Menu

WEB-Ninos_grandes.png

Convivir con un niño hiperactivo en verano: rutina flexible y mucha atención

A los menores con TDAH no les beneficia perder unos hábitos más o menos estructurados, aunque estén de vacaciones.

 

El verano es muy largo y los niños y adolescentes tienen mucho tiempo libre para dedicarse a no hacer nada y disfrutar. Durante tres meses desconectan del colegio y las obligaciones, pierden los hábitos de la rutina escolar y gestionan su momento sabático «vagueando» todo lo que pueden. Pero hay casos excepcionales a los que no beneficia la pérdida de contacto con una rutina más o menos estructurada. Es el caso de los niños que sufren Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), para los que el verano es un momento estupendo para hacer cosas excepto nada.

Aunque este trastorno les perjudica principalmente en el entorno educativo por la exigencia de atención y concentración –que en casi la totalidad de los casos afecta a su aprendizaje–, también impacta en el contexto social en el que se desenvuelven, especialmente durante la adolescencia, un período en el que es probable que amplíen su círculo de amistades y se relacionen con todo tipo de personas. ¿Han de tomar los padres precauciones específicas en estos casos?

Los adolescentes con TDAH pueden adoptar conductas de riesgo durante el verano por su inquietud e impulsividad

«Los adolescentes con TDAH pueden adoptar ciertas conductas de riesgo durante el verano: es el momento en el que suele darse el primer contacto con el alcohol y otras sustancias», explica Javier Quintero, psiquiatra y director de Psikids. Hasta aquí, su comportamiento no difiere del de cualquier adolescente. «El problema es que son muy impulsivos e inquietos» y pueden «caer» con más facilidad en la ingesta de tóxicos. Para evitarlo, Quintero advierte a los padres que es «importantísimo observarlos» porque aunque en la mayoría de los casos el tratamiento no trasciende más allá de la escuela, «cuando el trastorno se circunscribe a la conducta, esa inquietud e impulsividad pueden ser peligrosas».

Rutina laxa, pero rutina

 

Dejar al menor relajarse hasta el punto de dedicarse exclusivamente «a lo que le da gana» desanda, según el experto, el camino que lleva todo el curso avanzando y al intentar recuperarlo puede tener «serias dificultades». Quintero afirma que «cuando un niño sin TDAH vuelve al colegio hay un pequeño esfuerzo de adaptación al cambio de ritmo, pero si padecen déficit de atención e hiperactividad los obstáculos son mayores». Pueden vivirlo con una gran sensación de ansiedad. «Por la propia autoexigencia y por la presión del entorno: si no se adapta en los tiempos habituales –una o dos semanas– los profesores no lo aceptan porque lo que el niño debería hacer difiere de lo que hace».

«Lo ideal es que se les planifique el verano de forma que por las mañanas puedan hacer algo –leer, practicar deporte...– que les mantenga activos cognitivamente; y el resto del tiempo, que hagan lo que tienen que hacer los niños en esta época: jugar y disfrutar», aconseja Quiñonero. «Lo que no tiene sentido es que su tiempo esté por completo estructurado y atado a una disciplina férrea, pero sí deben dejar espacio a mantener su cerebro activo y a relacionarse con otros niños».

No hay una fórmula inequívoca para plantear una rutina de un niño con TDAH en verano, pero el psiquiatra sí distingue qué actividades le pueden ser más beneficiosas, como los campamentos de verano o unas vacaciones en el pueblo, y cuáles menos, como las clases de apoyo académico que pueden parecer engañosamente favorables para cogerle el ritmo a la vuelta al colegio.

Si no le interesa, no sirve

El experto mantiene que el campamento de verano es una idea interesante para estos niños, pero que no vale cualquiera. Los padres deben hacerse las preguntas: ¿para qué y por qué? «Hay que preguntarles qué les gusta. ¿El fútbol? Pues le vendrá genial un campamento de fútbol. Le motiva, disfruta y va a sacar partido». Si la decisión ha de quedar en manos de los padres, entonces que se aproveche el campamento para intentar recuperar o compensar algunas de las dificultades del niño. «Necesitamos que aprenda inglés. Pues a un campamento de inglés», ejemplifica el psiquiatra.

Clases particulares en vacaciones: proyectar fuera del colegio las dinámicas que se trabajan dentro no es una idea positiva

No es sin embargo demasiado partidario de las clases particulares porque «proyectar fuera del colegio las dinámicas que se trabajan dentro no es una idea positiva. En el verano hay que aprender otras cosas, que además pueden servir en muchos casos para reforzar las bases del aprendizaje evitando que repitan una y otra vez lo mismo. Para conseguir cosas diferentes hay que hacer cosas distintas». «Para estos chavales aprender no es divertido, porque se les da mal, y a nadie le gusta hacer aquello que se le da mal. La academia es una metodología muy similar a la del colegio. No puede ser. Tenemos que hacerles entender que aprender puede ser divertido, y el verano es una muy época para buscar alternativas interesantes», asegura. «Incluso irse al pueblo con sus abuelos y hacer amigos es una dinámica más enriquecedora».

 

Lo que sí aconseja Quintero es «organizar mejor los tiempos conforme se vaya acercando el final del verano», e incuso reforzar la actividad cerebral con ejercicios de estimulación cognitiva. Recomienda «tareas con tabletas que permiten que el niño trabaje sobre un estímulo cognitivo orientado, porque están adapotados como si fuera un juego y consiguen además que el niño ejercite la atención».

Dice también que a veces es tan sencillo como dedicar tiempo a la lectura... Lo importante es que «no pase de estar en bañador y chancletas al aula, porque es un cambio muy brusco, y si a un niño sin trastorno TDAH le cuesta un mundo, a ellos les va a costar un mundo y medio».

Leer más ...

Esmeldy Chávez, una Súper Mamá

Este fin de semana se estrena la obra Súper Mamá creada por las conductoras del programa radial “Nuestra Familia” Anier Barros y Esmeldy Chávez, una obra dedicada a las madres, un momento para desconectarnos, disfrutar de una hora divertida donde llorarás, se sentirás identificada con alguno de los personas, te reirás muchísimo y te llevarás un hermoso mensaje. Junta a tus amgas y disfruta de esta divertida obra.

Nos sentamos con una de las protagonistas Esmeldy Chávez para conocer un poco más sobre la obra  y que pueden esperar las madres.



Sobre la obra
¿Cómo surge Súper Mamá?
 

Ya llevamos casi 4 años con nuestro proyecto y quisimos re inventarnos. Hoy día debemos ser creativos para llevar el mensaje. El Teatro nos parece un excelente escenario.

¿Qué las motivó?

Nuestra vida como madres parece una obra de teatro jejeje. Simplemente quisimos llevar a las tablas las diferentes vicisitudes que vivimos y reírnos juntas de ello.


¿Qué tipo de persona amará esta obra?

Una persona que disfrute del buen teatro, de un buen guion. Que quiera pasar un rato agradable. Y también las madres y futuras madres que deseen llevarse un buen mensaje, en torno a esta hermosa y titánica labor.


¿Cuál fue el reto más grande de hacer el guion una realidad?

¡Ponernos de acuerdo! Este guion ha sido una labor de equipo. Nos hemos involucrado en todo. Ha sido un reto lograr que sea divertido, pero sin alejarse de nuestro propósito, que es edificar a las familias. El dramaturgo Isen Ravelo nos ha tenido mucha paciencia jejejej

 
¿En qué estará pensando tu audiencia cuando este de regreso a casa luego de ver la obra? 

Esperamos que reflexione, sobre la labor de ser madre, las expectativas, y que en el fondo todas somos Súper Mamás. También esperamos que se rían mucho, y se vayan a dormir con un buen sabor de boca de la experiencia completa.

¿Qué se lleva?

Humor, aprendizaje, una noche placentera junto a las personas que les acompañen.


¿Qué es lo que piensas que más sorprenderá a tu audiencia?

Los personajes. Es muy probable que se sorprenda en cómo nos verán y lo que haremos (eso esperamos) Yo, particularmente, creo que se sorprenderán de cómo verán a Anier, yo creo que les va a encantar.

 

¿Quién en la obra se parece más a su personaje?

Ninguna. Estaremos literalmente actuando. Es todo un reto y estamos muy felices.


¿Cómo se prepararon para este rol?

Anier y yo ya teníamos preparación en la actuación, que hasta el momento no habíamos podido poner en práctica. Adicional a eso, llevamos meses trabajando en todo esto, desde la producción, que está a cargo de nosotras dos, hasta las actuaciones.


¿Qué es una súper mamá?

Una mujer que da lo mejor de sí por sus hijos. Que se levanta cada día con deseos de ser un mejor ser humano, que se pone de pie aún en los días más grises y sin importar sus circunstancias,  todo por sus hijos.


¿Sientes que la sociedad nos presiona mucho para ser una  ¨súper mamá¨?

Definitivamente. Hay una presión muy fuerte para las mujeres, y no sólo de la sociedad, sino también de nosotras mismas. Nos criticamos unas con otras, nos comparamos constantemente,  vivimos en una competencia, y eso tiene que cambiar.


¿Qué haces en tus 5 mnts que dan de descanso en los ensayos?

Trabajar en la producción de la obra, comer  algo (ensayar me da un hambre) y trabajar en Nuestra Familia :/


Tienen el programa Nuestra Familia, más ensayos, reuniones, etc... ¿Cómo manejas el inevitable sentimiento de culpa?

¡Trabajo de noche! Ese es mi truco infalible. Cuando estoy como ahora, con mucho trabajo, espero que los niños se vaya a dormir  (9 PM) y a trabajar. Sí, estoy más cansada, pero así siento que mis hijos no sufren tanto. Además, hemos colocado los ensayos bien temprano en la mañana, mientras ellos van a la escuela.  También los involucramos, si tenemos ensayos los fines de semana, nos los llevamos y ellos 3 juegan mientras ensayamos. Pero al menos los tenemos cerquita y nos escapamos a darles besitos.


Es la primera vez que ambas están en una obra, ¿cómo se prepararon?

Ambas habíamos tomado clases de actuación. Y nuestro director Ramón Santana ha sido un ángel, nos ha acompañado en cada paso, pasándonos toda su experiencia y compartiendo su talento.


¿Cómo superaron sus temores?
! No los he superado! El otro día amanecí despierta, muerta del miedo por el estreno. Los miedos siempre estarán ahí, pero debemos aprender a vivir con ellos y no dejar que nos paralicen. Actuar a pesar del miedo.

 

esme5.jpg 

 

Sobre Nuestra Familia

Cuéntanos un poco sobre Nuestra Familia

Es un proyecto al que amo inmensamente. Trabajar a favor de las familias es mi misión en la vida y la ejerzo con amor y pasión. ¡Ya vamos a cumplir 4 años, y nos hemos convertido en un multimedios!


¿Cuál ha sido la lección más grande que te ha dado el programa?

Que elegir el camino del bien, de aportar, de educar no es fácil. Es el camino más largo, pero definitivamente vale la pena.


¿Qué entrevista es la que más te ha impactado? 

En el segmento padres como tu entrevistamos a Bolivar Valera y quede gratamente impresionada.

¿Por qué?

Es un hombre muy maduro y muy buen padre. Es muy diferente a como se vende en su vida pública. Es ejemplar como su hijo es una prioridad en su vida y como maneja el criarlo estando separado de su madre.  Siempre recuerdo esa entrevista con mucho cariño.

¿Cuál es la clave para trabajar en equipo?


Las sociedades son como un matrimonio. Hay que tener mucho amor y  paciencia. Para nosotras creo que ha sido clave conocer las virtudes y debilidades de la otra, y en base a eso, planificar nuestra cotidianidad y entender ciertas cosas.

 

Esme3.jpg
Madres de hoy

¿Cuál consideras que es la clave para llevar un sueño a la realidad?

La perseverancia. No basta con soñar, hay que ser constante y levantarse las veces que sea necesario.


¿Qué consejo les darías a las madres que desean emprender su negocio o lanzar su proyecto pero por temor no se atreven?

Que crean en ellas, en sus sueños, en su capacidad para lograrlos. Ustedes son capaces, sólo hace falta que lo crean así.


¿Cuál es tu filosofía de vida?

Da siempre lo mejor de ti. Esfuérzate y sé valiente.

¿Qué tipo de madre eres?

Soy algo estricta, pero con la ayuda de nuestros colaboradores, me manejo jejejej. Soy muy cariñosa y divertida. Me gusta que mis hijos se sientan felices de verme y estar conmigo. Aunque siempre ando envuelta en muchas cosas, estoy al pendiente de cada detalle de ellos. Trato de que sientan que son mi prioridad.


¿Cuál es tu momento favorito del día? 

Las tardes.

¿Por qué?

Trato de finalizar las cosas de trabajo temprano y me recojo a casa. Ahí compartimos la cotidianidad, hacemos la tarea, la merienda, los veo pelear, luego llega la hora de la cena, en fin, en las tardes es cuando más comparto con ellos.

En Familia
¿Qué fue lo primero que pensaste cuando viste a tus bebés?

Soy bendecida por Dios.


¿Cuáles son las 3 reglas más importantes en tu hogar?

El respeto a cada miembro de la Familia, en todo el sentido de la palabra.

Los horarios de dormir.

Aquí no son admitidos los golpes.

¿Qué técnica te funciona para lograr que tus hijos hagan las cosas?

Ser firme y constante.

¿Cómo manejas el tema de la disciplina?

En mi casa las reglas son claras. Desde pequeños van aprendiendo que es permitido y que no. Los niños saben que sus actos tienen consecuencias. Le explico todo esto con amor, y con firmeza. Las veces que sea necesario.


¿Cuál es la clave de la felicidad?

Entender que en la vida todo pasa.


¿Qué quieres que tus hijos copien de ti?

El amor a Dios y La perseverancia.


¿Cuáles han sido las lecciones más grandes que te han dado tus hijos?

Que podemos ser felices con muy poco.


¿Qué consejo siempre te das?

La perfección no existe Esmeldy jejejeje

 

Tu frase de batalla.....

Esfuérzate y sé valiente. Dios está contigo.

 

Para conocer más sobre la obra te invitamos a seguirla en su cuenta Esmeldy Chávez

Leer más ...

La genial respuesta de esta madre a su hija, que la llama gorda

"Si regaño a mis hijos por decirlo les estoy dando a entender que es una palabra insultante y así mantengo el estigma".

 

Los niños no siempre tienen filtro cuando se ponen a comentar la apariencia de la gente. Por ejemplo: hace poco mi hijo me dio una palmadita en la tripa y me dijo lo "grande" que parecía con mi nuevo vestido de verano.

 

Como quiero criar a un hijo que tenga una percepción sana sobre los cuerpos, hice lo posible para mantener la calma y responderle de forma neutral, independientemente de cómo me sentí por lo que dijo. Y he de decir que, desde ahora, ​​​​​Allison Kimmey es mi modelo a seguir en esa cuestión.

 

Kimmey, escritora de libros de autoayuda y de empoderamiento personal, publicó hace poco en ​​​​Instagram cómo reaccionó cuando su hija la llamó gorda.

"Hoy mi hija me ha llamado gorda", escribe en el pie de una foto de sí misma y su hija de cuatro años, Cambelle, en bañador. "Ella estaba enfadada porque les hice salir de la piscina y entonces le dijo a su hermano que mamá está gorda".

 

En vez de enfadarse, la madre, de Florida (EE UU), le pidió a su hija que fuera con ella para hablar. Entonces le explicó que la grasa es algo que tiene todo el mundo para proteger los músculos y los huesos y que aporta energía al cuerpo. Algunas personas tienen más grasa que otras, pero nadie es mejor o peor por ello.

 

"Gordo' no es una mala palabra en nuestra casa. Si regaño a mis hijos por decirlo les estoy dando a entender que es una palabra insultante y mantengo el estigma de que estar gordo es indigno, desagradable, cómico e indeseable", escribe Kimmey, de 30 años.

Kimmey, que tiene un historial de dietas yo-yo, de alimentación restrictiva y de dismorfia corporal, cuenta que abrió su cuenta de Instagram con el fin de inspirar a más personas con su travesía hacia el amor propio.

También considera que es parte de su trabajo como madre tener un discurso coherente y claro sobre la positividad corporal.

Kimmey afirma que igual que tiene cuidado con los medios y el contenido que ella consume, también trata de filtrar lo que llega a sus hijos, aunque sabe que no puede protegerlos de todo.

"Tus hijos van a casa de sus amigos. Tus hijos van a oír comentarios desagradables en la escuela. Tus hijos van a consumir el ideal de perfección a la fuerza en cada esquina... y por esto TIENE que ser una constante en casa, tienes que mantener un diálogo abierto para darles confianza, para que adopten un ideal corporal realista y para que celebren su singularidad a la vez que se les anima a aceptar las diferencias de toda la humanidad", cuenta al HuffPost EE UU.

No es la primera vez que Kimmey ha compartido sus pensamientos a la hora de criar a sus hijos. En marzo se hizo viral una conversación que mantuvo con su hija sobre sus estrías, que la madre describió como "brillantes", "vivas" y "bonitas", y las bautizó como "franjas relucientes". A raíz de aquel episodio, ahora va a publicar una serie de libros para niños sobre la confianza en el físico de uno mismo. La primera entrega será Glitter Stripes [Franjas relucientes], ilustrada por la activista Sanne Thijs.

 

Kimmey aboga por mantener estas conversaciones con los niños para eliminar el estigma que rodea a ciertas palabras y para "ampliar y cuestionar el ideal de belleza".

"Quiero que los padres vean que la voz que más alto deberían escuchar nuestros hijos es la nuestra, independientemente del ruido exterior que haya", sostiene. De ahí que sea "fundamental elegir las palabras con cuidado y estar dispuestos a mantener estas conversaciones complejas".

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' EE UU y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano

 

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

or Cancelar