Menu

WEB-Ninos_grandes.png

Seguridad de los niños en el automóvil

Pediatra Unidad de Cuidado Intensivo Pediátrico HGPS Hospital General Plaza de la Salud


Las lesiones por accidentes constituyen en todo el mundo la primera causa de muerte en niños y adolescentes y son responsables de aproximadamente un millón de defunciones cada año a nivel global, y dentro de éstas, los accidentes de tránsito se encuentran en los primeros lugares como responsables de discapacidad y muerte.


Los niños constituyen un grupo de alto riesgo por sus características particulares, vulnerabilidad y dependencia de otros para su seguridad, y su anatomía los condiciona a sufrir traumatismos de cráneo (entre otras lesiones) más grave que los adultos.
Su pequeño tamaño los dificulta para observar adecuadamente lo que ocurre a su alrededor, y por lo mismo son difíciles de visualizar por los conductores. Mientas menor edad tienen, más difícil es que puedan interpretar las señales de tránsito y no tienen la capacidad de interpretar datos como velocidad, proximidad y sentido en el que se mueven los vehículos. La mayoría son impulsivos y no tienen ni la coordinación ni la capacidad de concentrarse de forma tal que puedan prestar atención a varios aspectos a la vez.
Conforme van creciendo tienden a asumir conductas desafiantes y riesgos que los ponen en peligro.


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada cuatro minutos un niño muere prematuramente en alguna carretera del mundo y otros cientos sufren traumatismos, muchos de ellos graves. Anualmente se registran en el mundo unas 186,300 defunciones de niños menores de 18 años por accidentes de tránsito y este número es mucho mayor en los países de ingresos bajos y medianos que en los países de altos ingresos, por lo que nuestro país no escapa de esta realidad. Otros datos que ofrece el organismo es que cada año, el 38% de los niños lesionados o muertos en carreteras en todo el mundo son peatones, los niños que viajan en vehículos representan otro 36% de las mismas. Si el niño no utiliza un dispositivo de protección estará expuesto a un mayor riesgo, tanto en el asiento delantero como trasero de un vehículo. El resto de los niños que mueren en carreteras cada año conducen ellos mismos esos vehículos o viajan en bicicleta o motocicleta, y frecuentemente sin casco.


Por lo general, la construcción y planificación de calles y carreteras no se realiza considerando las necesidades específicas de los niños y adolescentes, pero enfocarnos en vías de circulación que sean seguras para todos, las harán más seguras para los niños y permitiría anticipar situaciones prevenibles.


El Plan Mundial del Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011–2020 expuesto por la OMS, presenta los aspectos necesarios para mejorar la seguridad vial de todas las personas y resalta los puntos donde los gobiernos deberían legislar en lo relativo a riesgos clave tales como velocidad, conducción y consumo de alcohol, cascos, cinturones de seguridad y dispositivos de protección, y aplicación de las leyes vigentes; la construcción de carreteras y la obligación de los fabricantes de producir vehículos con elementos de seguridad apropiados; y el establecimiento de sistemas que proporcionen atención de emergencia rápida a los heridos. Otras medidas centradas especialmente en los niños podrán ayudar a protegerlos mejor mientras viajan por carretera.

Leer más ...

El primer parque acuático destinado a personas con discapacidad está en Texas

Sillas de ruedas impermeables impulsadas con aire comprimido, pulseras de identificación, paseos en barco y piscinas de temperatura ajustable para el disfrute de todos, sin excepción.

Los parques acuáticos reciben a diario a cientos de familias que quieren salir del aburrimiento, sobre todo en los meses de verano, cuando los más pequeños se liberan del colegio y tienen todo el día libre. Un baño de adrenalina, diversión y novedad. Sin embargo, la práctica totalidad de estos parques no están pensados para todos los públicos y las personas con alguna discapacidad encuentran con mucha frecuencia barreras de acceso en las instalaciones.

Para dar salida a esta carencia, un grupo de emprendedores trabajó en conjunto con la Universidad de Pittsburgh (Pensilvania) y construyeron el primer parque acuático acondicionado para personas discapacitadas, el «Morgan's Inspiration Island», que abrió sus puertas el pasado 17 de Junio en San Antonio, Texas. Un total de 25 instalaciones aptas para niños y adultos que ya no encontrarán impedimento alguno para divertirse igual que los demás.

Sillas de ruedas impulsadas con aire comprimido

Sillas de ruedas impulsadas con aire comprimido –a las que han bautizado como «PneuChair»– dan movilidad a los visitantes. Sólo pesan 37 kilos y, requisito indispensable, son resistentes al agua. Gracias al aire comprimido se ha logrado reemplazar a las baterías, cuyo tiempo de recarga es mucho mayor: estas sillas especiales se cargan en 10 minutos con aire, mientras que una silla de ruedas eléctrica tarda en torno a ocho horas. Los usuarios pueden utilizarlas de forma gratuita.

 

Pulseras identificativas

 

Además, el parque pone a su disposición unas pulseras de identificación también impermeables para que los usuarios puedan ser fácilmente ubicados por sus familiares o por el personal del parque si en algún momento se pierden en las instalaciones. Así, los visitantes podrán desplazarse con total libertad y autonomía y disfrutar de atracciones como un viaje en canoa por un río interior y piscinas con chorros y cortinas de agua cuya temperatura se puede ajustar, pensadas para personas con sensibilidad al frio.

 

Todo un despliegue de creatividad concentrada en la inclusión de personas con discapacidades para que puedan disfrutar de un día diferente y divertido junto a sus familiares.

Leer más ...

Las lesiones cerebrales en niños se triplican en verano

  • Publicado en Salud

Diez claves para prevenir accidentes.

Las estadísticas dicen que las lesiones cerebrales en la infancia se triplican durante el periodo estival, siendo los ahogamientos una de las principales causas. El exceso de confianza y las imprudencias, son dos de los principales factores de riesgo a evitar. Por eso, los profesionales de Hospitales Vithas Nisa apuntan que la clave está en la prevención ya que, en el caso de los niños, son solo necesarios 20 cm de agua y menos de 3 minutos para que suceda una tragedia de esta índole.

Según recientes datos de la VII Campaña de Seguridad Infantil, los ahogamientos de menores ocurridos este año se han incrementado un 62% respecto a las cifras registradas el año anterior en estas mismas fechas. Son ya 13 accidentes mortales de menores. Del total de ahogados la mitad ha tenido lugar en piscinas, dos fallecimientos ocurrieron en playas, dos en albercas y otros dos en ríos.

La doctora Carolina Colomer del Servicio de Neurorrehabilitación de Hospitales Vithas Nisa resalta que a estas cifras elevadísimas de víctimas, hay que añadir el número de personas que logra sobrevivir al ahogamiento y son hospitalizados con daño cerebral.

 

Según explica, «la anoxia es la ausencia de aporte sanguíneo a los tejidos y después de más de tres minutos de duración puede causar daños cerebrales importantes. La gravedad de las lesiones provocadas dependerá del tiempo que el cerebro permanezca privado de oxígeno y de que la reducción del flujo sea total o parcial. En general, los síntomas secundarios a una lesión causada por falta de oxígeno son alteraciones del nivel de conciencia, alteraciones en las funciones cognitivas y en la movilidad. En este sentido, una prevención terciaria es fundamental dirigida al tratamiento y a la rehabilitación de los déficit que se hayan podido producir, con el objeto de mejorar al máximo la calidad de vida de los afectados».

Para concienciar a padres y cuidadores, este servicio recomienda las siguientes medidas de prevención:

1. Extremar la vigilancia en los niños en todo momento cuando estén en el agua o jugando cerca de ella, incluso aunque lleven flotadores o manguitos, y no delegar esta responsabilidad en un niño, aunque sea más mayor.

2. Explicarles a los niños las normas de seguridad. No se trata de asustarlos sino de concienciarlos y promover su prudencia.

3. Asegurarse de que la piscina cuenta con las medidas de seguridad adecuadas como socorrista o cercado perimetral para que los hijos pequeños no puedan acceder libremente.

4. Bañarse en aguas habilitadas para el baño y vigiladas. Respetar las normas de seguridad de piscinas y atracciones acuáticas y el significado de las banderas en la playa. Así como seguir las indicaciones de los socorristas.

5. Prevenir el corte de digestión. No entrar bruscamente en el agua, sobre todo después de haber tomado el sol o de haber comido.

6. Salir del agua si se advierte algún síntoma extraño: escalofríos o tiritar de forma persistente, fatiga, dolor de cabeza o en la zona de la nuca, picores, mareos, vértigos o calambres. No esperar y salir inmediatamente del agua.

7. Tener cuidado con los resbalones en bordes de las piscinas y las zonas mojadas.

8. No consumir alcohol antes del baño disminuyendo la capacidad de reacción ante un peligro y no propiciar conductas que puedan poner en riesgo nuestra salud.

9. Tener mucho cuidado con las zambullidas. No te tirarse de cabeza en lugares de fondo desconocido, ya que puede producir una lesión (con riesgo de parálisis). Las zambullidas en el agua son la causa del 6% de las lesiones medulares en España. Y tener especial cuidado con los toboganes y trampolines.

10. Por último recordar siempre una rápida actuación de primeros auxilios para realizar la reanimación cardiopulmonar puede ser clave para salvar una vida. Pide auxilio a los socorristas, a otros bañistas en su ausencia y al 112 en casos de gravedad.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

or Cancelar