Menu

WEB-Ninos_grandes.png

Enseñar a los niños a resolver conflictos en 6 pasos

Enseñar a los niños a resolver conflictos en 6 pasos

Los conflictos son aquellas situaciones o circunstancias que implican un problema o dificultad. Un conflicto puede ser con uno mismo, individual o con varias personas. Los conflictos suelen dar lugar a emociones negativas, pudiendo provocar discrepancia, tensión y enfrentamientos.

Es fundamental enseñar a los niños a resolver sus conflictos de un modo positivo, podemos cambiar su manera de ver el conflicto, empezar a verlo como algo positivo y aprender del mismo. Enseñar a los niños a resolver conflictos es proporcionarles una oportunidad de aprendizaje muy valiosa.

¿Qué beneficios aporta enseñar a los niños a resolver conflictos?

Enseñar a los niños a resolver conflictos aporta importante beneficios, se convierte en una herramienta de aprendizaje y desarrollo muy valiosa. A través del conflicto situamos al niño en una situación ideal de aprendizaje donde tendrá que idear soluciones y seleccionar la más adecuada y ponerla en marcha. A través de los conflictos:

Desarrollamos las habilidades sociales del niño.

Entrenamos su capacidad de empatía.

El niño aprende competencias básicas de negociación, escucha y dialogo.

Aprenden a tomar decisiones.

Desarrollan la capacidad de enfrentarse a las dificultades.

Por todo ello es muy importante enseñar a los niños a resolver conflictos. Cuando les evitamos los conflictos no dejamos que desarrollen estrategias para su resolución y les privamos de una importante experiencia de aprendizaje. Es imprescindible por lo tanto enseñar a los niños a resolver conflictos.

¿Cómo podemos enseñar a los niños y niñas a resolver los conflictos?

Haz de ejemplo. Ante cualquier conflicto que se presente, como adultos, con los pequeños o con otros adultos.

Favorece la comunicación en el niño o niña. Es importante no llegar al extremo opuesto a los golpes y rabietas. El pequeño ha de saber exponer su punto de vista y saber resolver las situaciones que no le gustan.

Simula situaciones en casa. Puedes utilizar conflictos reales que tenga el niño o inventarlos. Cualquier conflicto con un compañero de clase vale, etc.

Utilizar los conflictos que surjan en el hogar. En una familia es normal que surjan muchos conflictos. Cuando alguno surge podemos emplearlos para enseñar al niño o niña como actuar. En lugar de simplemente reñirle, explicarle lo que debe hacer la próxima vez.

Da diferentes opciones. Ofrece diferentes opciones (dos o tres opciones) y deja que el niño decida.No se trata de castigar al niño, es importante que no lo vean como un castigo. Dialogamos con ellos y les damos opciones, es importante que aprendan que sus actos tienen unas consecuencias. Ante un conflicto entre las diferentes opciones que podrán escoger habrá unas consecuencias.

Practica los siguientes pasos para solucionar conflictos con ellos:

– Identifica el conflicto.

– Expresa como te sientes.

– Expresa las necesidades de ambas partes.

– Crea con ellos una lluvia de ideas.

– Piensa y razona con ellos, las ventajas e inconvenientes de cada opción. Las cosas malas y buenas.

– Elige entre todos la opción que parece mejor.

– Lleva a cabo la solución escogida y una vez hecho, valora lo ocurrido.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

volver arriba

or Cancelar