Menu

WEB-Ninos_grandes.png

Seguridad de los niños en el automóvil

Seguridad de los niños en el automóvil

Pediatra Unidad de Cuidado Intensivo Pediátrico HGPS Hospital General Plaza de la Salud


Las lesiones por accidentes constituyen en todo el mundo la primera causa de muerte en niños y adolescentes y son responsables de aproximadamente un millón de defunciones cada año a nivel global, y dentro de éstas, los accidentes de tránsito se encuentran en los primeros lugares como responsables de discapacidad y muerte.


Los niños constituyen un grupo de alto riesgo por sus características particulares, vulnerabilidad y dependencia de otros para su seguridad, y su anatomía los condiciona a sufrir traumatismos de cráneo (entre otras lesiones) más grave que los adultos.
Su pequeño tamaño los dificulta para observar adecuadamente lo que ocurre a su alrededor, y por lo mismo son difíciles de visualizar por los conductores. Mientas menor edad tienen, más difícil es que puedan interpretar las señales de tránsito y no tienen la capacidad de interpretar datos como velocidad, proximidad y sentido en el que se mueven los vehículos. La mayoría son impulsivos y no tienen ni la coordinación ni la capacidad de concentrarse de forma tal que puedan prestar atención a varios aspectos a la vez.
Conforme van creciendo tienden a asumir conductas desafiantes y riesgos que los ponen en peligro.


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada cuatro minutos un niño muere prematuramente en alguna carretera del mundo y otros cientos sufren traumatismos, muchos de ellos graves. Anualmente se registran en el mundo unas 186,300 defunciones de niños menores de 18 años por accidentes de tránsito y este número es mucho mayor en los países de ingresos bajos y medianos que en los países de altos ingresos, por lo que nuestro país no escapa de esta realidad. Otros datos que ofrece el organismo es que cada año, el 38% de los niños lesionados o muertos en carreteras en todo el mundo son peatones, los niños que viajan en vehículos representan otro 36% de las mismas. Si el niño no utiliza un dispositivo de protección estará expuesto a un mayor riesgo, tanto en el asiento delantero como trasero de un vehículo. El resto de los niños que mueren en carreteras cada año conducen ellos mismos esos vehículos o viajan en bicicleta o motocicleta, y frecuentemente sin casco.


Por lo general, la construcción y planificación de calles y carreteras no se realiza considerando las necesidades específicas de los niños y adolescentes, pero enfocarnos en vías de circulación que sean seguras para todos, las harán más seguras para los niños y permitiría anticipar situaciones prevenibles.


El Plan Mundial del Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011–2020 expuesto por la OMS, presenta los aspectos necesarios para mejorar la seguridad vial de todas las personas y resalta los puntos donde los gobiernos deberían legislar en lo relativo a riesgos clave tales como velocidad, conducción y consumo de alcohol, cascos, cinturones de seguridad y dispositivos de protección, y aplicación de las leyes vigentes; la construcción de carreteras y la obligación de los fabricantes de producir vehículos con elementos de seguridad apropiados; y el establecimiento de sistemas que proporcionen atención de emergencia rápida a los heridos. Otras medidas centradas especialmente en los niños podrán ayudar a protegerlos mejor mientras viajan por carretera.

volver arriba

or Cancelar