, sociabilidad, cultura. Por tanto, juntos, colegio y familia, deberán trabajar en equipo para lograr una efectiva transmisión de los valores familiares y la adquisición de las competencias académicas que demanda el mundo de hoy. Los cambios en la sociedad exigen nuevos saberes, por lo que otro elemento que debemos analizar con detenimiento es la oferta curricular. Aun para la elección de un centro educativo del Nivel Inicial, debemos tener en cuenta la perspectiva de la educación universitaria que seguirá. ¿Tiene posibilidad de ir fuera del país para la formación universitaria? Aquí se abre un amplio menú de posibilidades, desde centros con currículos norteamericanos, franceses, bilingües, monolingües… Además de los aspectos anteriores, nos enfrentamos a nuestra realidad económica. En ese sentido debemos pensar ¿podremos costearlo según nuestro presupuesto familiar? Pero no podemos pensar sólo en el primer año, sino en la posibilidad de que al siguiente aumenten la matrícula entre un 10% y un 35%. Asimismo, debemos valorar el paquete completo, los libros de textos que utiliza el centro, los recursos que demanda a lo largo del año. A veces, no basta con poder pagar la matrícula de un centro, hay que valorar también el contexto económico y social de los futuros compañeros de nuestros hijos.


El siguiente aspecto que enfrentamo es si el niño(a) tiene las capacidades y las habilidades para asumir las nuevas condiciones. Si él o ella presenta necesidades educativas especiales es importante conversar de forma transparente sobre este asunto con el centro. También es necesario indagar sobre los recursos y apoyos que ofrece, el número de alumnos por aula, el espacio físico.


Otro aspecto importante es el logístico. Las distancias, el horario, las rutas de acceso, son factores también decisivos. Un buen colegio que esté ubicado lejos de la casa o de localización incómoda nos generará estrés que puede dejar de ser una buena decisión.

VISITE VARIOS CENTROS ESCOLARES SIN SUS HIJOS. Primero realice una investigación con familiares y/o amigos, pero no involucre a sus hijos en esta búsqueda preliminar. Llame por teléfono, averigüe precios, consulte con el padre y/o madre; haga una cita.


CONVERSE CON ALGUNAS PERSONAS que pueda darle referencia sobre el centro educativo. Cómo se concreta el proyecto de centro, cuáles son sus programas y metas, la disciplina y en el ambiente escolar. En fin, si hay coherencia entre el dicho y el hecho.


TENGA EN CUENTA EL TIEMPO. Los procesos de inscripción se realizan cada vez más temprano. No deje para marzo el comenzar el proceso de selección del centro.


TENGA EN CUENTA LA EDAD DEL NIÑO. No es lo mismo elegir un centro para niños entre 1 y 5 años (Nivel Inicial) que para Básica o para Media.


Si su hijo va a entrar al Nivel Inicial, CONSIDERE EL TIPO DE CURRÍCULO QUE SE IMPARTE (en español u otro idioma).


HAY MUCHOS CENTROS QUE SE ESPECIALIZAN EN NIVEL INICIAL. Al llegar el momento del tránsito a la educación Básica, tenga en cuenta la metodología utilizada en el centro anterior (tipo de escritura, alguna metodología específica…) para encontrar un centro que tenga la mayor coherencia.


SELECCIONE EL MOMENTO ADECUADO PARA COMUNICARLE a su hijo el cambio de centro para que no se afecte su rendimiento escolar.


NO SE DEJE INFLUIR POR LA FAMA DE UN COLEGIO. Preocúpese más bien de que la cultura de las familias que allí educan a sus hijos coincida con los valores que usted quiere cultivar en la casa.


UNA VEZ SELECCIONADO EL CENTRO, TOME LA DECISIÓN Y NO CONSULTE MÁS; siéntase seguro. No hay centros educativos perfectos. Intégrese y dé lo mejor de sí mismo para formar una comunidad de aprendizaje exitosa.

Modificado por última vez enJueves, 14 Marzo 2013 17:57
volver arriba

or Cancelar